Lady Filstrup (3ª época)

Dedicado a la música ligera, actores españoles y tebeos de Bruguera (porque sí, porque rima).

Mi foto
Nombre:
Lugar: El Escorial, Madrid, Spain

viernes, marzo 17, 2006

¿En qué año nació Cervantes? (o la forja de un lector)

"¿En qué año nació Cervantes?", esto es lo que se le preguntaba al lector, en la sección "Dígame Vd." del núm. 58 de los Cuadernos Humorísticos Pulgarcito, allá por 1948. Y en efecto, había que ser berzotas para no atinar con la respuesta correcta; pues el año anterior se había celebrado a bombo y platillo (de banda militar, por supuesto) el cuarto centenario del nacimiento del escritor salmantino..., es broma, complutense. Es como si este año se preguntase en un tebeo, de haberlos: ¿en cuál de los siguientes años se publicó la primera parte del Quijote? Bueno, siempre habrá algún berzotas... Y esta vez en la sección la cosa iba de libros. Junto al recuadro de Cervantes, figuraba otro acertijo que pedía que se identificase cuál era el personaje creado por Sax Rohmer.
Uno, y esto lo dice siempre que tiene ocasión, no lee libros ahora porque antes haya sido lector de tebeos, sino porque en los tebeos que leyó salían libros a porrillo. Los personajes de aquellos tebeos aparecían frecuentemente agarrados a un libro, leyéndolo, comentándolo, esperándolo... Uno, que es primate de cabo a rabo, funciona por mimetismo, y resulta que ha visto leer a todas horas y en todas las situaciones a los personajes que más le divertían y que más quería, que son los de los tebeos, por ejemplo: Blopps, doña Tecla, las hermanas Gilda..., y hasta ha visto enfrascados en la lectura a Rompetechos (a su manera) y a Zipi y a Zape alguna rara vez. Y ha acabado imitándolos, por supuesto.
Ah, a propósito de Zipi y Zape: a Escobar, por lo que se ve, lo de la peste aviar estuvo preocupándole durante décadas. Si en aquella viñeta de los años sesenta, que posteó mi compañero burgomaestre, se aludía a tan calamitosa enfermedad en una historieta de Carpanta, en el ejemplar de Cuadernos Humorísticos Pulgarcito traído a colación se la cita dentro de la aventura "Zipi y Zape van al teatro", ya digo, en el muy esfumado año de 1948.
(En cuanto a la procedencia de los personajes lectores: el Cándido Palmatoria, de Tran, del DDT núm. 84, fecha del 24 de febrero de 1969; el filósofo viejo y mesero, de una aventura de Carioco, de Conti, del Almanaque para 1969 del DDT; el troglodita de La Panda, de Segura, del Súper Pulgarcito núm. 36, año 1976; el Pascual criado leal, de Nadal, del Din Dan, núm. 360, fecha del 6 de enro de 1975 --¡buen regalo de Reyes!--; Doña Tecla Bisturín, de Raf, del Din Dan núm,. 108, fecha del 9 de marzo de 1970, y el Anacleto, de Vázquez, del Din Dan núm. 119, fecha del 25 de mayo de 1970.)

21 Comments:

Blogger Zero Neuronas said...

Tal vez en series, películas y videojuegos de ahora habría que añadir a los protagonistas leyendo de vez en cuando, a ver si así los más jóvenes se volvían a animar, que parece que ahora les cuesta un tanto...

viernes, marzo 17, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Tienes mucha razón, amigo Zero Neuronas, ahora cuesta ver a alguien tocando un libro en una serie de televisión. Los libros han sido excluidos del mundo ideal.

viernes, marzo 17, 2006  
Blogger Chespiro said...

Hay que ver. Antes se compraban los chavales tebeos de Bruguera y sus personajes leían.
Ahora se compran cosas como el "Super Pop", "Nuevo Vale", etc., ¿saldrán ahí también Leonardo Di Caprio o Britney Spears leyendo?

viernes, marzo 17, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Nada más lejos de la imagen que tienen de ellos mismos, amigo Chespiro.

viernes, marzo 17, 2006  
Blogger Raul Sensato said...

