Lady Filstrup (3ª época)

Dedicado a la música ligera, actores españoles y tebeos de Bruguera (porque sí, porque rima).

Mi foto
Nombre:
Lugar: El Escorial, Madrid, Spain

martes, marzo 11, 2014

Rescatado del silencio

Algo le estaba aplastando los nudillos. Abrió los ojos y no consiguió ver nada. La oscuridad era absoluta. No podía percibir la menor diferencia entre tener los párpados pegados o separados. Intentó moverse, pero tenía el torso, el abdomen y las extremidades sujetos con correajes que le mantenían tendido sobre alguna superficie. Cuando trató de gritar, pidiendo ayuda, encontró que tenía la boca tapada con algún trozo de tela vasta o de cuero. Se concentró en su nuca y espalda, tratando de discernir si estaba acostado sobre una textura blanda o dura, si reposaba sobre un lecho o una tabla, una camilla, o un colchón, si bajo su cuerpo habían depositado una sábana o la áspera extensión de un saco. Tan pronto le parecía una cosa u otra. Sin ser capaz de dilucidarlo o de decidir si le importaba o no, perdió la consciencia. Cuando la recobró, se entretuvo en contar sus parpadeos, con la intención de intentar medir el paso del tiempo. En tan absurda ocupación, fue sorprendido por el chillido de una gaviota, que sonó nítido en medio de la oscuridad. Ese sonido le hizo pensar que probablemente el sol estaba alto en el cielo, en algún lugar, fuera del recinto oscuro en el que se hallaba inmovilizado. Entonces quiso entender por qué estaba allí, saber quién le había reducido a tan lamentable estado y tratar de aventurar cuánto más tendría que soportar aquella tortura. Y aunque procuró concentrarse en estas acuciantes cuestiones, no sólo no logró resolverlas, sino que, con creciente horror, tomó conciencia de una certeza espeluznante: no recordaba quién era.
Desde que había oído el grito de la gaviota, no podía precisar hacía cuánto, no había vuelto a oír el menor sonido. A pesar de aguzar el oído tanto como era capaz, durante lo que le pareció una eternidad, el silencio más rotundo, pesado como el plomo, había sido la única compañía que poblaba la más espesa oscuridad. Paulatinamente, empezó a escuchar con nitidez algunos ruidos que fueron aumentando de volumen. En primer lugar, el sordo estruendo de su propia respiración, a través de sus fosas nasales, al que no tardó en seguir el torrente del curso de su saliva por su garganta, el retumbar de su corazón, el latir de sus pulsos en muñeca y sienes y el rumor de sus órganos internos. Cuando empezaba a distinguir claramente el aleteo de sus pestañas, un sonido que se le antojó semejante al de un trueno estallando en un valle se superpuso a todos los demás. Creyó que se trataba del roce de un cuerpo (o de parte de él) que se removía contra alguna superficie cubierta  de tela o paño. No parecía proceder de muy lejos. Poco después, oyó otro roce similar, cuyo origen parecía encontrarse en un punto algo más alejado. Pensó que no estaba solo en aquel lugar y que, con toda probabilidad, había más personas en su misma situación encerradas allí. Otros individuos, inmovilizados y mudos, había sido encerrados con él en aquella oscuridad impenetrable. Quizá ellos supieran quién era él o, al menos, quienes eran ellos. O quizá, simplemente, supieran cómo mover un ápice de su cuerpo. Pensó que le gustaría comunicarse con ellos antes de morir.
“Yo no quise estar aquí”, dijo una voz susurrante. “Nadie quiso”, contestó al cabo de unos minutos otra voz.  “Podéis hablar”, pensó. “Todos necesitamos una guía en la vida”, afirmó con convicción una tercera voz, que sonó más cerca que las otras. “Mi guía –continuó explicando la tercera voz-, me la proporciona mi primo Eduardo. Él me sugirió que viniera a este club”. “Me gustaría que nos conociéramos mejor”, contestó una cuarta voz, que no especificó a quien se refería. Había oído cuatro voces de hombre que habían sonado en la oscuridad. No podía reconocer ninguna de ellas, ni por haberlas oído estaba un milímetro más cerca de recordar quién era él. Pero celebraba no estar solo en aquella negra desesperación. Había perdido la sensibilidad en los miembros inertes, pero albergaba la esperanza de que su situación mejorara y que, quizá en poco tiempo, podría escuchar el sonido de su propia voz, además del de los demás.
