Lady Filstrup (3ª época)

Dedicado a la música ligera, actores españoles y tebeos de Bruguera (porque sí, porque rima).

Mi foto
Nombre:
Lugar: El Escorial, Madrid, Spain

lunes, abril 23, 2007

50 años de "santjordis"


Medio siglo es un largo periodo para los parámetros humanos. Tiempo más que suficiente para que se sucedan los gobiernos, los modelos de Estado y para que se produzcan rebeliones militares que devasten una nación y derroquen la legalidad. Entre el Sant Jordi de 1928 y el de 1978, transcurrieron cincuenta años en la vida catalana marcados por acontecimientos decisivos y, por desgracia, en muchas ocasiones, atroces. Pero las tradiciones tienen eso, que se mantienen no importa el alcance de los acontecimientos producidos. Sin embargo, hasta las tradiciones más firmes (y en Catalunya, la del día de Sant Jordi, lo es) muestran caras muy distintas dependiendo del momento en que se celebran.

El año pasado, en Lady Filstrup, recogimos una magnífica ilustración de Opisso para el ejemplar de “L’esquetlla de la torratxa” del Sant Jordi de 1932. En aquel entonces, la candente actualidad coincidía casualmente con la del 2006, en ambos casos, los políticos catalanes presentaban y defendían su proyecto de Estatut Autonómico ante las Cortes de Madrid. En este año 2007 nos hemos topado con otra “Esquetlla de la torratxa” dedicada a Sant Jordi, en esta ocasión, la del año 1928 y, por una feliz coincidencia, podemos compararla con el especialísimo ejemplar de Editorial Bruguera de la frustrada revista “Jordi”, editada en 1978, justamente media centuria después.

El espíritu que anida en el semanario fechado en 1928 está fuertemente marcado por un afán de difusión de la cultura y del libro como su vehículo fundamental. Desde su espléndida portada, debida al genio del ilustrador Mondragón, se pone de relieve el incalculable valor de los libros como defensa contra las acechanzas de la odiosa ignorancia. Esta lucha del Bien contra el Mal, la lanza se sustituye por una pluma y el yelmo por un libro. La divisa inscrita en el escudo “A bon seny no val engany” (Contra el buen juicio no cabe el engaño) propugna la búsqueda del conocimiento. Por si no fuera suficientemente claro el mensaje de la ilustración, un breve texto de apoyo introduce un elemento clarificador adicional: “El sant Jordi que ens convé”. Se suma aquí un matiz que manifiesta la prevalencia de la cultura por encima de una religiosidad mitológica.

En el interior de este ejemplar, en sus páginas centrales, encontramos una magnífica ilustración de Opisso, ese artista incomparable por el que los Burgomaestres sentimos especial predilección, con un comentario, también aleccionador, en el mismo sentido que la portada y formulando el deseo de que este repentino amor por la cultura y esta sed de conocimientos propia del “Día del Libro” se convierta en un hábito diario y no de periodicidad anual. Pero más allá de las indudablemente nobles intenciones del autor, la ilustración, como todas las de su autor, encierra una riqueza de matices extraordinaria, desplegando un variopinto abanico de tipos humanos como sólo Opisso era capaz de ofrecer al asombrado ojo del lector. Hemos seleccionado algunos detalles, pero sin duda, en la contemplación de la ilustración completa podrá el espectador encontrar muchos otros tan deleitables como estos o más.

El panorama en 1978 había cambiado mucho. A la hora de cumplir con una obligatoriamente diferida cita con la lengua catalana (que en el prólogo de la revista se califica como “perseguida i malmesa” (perseguida y estropeada), editorial Bruguera no hace sino acercarse a un presunto público ávido de encontrarse con su propia cultura popular. El intento no alcanzó, ni mucho menos, el éxito apetecido y no, precisamente, por no haber sido ambicioso, ni por falta de interés. Con la muy notable (y tal vez significativa) ausencia de su figura estrella, el popularísimo Francisco Ibáñez, la recién nacida publicación, “Jordi”, salía al mercado en un formato gigante, de 68 páginas y con trabajos nuevos de casi todos los dibujantes de la casa. La nómina de creadores incluía a los veteranos supervivientes (fallecidos mucho tiempo atrás Jorge y Cifré y, más recientemente, Peñarroya) Escobar, Sabatés y Figueras (más el experimentado Vázquez), además de los de la “segunda generación” Raf, Segura y Enrich y los de la tercera, Jaume Rovira y Ramón Maria Casanyes, a los que había que sumar a ilustres como Carlos Freixas, o Lluis Casamitjana.