Yo rompo una lanza en favor de Britney.

A ser posible en su cabeza de ella.

Disculpen la interrupcion.

viernes, marzo 17, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Tratándose de libros, bien podría ser una Lanza del Vasto. Muchas gracias por su visita y su lanzado comentario, querido amigo Raúl.

viernes, marzo 17, 2006  
Blogger javi said...

Iba a comentar algo parecido; yo también tengo esa sensación de que en las ficciones del ahoramismo la gente jamás lee... Curioso, curioso, que no sea el único en pensar así.

Un saludo.

viernes, marzo 17, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Curioso, amigo Javi, pero cierto y palmario. ¡Uf!

viernes, marzo 17, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Ay! Esta idea de "añadir" secuencias en las que los protagonistas de hoy leen no creo que tenga posibilidades de llevarse a efecto. Porque los añadidos no quedan creíbles. Si Doña Tecla o Blops leían novelas de quiosco a mansalva era porque realmente lo hacía muchísima gente. No sé, pero, en la medida que la ficción refleja la realidad social, va a ser difícil cambiar las cosas desde la ficción. Por otra parte, mientras se persiga el éxito comercial, difícilmente se va a ir en contra de los gustos, cada vez más acomodados, de la gente. Esto no hay quien lo pare. Cada época tiene su diversión popular y hoy los únicos libros populares de verdad ya no son literatura, mucho me temo. Fdo: El burgomaestre en el papel de Don Pésimo.

sábado, marzo 18, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

La gente sigue leyendo el Código Da Vinci, y los Pilares de la tierra, y esas cosas... La gente sigue leyendo.

sábado, marzo 18, 2006  
Anonymous Jesús Cuadrado said...

Compran.

Pero no los acaban.

Que no es lo mismo.
---

sábado, marzo 18, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Harry Potter lo acaban. Y a Ken Follet. Las mujeres leen más que los hombres. Los hombres no leen nada. Y los niños leen hasta la adolescencia. Algunos siguen un poco con El Señor de Los Anillos; pero lo dejan pronto, para hacerse hombres.
El Metro va lleno de mujeres que acaban los libros. La literatura popular ha cambiado,puede que para mal o peor; pero la gente sigue leyendo. Otras cosas. Ahora se lleva la novela histórica y la de trama religioso-conspirativa.

sábado, marzo 18, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

... quiero decir, que lo de arriba es, claro, sólo mi impresión, una generalización subjetiva... Pero pienso que he dicho: "la gente...", y a continuación me pregunto ¿y que diantres sabes tú de la gente?. En fin.

sábado, marzo 18, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Hombre, compañero, yo veo a mucha gente leyendo en el metro, es cierto. Yo suelo hacerlo también. Pero...mira, me parece que esto ya no es lo que era. Aquí siempre se ha dicho que no se lee y siempre se ha leído. Ahora, lo que sí tengo claro es ya no hay disimulo y crece el número de personas que confiesan tranquilamente que no leen y que maldita la falta que les hace. Antes, al menos, había un poquito de rubor al decirlo (aparte de un muy digno analfabetismo). De todos modos, yo lo que intentaba decir es que no se puede hoy intentar hacer historietas como las de antes, ni películas como las de antes, ni nada como antes, sin resultar falso. Hoy se hacen cosas para la gente de hoy, para el público de hoy y por eso cada vez nos gustan menos cosas, porque ya no somos de hoy. El burgomaestre más Don Pésimo, todavía. Y bueno, qué te voy a decir, que de la gente aún sé menos, por supuesto, que tú, amigo mío.