Ochenta mil parpadeos después de haber oído “Me gustaría que nos conociéramos mejor”, oyó una voz femenina que afirmó con extraña serenidad: “Visto por televisión, el circo es deprimente”. “Les diré algo que muy pocos saben: los tobillos se hinchan entre junio y marzo, los cabellos se rizan debido a las bajas presiones y el amor llama a la puerta cuando estamos en el baño”, replicó una voz nauseabunda, entre risitas. Sintió crecer la indignación en su pecho, como un fuego abrasador. Dentro de aquel absurdo carrusel de declaraciones sin sentido, aquella intervención le provocó un rechazo visceral. Estaba dispuesto a aceptar todo tipo de intemperancias, pero hasta el disparate debía constreñirse a alguna limitación. Deseó más que nunca poder sumarse al disperso coro de voces inconexas, y hasta pensó en lo que constituiría su intervención: “Aquí hace falta un buen aislante porque si no, se acabará filtrando la humedad”.  Cuando hubo formulado mentalmente su contribución al desquiciado debate de fantasmagóricas voces notó súbitamente que le clavaban una cánula en una vena de su brazo derecho. Se durmió de inmediato y soñó con una vasta extensión de terreno helado cubierta de cadáveres de peces espada. Cuando despertó, notó que le habían liberado la boca y emitió algo parecido a un graznido de triunfo. Al punto, oyó lo que le parecieron centenares de voces airadas, un abigarrado crisol de expresiones aleatorias, procedentes de otras tantas gargantas. Con la misma inmediatez con la que se había iniciado, la tormenta de voces se detuvo. En medio del más hermético silencio, sonó entonces una cálida voz femenina: “Creo que te quiero, Bartolomé”.
Bartolomé cerró los ojos. En el fondo de la estancia, en la que cientos de personas respiraban en silencio, rumiando su desgracia, lamiéndose las encías entregados a la desesperación más ácima, podía ver una pequeña luz roja, como un ascua. Era una luz completamente aislada, que no lograba iluminar nada de su entorno y que lo mismo podía estar situada a muchos metros, como Bartolomé suponía, o a pocos centímetros de su nariz. Mientras la observaba con la escrutadora atención de sus ojos velados por la oscuridad y los cerrados párpados, Bartolomé no dejaba de escuchar, como un eco interminable, la voz femenina que le había hablado por su nombre. Disipó de un soplido, como haría con un tenue hilo de humo, la ridícula sospecha de que aquel nombre no fuera el suyo, de que fuera de algún otro de los desgraciados que compartían su encierro o de que, incluso, la mujer que lo había pronunciado ni siquiera estuviera dirigiéndose a nadie de quienes allí se encontraban, sino que estuviera recordando a algún ser querido del mundo exterior. Él era Bartolomé y estaba viendo, al fin, una luz, al fondo de aquel infierno, una luz pequeña, roja y débil, como un ascua.
La lucecita roja empezó a girar y a describir cambiantes trayectorias en el vacío absoluto que la envolvía. Elipses sin sentido, irregulares, cambiantes y de incierta geometría. Tan pronto se movía en frenético zig-zag, como ondulaba majestuosa y serena. Se elevaba en elegante progresión hacia lo alto para dejarse caer en vertiginoso picado. Bartolomé vio, en un determinado momento, que la luz roja ampliaba su diámetro, sin perder ni ganar intensidad, hasta invadir todo su campo visual. Abrió los ojos y se encontró, libre, en la calle.
Liberado de sus ligaduras, con su memoria recobrada e intacta, Bartolomé caminó con paso decidido a lo largo de una calle ajardinada. A sus oídos llegaba el sonido familiar de los platos que se recogen después del almuerzo y la melodía de una canción pop, procedente de una radio. Respiraba con afanoso deleite.Recordó un día, en su juventud, en el que el frío le había invadido hasta herirle, otro día en el que la vergüenza le estrujó el alma hasta ahogarle, una noche en que se supo perdidamente enamorado, y una tarde interminable, de infinito crepúsculo, en la que no tuvo ningún interés por llegar al día siguiente, ni curiosidad por descubrir cómo sería. Estos recuerdos, que le hacían revivir viejas sensaciones que habían permanecido aprisionadas, como él, golpeaban en el corazón de Bartolomé con la contundencia de un mazo. Conforme llegaba al final de la calle, donde le esperaba una encrucijada, Bartolomé caminaba con paso cada vez más inseguro, hasta llegar a tambalearse. Recordaba todo lo que había sido su vida, cada una de las cosas que le habían pasado, o las que él creía haber vivido, incluso aquellas cosas que sabía indudablemente no haber vivido jamás, pero sí soñado o imaginado. Se sintió profundamente enfermo, incontrolado, como un alfeñique, un mequetrefe sacudido por un huracán. Se sentó en el bordillo de la acera y se cubrió el rostro con unas manos crispadas, de dedos largos y nudosos. Tenía los nudillos aplastados. Bartolomé pensó que se cubría boca, oídos y ojos para no hablar, no oír y no ver, pero pronto entendió que lo hacía para que no ser visto, ni ser oído, ahora que lo recordaba todo. Y a continuación supo, con absoluta certeza, que nunca podría separar las manos de su cara, que de forma indeleble, se le habían quedado pegadas a ella. Un río de lágrimas comenzó a brotar de sus enrojecidos ojos, discurriendo por entre sus dedos hasta desembocar, en cascada, sobre el asfalto.

