Lady Filstrup (3ª época)

Dedicado a la música ligera, actores españoles y tebeos de Bruguera (porque sí, porque rima).

Mi foto
Nombre:
Lugar: El Escorial, Madrid, Spain

jueves, abril 19, 2007

Un Escobar de antes de la guerra

El valor fundamental que encierra la labor de los dibujantes de historietas y humoristas gráficos en general, es, sin duda, el de distraernos, divertirnos y entretenernos. A este valor intrínseco y principal es obligado sumarle lo que el legado de sus dibujos supone de crónica de su tiempo. Cuando el artista del que queremos ocuparnos ha dilatado el ejercicio de su profesión a lo largo de nada menos que siete décadas, entonces ese valor documental y testimonial se ve exponencialmente incrementado. Ese es el caso de Josep Escobar i Saliente.
El creador de Carpanta inició su andadura profesional en la segunda mitad de los años veinte, en una serie de publicaciones catalanas portadoras de títulos tales como Virolet(en la que debutó, con 14 años, publicando su primera historieta de cuatro viñetas), Cigronet (editada por la Bruguera original, o sea, "El gato negro"), Virolet , La Gralla o el "Diari de Granollers" .
De este periodo aportamos hoy una muestra en la que el papel que de comentarista de la actualidad tiene el humorista gráfico se hace patente y aumenta en interés considerando el más que remarcable lapso de tiempo transcurrido.

En el número 2553 de “L’esquella de la Torratxa” Escobar publicó un chiste de rigurosa actualidad en la fecha de aparición (25 de mayo de 1928) y, a la vez, profético. El comentario a propósito de una reciente construcción del arquitecto Joan Rubió i Bellver(un aventajado colaborador y discípulo de Antoni Gaudí) le servía a Escobar como inspirado tema para su chiste. Efectivamente, el falso puente gótico situado en la calle barcelonesa del Obispo ("Carrer del Bisbe",entre la plaza de la Catedral y la plaza de Sant Jaume) tendido entre el edificio del Palau de la Generalitat y las Cases dels Canonges ("Casas de los Canónigos"), anexas a la Catedral de la ciudad, que se inauguró en aquel lejano año 1928, no tardó en pasar a formar parte del imaginario turístico y, tal como predijo el “padre” de los Zipi y Zape, en ser pasto de la curiosidad del turista siendo tomado como muestra del arte tardo-medieval.
Escobar reproduce una escena en la hallamos a los turistas de la época, seres más extraños y ajenos de lo que son hoy siendo "aleccionados" por el cicerone sin escrúpulos de turno. En aquellos años,el turismo no era un fenómeno tan masivo como lo es en la actualidad, ni desde luego, aquellos que visitaban la Ciudad Condal en 1928 tenían a su disposición semejantes medios fotográficos para inmortalizar su periplo vacacional, a pesar de que George Eastman ya había revolucionado el concepto de la fotografía y lo había puesto al alcance del aficionado gracias a la invención del carrete fotográfico (primero de papel, en 1884 y luego de celuloide transparente, un año después) y a la producción, en 1889 de la primera cámara "Kodak", la primera máquina fotográfica pensada para el público en general. No obstante estos avances, muchos de los visitantes de los lugares turísticos tenían que conformarse con llevarse prendido en la memoria los recuerdos del viaje. Hoy, casi un siglo después, forman legión los turistas que invierten unos cuantos miles de píxeles en preservar este monumento arquitectónico, de apariencia engañosa aunque de innegable belleza.
Nota: “L’esquella de la Torratxa” se editaba en catalán. Fue un semanario satírico de actualidad que se publicó a lo largo de 62 años, entre 1876 y 1938 . La traducción de su cabecera al castellano sería algo así como “La campanita del torreón”. Por otra parte (por si fuera necesaria), la traducción a la lengua de Cervantes del pie de texto del chiste de Escobar sería la siguiente: “Dentro de veinte años. (El guía turístico)- Y esto lo mandó edificar Isabel la Católica para celebrar la llegada de Colón a las Américas”. Toda una reflexión sobre el relativo valor de lo genuino frente al valor seguro de lo verosímil. O una comercial aplicación de la demagogia al hecho turístico. O la simple exhibición de la hábil desfachatez de un profesional de la ignorancia y del desparpajo. En cualquier caso, una pequeña joya de naturaleza casi arqueológica, o lo que es lo mismo: un Escobar de antes de la guerra.
Nota 2: la foto está tomada del libro brugueriano "Escobar, rey de la historieta" y sí, ha sido, por tanto, muy difundida. Pero la reproducimos aquí porque es una delicia y porque, además, revela, sin ningún género de dudas, de dónde salieron las melenitas de los Zipi y Zape.

9 Comments:

Blogger Los Burgomaestres said...

¡Anda la osa, comapeñor y amigo burgomaestre! ¡Pues no me he quedado yo encandilado veces ni nada mirando la calavera que hay debajo de ese puente! Bueno, mañana, si quieres, la visitamos en nuestra ronda sabadil. La esquella, es sobre todo una esquila, un cencerro satírico de cencerrada popular.

viernes, abril 20, 2007  
Blogger Los Burgomaestres said...