domingo, marzo 19, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Qué rollo los "tú..." En el último comentario quería decirme a mí mismo que qué diantres sé yo de la gente..., pero ahora no sé si me expliqué. Eso de que cada vez se lee menos, no sé... Opino que cada vez hay más gente, y por tanto cada vez hay más gente que no lee y también hay más gente que lee. Sí, tienes razón, compañero, se ha perdido el pudor a la hora de reconocer que uno no abre un libro ni por pienso. Y también comparto tu opinión en que no me siento de esta época, aunque eso me ha venido pasando desde que supe que ha habido más épocas.
En cualquier caso, si uno abre un libro sea del siglo que sea, desde los griegos hasta hoy, uno siempre va a encontrar comentarios como los que estamos dejando nosotros aquí: que ya no se lee, que se ha perdido la afición a la cultura, y tal...
La constatación estadística es que cada vez se editan más libros y cada vez hay más librerías en las ciudades grandes y pequeñas. Se cierra de vez en cuando alguna histórica, pero abren otras. En Barcelona La Central, que ahora es la más grande, ya tiena tres locales y sigue con obras de ampliación de alguno de ellos. ¿Y sabes la cantidad de pequeñas papelerías que además venden libros? En mi barrio, disculpa por personalizar, cuando era chaval sólo una papelería vendía libros. ¿Y la cantidad de libros que se vende ahora en los quioscos? Dudo que el porcentaje de gente inclinada a la lectura haya disminuido, como también dudo que haya aumentado mucho. Hay un registro más o menos fijo de gente para cada cosa, que se va repitiendo generación tras generación. Y conste que me gusta refunfuñar como al que más.

domingo, marzo 19, 2006  
Blogger javi said...

Yo creo que la literatura popular de ahora es el DVD, y también el libro bestseller deluxe sancionado por una buena campaña de promoción. La paradoja está en que el barato, el verdaderamente popular, es el DVD...

Y -esto es una apreciación personalísima- el género por excelencia es el `Basado en hechos reales´. Ni ficción ni crónica: falacia que aspira, colándose por la puerta de atrás, a convertirse en hecho.

Un saludo. Firmado: the real Don pesimo. :)

domingo, marzo 19, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Gran observación, amigo Javi. ¡Otro saludo!

domingo, marzo 19, 2006  
Anonymous Jesús Cuadrado said...

A mí los dividíes me parecen caros.

Más que caros... carísimos.

(y no en el sentido amoroso...).

Sus precios son un robo en relación con otros mercados exteriores; y con la calidad inmediata del soporte.

Afirmo.

(Otra cosa es que los necesitemos; y, por ello, traguemos).

---

lunes, marzo 20, 2006  
Blogger Gordito Relleno said...

Tal vez se lea más aquí, en internet. La gente busca (buscamos) información y contenidos sobre temas de nuestro interés y nos dejamos las pestañas en el ordenador, y tal vez saciamos nuestra ansia literaria en el medio cibernético. Sí, es cierto que aquí se entera uno de que han publicado tal libro y va y se lo compra...pero en mi caso yo creo que esta valiosa herramienta me aporta mucha literatura "a la carta" sobre los temas más variopintos de una manera más cómoda y accesible.

lunes, marzo 20, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Bueno, bueno...Parece que por el camino de ir diciendo evidencias podemos hacer interminable la sucesión de omentarios. Voy a soltar la evidencia Madre de todas las Evidencias: Todos tenemos razón. ¡Y, hale, a otra cosa! Si es que... claro, no es que ahora se lea menos, es que hay muchas más posibilidades de ocio que antes. Es como la radio. Nadie escucha hoy la radio como fuente de ficción, porque otros medios la han sustituido. Algo así pasa con las novelitas de quiosco, digo yo. Las librerías, como los cines a las nuevas generaciones de espectadores, se han ido adaptando a las nuevas generaciones de lectores. Y todos tan contentos (o tan tristes, que tanto da). Abrazos calurosos a todos.

lunes, marzo 20, 2006  
Blogger maginelmago said...

En las historietas de Raf suele haber algún personaje (Doña Tecla, Blops...) vinculados a un libro.

jueves, abril 20, 2006  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home