“Creo que te quiero, Bartolomé”, dijo ella, desde detrás suyo. Y le separó sus manos del rostro.

30 Comments:

Anonymous Anónimo said...

"Sobre la mesa de la cocina se hace mejor el murciélago"
Estoy segura de que te quiero, Carlitos.
Sparrow

martes, marzo 11, 2014  
Blogger Los Burgomaestres said...

Corcho, hoy me he hecho el murciélago a mí mismo en el espejo del ascensor del hostal...¡¡y me he dado miedo!! Te quiero, María.
El burgomaestre.

martes, marzo 11, 2014  
Anonymous Anónimo said...

(....................)

martes, marzo 11, 2014  
Anonymous Anónimo said...

Qué cuento más intenso, compa Burgo. Y escalofriante por dentro y por fuera. Es muy bueno. Pero en vez de ponernos trascendentales digámoslo en crítica pop: es como si el maestro Edgar A. Poe se hubiese conmovido leyendo una historieta del mejor Creepy, o de Rufus, y se hubiera quedado solo en un callejón oscuro, sabiendo que hablaban de él. Ey, un abrazo. Viva el amor.

lunes, marzo 17, 2014  
Blogger Los Burgomaestres said...

Gracias, compa. Viva el amor y la amistad. Poe, Vampus y Rufus, tres de mis más queridas influencias, casi nada!!! Más gracias.

lunes, marzo 17, 2014  
Anonymous Anónimo said...

Está muerto esto

sábado, mayo 02, 2015  
Anonymous Anónimo said...

De hecho huele a muerto

domingo, mayo 03, 2015  
Blogger Los Burgomaestres said...

Pues meta usted las narices en otra parte, señor mío.

domingo, mayo 03, 2015  
Anonymous Anónimo said...

Señor? Ni yo ni usted merecemos disfrutar de este sustantivo. Yo porque afortunadamente no tengo bigote y usted para mayor fortuna de los señores de verdad. En lo que sí lleva razón es en lo de meter las narices en otra parte ya que el hedor de cadáver insepulto resulta insoportable y llega lejos al igual que el reflejo de un payaso fracasado. Que usted lo ronque bien. El qué? No sé. El sueño de los tontos venidos a más, el de los idiotas, el de los pazguatos, el de los santurrones... El que prefiera o desee o le dejen. Cualquiera le irá bien.

domingo, mayo 03, 2015  
Blogger Los Burgomaestres said...

Discrepo en todo, incluído lo del bigote.

lunes, mayo 04, 2015  
Blogger Los Burgomaestres said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

lunes, mayo 04, 2015  
Anonymous Anónimo said...

Jajajajajaaaaaájajajajjjaajajajáaaaaaaaaa!
Ya le dije que deberíamos haber provisto más vacunas antirrábicas...con acento en vacunas. No se impacienten. La próxima edición de `El Héroe de mis sueños` en 1313 fascículos está casi lista!
Sparrow

lunes, mayo 04, 2015  
Anonymous Anónimo said...

Que interesante lección práctica de zoología. Hurgas con un palo en un nido de serpientes moribundas y ellas se retuercen!!! O le das un palo al patito feo que se creía un cisne y se da cuenta de que sigue siendo un patito feo, más feo si cabe. Y que hará usted cuando se extinga la especie venenosa de espárrago? Ah no! que sparrow no es espárrago que es gorrión! Bueno, dicen que los gorriones también se están extinguiéndo. No hace falta que conteste. No interesa.

lunes, mayo 04, 2015  
Blogger Los Burgomaestres said...

Pues no.

martes, mayo 05, 2015  
Blogger Los Burgomaestres said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

martes, mayo 05, 2015  
Anonymous Anónimo said...

Sea usted un poco menos rata que de costumbre y regálele algo a su hija, hombre! una Tablet, por ejemplo...

martes, enero 05, 2016  
Anonymous Anónimo said...

Si no hay pasta siempre puede sacarla de lo que les da de comer a los perros o que la sanguijuela que lo cazó se busque un trabajillo.

jueves, enero 07, 2016  
Anonymous Anónimo said...