Pues ya ves, amigo y compañero, que Escobar ya le echó en ojo al puentecillo en el mismo momento de su edificación y que le dedicó un dibujo. Lo de la traducción, tú que eres traductor, ya sabes que requiere una parte de...no sé, de inventiva. Yo ya sabía lo de la esquila (mi abuelo era pastor y en casa tenía alguna que otra), lo que pasa es que al ser "...de la torratxa", me tomé la libertad de convertir la esquila en campanita, que viene a ser lo mismo, máxime cuando se encuentra en una "torre pequeña que sirve ordinariamente de mirador". Bueno, tampoco sería un torreón, si a eso vamos. En fin, que puse lo que buenamente pude.
Mañana, como siempre, por supuestísimo.

viernes, abril 20, 2007  
Anonymous rosaspage said...

Estupendo documento del siempre admirado Escobar. Las revistas satíricas catalanas de pre-guerra tienen un encanto especial aunque también hay que decir que centraban todas sus críticas en la ciudad de Barcelona y sus gobernantes en la época (luego ya no les dejaron criticar más), es por esta razón que la persona con poco conocimiento de historia de la ciudad condal puede quedarse solo con el chascarrillo y no captar en toda su profundidad el mensaje subliminal de la ironía, por lo que, amigos Burgomaestras, han hecho muy bien de explicar el contexto que rodea el “acudit” (chiste)

Pero déjenme estirarles un poco las orejas (siempre de buen rollo, evidentemente). Según han citado ustedes “El valor fundamental que encierra la labor de los dibujantes de historietas y humoristas gráficos en general, es, sin duda, el de distraernos, divertirnos y entretenernos”… Hum… No creo que el valor fundamental sean solo estos, sino tambien, y muy importante, existe el de denuncia, como muy bien hacian precisamente las revistas satíricas de pre-guerra. Eso si, una denuncia bien aliñada y que entra casi sin querer. Supongo que si el comic no se hubiera vinculado exclusivamente al “ja ja ji ji” y además infantil, la industria del comic nacional seria pues eso, una industria y no el chiringuito playero como es ahora.

Feliz fin de semana y evidentemente fenomenales sus entradas en el blog (o lo que sea)

sábado, abril 21, 2007  
Blogger Los Burgomaestres said...

Pues acepto muy gustoso el tirón de orejas (aunque no sea mi cumpleaños). El valor de cada cosa es el que se le dé y sin duda, ese valor cambia con el paso del tiempo. Hoy tiene mucho más valor el hecho documental o de denuncia que el humorístico (hablando en términos generales). Lo que quise decir, más bien, es que el propósito original, su "razón fundamental de existir"(más que el valor) de las historietas y los chistes es divertir. Y creo que eso no admite discusión, aunque sea discutible. Muchas gracias, amigo rosaspage, por tomarnos tan en serio. Y buen finde, por supuesto.

sábado, abril 21, 2007  
Anonymous Larsen said...

En resumidas y salomónicas cuentas, la denuncia distraída, divertida y entretenida.

sábado, abril 21, 2007  
Anonymous rosaspage said...

Sin duda Larsen hay personas que con cuatro palabras justas son capaces de sintetizar perfectamente lo que otros no son capaces de decir ni en 4.000. Sin duda su definición es la más exacta.

domingo, abril 22, 2007  
Blogger Los Burgomaestres said...

Ah, amigos Larsen y Rosaspage, mucho me duele constatar que , una vez más, no he sido entendido, sin duda por causa de mi absoluta incapacidad expresiva. Ruego indulgencia.

domingo, abril 22, 2007  
Blogger Gordito Relleno said...

“El valor fundamental que encierra la labor de los dibujantes de historietas y humoristas gráficos en general, es, sin duda, el de distraernos, divertirnos y entretenernos”

Sin duda, referido a los de Bruguera. Y afirmado por ellos en más de una ocasión. Todo lo que se quiera rebuscar y remover por los aficionados y teóricos pertenece al campo de eso, la teoría. Si no, léanse la entrevista a cinco dibujantes que postearon hace poco los burgomaestres.

lunes, abril 23, 2007  
Blogger Los Burgomaestres said...

Ay, amigo Gordito, usted me obliga a explicarme nuevamente sobre algo que, en realidad, yo creía que no requería ninguna explicación. Yo pensaba que los chistes y las historietas eran, por definición, un medio de diversión (o de entretenimiento), fundamentalmente y en primer lugar. A renglón seguido, destaco que, en segundo lugar, contienen el valor añadido de ser testimonio de su época (en la misma medida que lo son las demás manifestaciones artísticas tales como el teatro, el cine, la televisión o el arte rupestre). Si un chiste sirve como denuncia de una injusticia, no por ello deja de ser un chiste para convertirse en una denuncia. Si uno quiere denunciar una injusticia no está obligado a hacer un chiste para ello. Y diciendo esto no creo estar negando la existencia de la sátira. Como usted muy bien dice, en el caso de los tebeos Bruguera, la carga de denucia o de sátira social es claramente secundaria, pero es que incluso en El Papus lo era (en relación al propósito fundamental, que era hacer reír a la gente o, al menos, distraerla). Incluyo ahí hasta las historietas más negras de Carlos Giménez. La revista se vendía para entretener y el público la compraba esperando ser entretenido. Lo otro, lo de la denuncia, es secundario siempre. En fin, amigo Gordito, dispense usted que me enrolle de esta manera, pero es que me encuentro intentando explicar algo a lo que ni siquiera me había referido en la entrada original.
Gracias por estar ahí, como siempre, y por su paciencia.

lunes, abril 23, 2007  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home