Lady Filstrup (3ª época)

Dedicado a la música ligera, actores españoles y tebeos de Bruguera (porque sí, porque rima).

Mi foto
Nombre:
Lugar: El Escorial, Madrid, Spain

jueves, febrero 23, 2006

Serie El arte del disfraz: Carpantas a go-gó


Hoy que recordamos los hechos que protagonizaron hace 25 años unos individuos disfrazados de guardia civiles, de militares, de diputados (y creo que alguno de rey), hoy que empieza la temporada de los carnavales, es un buen momento para iniciar una serie a propósito de los disfraces, ese medio que se emplea para parecer lo que no se es o para parecer lo que se es siquiera sea por una vez, excepcionalmente.
Los personajes de Brugera siempre van disfrazados. Como cada hijo de vecino, claro está, cada vez que se viste, o se maquilla, o se pone un gorro para parecerse a alguien, incluso a sí mismo. Pero, dejando aparte esta apreciación pseudofilosófica, digamos que los personajes de Bruguera, en ocasiones, abandonan su disfraz habitual porque se ven obligados a vestir uno distinto, bien sea por necesidad (para huir del sastre, por ejemplo), o bien para acudir a una cuchipanda del tipo "Baile de trajes", que es una bonita manera de denominar a una "Fiesta de disfraces".
Ya vimos en una entrada anterior, a Gordito Relleno luciendo variadas vestimentas en una historieta muy especial. Aunque en aquella ocasión, se trataba de una serie de sueños maravillosos lo que motivaba el cambio de indumentaria del personaje.
¿Es posible provocar la risa a costa de alguien que pasa hambre? Planteada así la cuestión, por mucho que sepamos que la respuesta es sí, cuesta admitirlo. Y sin embargo, la dificultad para conseguir alimentarse de Carpanta (como antes lo fue la de Charlot, por citar un ejemplo universal) ha sido fuente de diversión para varias generaciones de lectores. Por comida, Carpanta es capaz de todo, y en esta historieta del Pulgarcito número 1141 (de 1953) se ve en el trance de aceptar disfrazarse de cualquier cosa para ganar una apuesta que le proporcione un sabroso pollo. Esta excusa argumental le permite a Escobar realizar una plancha inusual en la que viste a su héroe con distintos modelos, y conseguir una historieta que se sale de lo común . Esas viñetas en las que Carpanta asume diferentes caracterizaciones podrían haberse quedado en meras muestras de la habilidad de Escobar en confeccionar láminas de figurines (como debió hacer, por ejemplo, para sus películas de dibujas animados), pero el desdoble de Carpanta en sujeto que imagina y en modelo imaginado enriquece y realza la idea y redobla el valor de la historieta. Pues si decorativas son las estampas del personaje ataviado con los sucesivos disfraces, no menos interés atesoran las distintas expresiones soñadoras de Carpanta en primer plano. La resolución argumental de la historieta, consistente en la chanza de Protasio, directamente emparentada con el Quijote, por cierto, (final del capítulo segundo, del primer libro, donde el hidalgo tiene parecidas dificultades para comer, por tener puesta la celada y alzada la visera ), que deja, una vez más a Carpanta en ayunas, está dentro de los parámetros habituales de la serie y resulta más bien rutinaria, en comparación.
NOTA: el grabado que ilustra las dificultades del Quijote para alimentarse por culpa de la visera y la celada del yelmo es obra de José Rivelles.

8 Comments:

Blogger Joan said...

Un artículo muy pertinente, estimados Burgomaestres. Y no olvidemos al absoluto e indiscutible rey del disfraz, nuestro querido Mortadelo.

viernes, febrero 24, 2006  
Anonymous Jesús Cuadrado said...

¿Indiscutible...?
--

viernes, febrero 24, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Pues sí, todo es discutible... ¡Vaya, no sé cómo no pensé en Mortadelo!! Fdo:(El burgomaestre malicioso...)

viernes, febrero 24, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Hay que ver cómo Mortadelo acaba siendo un nombre superfluo en relación con su personaje. Se le puso como uno de esos nombres descriptivos, pues parecía una mortadela, y resulta que al final no va a ser esa su característica definitoria, sino el disfraz.

viernes, febrero 24, 2006  
Blogger Joan said...

“Los gatos no fuman.
Si no fuman, es porque no tienen ni para tabaco.
Si no tienen ni para tabaco, es que son agentes de la TIA.
Los agentes de la TIA desayunan pan con mortadela.
Mortadela es casi lo mismo que Mortadelo.
¡LUEGO ESE GATO ES MORTADELO!”

(Del método de deducción ultra-rápido del Gang del Chicharrón)

viernes, febrero 24, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Muy buena, amigo Joan.

viernes, febrero 24, 2006  
Blogger Zero Neuronas said...

Je, je. Precisamente yo encontré esta página porque para estos carnavales me quería disfrazar de... ¡Carpanta! Gracias a algunas imágenes encontradas aquí y a otras de otros blogs, pude hacerme un apaño bastante parecido. Ya cologaré alguna foto en mi blog cuando la revele (sí, lo sé, revelar es anacrónico, qué vamos a hacerle). Y debo decir que desde entonces, entro casi a diario porque cada nuevo post es un volver a mi infancia. Enhorabuena.

lunes, febrero 27, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Bueno, amigo Zero, bienvenido seas a este humilde weblog (o lo que sea), y disfrútalo como mejor te parezca, que para eso está. Los burgomaestres estamos encantados de ser más o menos útiles (o así).

lunes, febrero 27, 2006  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home