A ver si mañana se muestra ustez un poco más espléndido en el cumpleaños de su hija y se desprende de un poco más de los 4 eurillos de la navidad, señor roñica.

jueves, abril 14, 2016  
Anonymous Anónimo said...

Jajaja!!! Qué duro debe ser, macho! No te arriendo la ganancia!!!

domingo, abril 24, 2016  
Anonymous Anónimo said...

Es feliz? Sí, es feliz. Tiene la felicidad de los idiotas.

domingo, junio 05, 2016  
Blogger One Bee said...

in bao lì xì giá rẻ
mẫu bao lì xì đẹp

viernes, junio 10, 2016  
Blogger Trúc Phương said...

Kérjük, forduljon in kỷ yếu giá rẻ
in phong bì giá rẻ a cég részvényei Hong Facebook tanácsot,mẫu thẻ nhân viên đẹp
In thẻ VIP giá rẻ tájékoztatást nyújt a tervezés, nyomtatás, mau ky yeu dep
mau phong bi dep a termékek ára, a szolgáltatások a lehető leggyorsabban a vásárlók számára könnyen referencia és a kiválasztás.báo giá in kẹp file
in giấy khen Mindig szeretne lenni a hosszú távú partnereket, intim sikerét az ügyfelek. in bao li xi
in thiep chuc mung nam moi
in catalogue Az Ön elégedettsége, az erejét a márka sikerét mi.

viernes, junio 10, 2016  
Anonymous Anónimo said...

Miren que relato más bonito: Que suerte tengo de que mi hija vale muchísimo más que toda la mierda que te rodea ahora. Y eres tan estúpido que ni siquiera eres consciente de ello. Básicamente sólo tienes conciencia de ti mismo. Poca cosa. Pero para eso estaré yo siempre.

miércoles, junio 15, 2016  
Blogger Yoko Hao said...

kickfit |
boxing | vo tu ve | kick boxing | Quyen Thai | muay thái | võ gậy arnis

viernes, junio 17, 2016  
Anonymous Anónimo said...

Tuve la absoluta certeza de que eres idiota rematado cuando te vi aparecer con el sombrero encasquetado.

viernes, junio 24, 2016  
Anonymous Anónimo said...

Tan erudito y tan cabrito. En realidad tu erudición no ha servido para una mierda, cabrón.

domingo, julio 03, 2016  
Blogger Yoko Hao said...

yêu | tình yêu | ba bau | bà bầu | mang xa hoi | bao mang | bao 24h |

lunes, julio 18, 2016  
Blogger Trinh Phạm said...

Nice Blog ! Thanks for share…
- may rua xe projet
- may hut bui gia dinh
- may hut bui cong nghiep gia re
- cau nang mot tru rua xe o to
Mercedes Haxaco :
- xe mercedes gls 500
- giá xe mercedes chính hãng
- xe mercedes gls 400
- xuong in name card
- in catalogue nha hang
- in bao thu so luong it
- in catalogue quan tan phu
- in to roi khuyen mai
- thiet ke name card truc tuyen
Thanks !!!

martes, agosto 02, 2016  
Anonymous Anónimo said...

No olvides el control de la tiroides, que la tenías un poco jodida. Es seguro que de ahí te viniera toda la chaladura, que la tiroides tiene estas cosas. Te supongo con un buen arsenal de camisas de manga larga que es bien sabido que la gente fisna no usa camisas de manga corta en verano, jajaja!!! suerte que de gente tan, tan fisna hay poca porque si no no sé que harían las tiendas con las camisas de manga corta!!! A ver, que la tía es gilipollas pero tú tonto de remate y pobre de carácter. Pero bueno, es lo que tiene ingresar en una secta, tienes que adoptar su doctrina y más si tiene piscina! Si hasta te obligó a no ser generoso con tu hija y a no dejarle el piso, sabiendo que los buenos padres hacen ese tipo de cosas, darles pisos a sus hijos... Por cierto, me han dicho las malas lenguas que ya parece mi abuela pero digo yo que eso es ofender a mi abuela, no?

viernes, agosto 12, 2016  
Blogger Minh Sang Nguyễn said...

bo dau phong lam banh
bo dau phong lam sinh to
mua bot gelatin lam banh
mua duong phen nau che
mua duong thot not nau che
mua duong nau duong da
mua gao lut tri benh
bo hat mo
bo cacao
bot ca cao
bot cacao nguyen chat
bot cam tham nguyen chat
bot cam thao la gi mua o dau
Cửa hàng ngũ cốc dinh dưỡng, bột ngũ cốc nguyên chất giá rẻ tại TPHCM
bot ngu coc giam can
mua bột ngũ cốc cho ba bau
mua ngu coc giam can

martes, agosto 16, 2016  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home