El contenido de “Jordi” rezumaba patriotismo catalán en un momento en el que el pueblo de Catalunya reclamaba a voces su Estatut. Se vivía el fervor patriótico en cada rincón del País Catalán y, en consecuencia, Bruguera llenó su revista de butifarras, barretinas y símbolos patrios tales como los hechos del 11 de Septiembre, mosén Cinto Verdaguer, y, por supuesto, el Barça. Al mismo tiempo, en líneas generales, el perfil de la publicación se centraba en el público infantil y, con la excepción de la siempre ácida comicidad de Vázquez, la temática que exploraban las historietas era más bien amable y bucólica, con niños acompañados de perros envueltos en peripecias de nula mordacidad, exenta del menor atisbo de violencia o de carga crítica.

Así las cosas, podemos considerar la portada de Raf un tanto engañosa en relación al contenido de la revista, al menos en el segundo aspecto comentado (el de su infantilismo). La joven que ocupa el centro de la imagen está bastante crecida y promueve fogosas reacciones a su alrededor por parte de la como siempre bien surtida tipología masculina rafiana. En el otro aspecto destacado de la revista (el patriotismo), en cambio, la portada está muy en consonancia con las páginas interiores. Hasta seis “senyeres” pueden contarse en ella (bufanda de Jordi, lazo de la muchacha y punto de libro, incluídas).

Se abre la revista con un pórtico ilustrado por Antonio Ayné, un artista habitual del TBO, que realiza una composición de algunos de los monumentos más conocidos de Catalunya que enmarca el mensaje “institucional” de la editorial. Superada esta formalidad, se da paso a una doble página de aleluyas (“rodolins”, en versión catalana) de Joan Rafart “Raf”, con el FC Barcelona como protagonista, por aquel entonces, una de las más enraizadas esencias del común de los catalanes. A continuación, toma el relevo Jaume Rovira, que inaugura el desfile de niños que pueblan la publicación, con su Oriol, acompañado de su perro “Menut” (como veremos, también habrá más canes presenten en las páginas venideras). Se trata de una serie que participa de un mismo espíritu (totalmente apegado a la realidad) que otras de “Jordi”, poniendo especial cuidado en retratar aspectos cotidianos con todo detalle (modelos de cohes, mobiliario urbano...) una característica propia de su autor y de otros de su generación que volveremos a encontrar en otras historietas de la misma publicación.

Vázquez aparece con una primera entrega de su humor cáustico, la página titulada “Escriptors murals”, a propósito de la marea de “pintadas” que llenaban las paredes por aquellos años que hoy conocemos como “La Transición Democrática”. Los que tenemos cierta edad lo recordamos perfectamente. Para compensar esta expansión de informalidad, en la página enfrentada, una sección de rotunda seriedad y ambición formativa: “Els nostres homes”: Jacint Verdaguer (Nuestros hombres: Jacint Verdaguer).

La contribución de maese Escobar consiste en la creación de una parejita de gemelos (niño y niña) llamados “En Met i la Quima”, que guardan una notable semejanza con los eternos Zipi y Zape. Cobra un protagonismo especial la tradicional butifarra, cosa que, conociendo el sempiterno interés de Joseph Escobar por la comida, no nos sorprende en absoluto. Superada la entretenida historieta del creador de Petra, la gravedad se impone para explicar en dos páginas la derrota que costó su independencia a Catalunya el 11 de septiembre de 1714. La firma se reduce a dos iniciales, F.L., las mismas que firmaban el texto sobre Jacint Verdaguer, pero así como las ilustraciones del apunte biográfico del eclesiástico nacido en Folgueroles venían firmadas por Antonio García, en los dibujos de las hazañas de Rafael de Casanova (más que correctos, por cierto) no he sido capaz de encontrar ninguna firma.

Siguiendo con el recorrido por el ejemplar de “Jordi”, nos detenemos en la historieta futurista dibujada por el hijo de Emilio Freixas, Carlos, “El misteri de Nordia-Epsilon”, con guión de Víctor Mora. Es un punto discordante en la revista, que no guarda ninguna relación con el resto, aparte del obligado uso del catalán y sus giros lingüísticos propios. En el espacio exterior el uso de la barretina no está contemplado. Abruptamente, dejamos la nebulosa de Andrómeda para aterrizar, directamente en “La nostra terra: L’Empurdà”, una sección de dos páginas sobre la citada comarca que pretende “instruir deleitando” y que firma, esta vez con el nombre completo, el misterioso F. L., es decir Frederic Larreula.

La primera muestra del arte de Ramón Sabatés llega en la página 34 : “El senyor Ramon”, un personaje sometido a una serie de tormentos que parecen salidos de la sección que el dibujante realizó durante años en el TBO, “Los grandes inventos del TBO, del profesor Franz de Conpenhague”. Si a Sabatés no se le relaciona especialmente con Bruguera (a pesar de que dibujó para ella desde los primeros años del Pulgarcito de historietas y realizó también ilustraciones para colecciones de cuentos), en la página opuesta, encontramos una página del Don Agapito de Blas Sanchís, o sea, de un personaje habitual de las revistas Bruguera, sólo que en versión catalana. Curiosamente, no parece dibujada por su creador y , quizá en consecuencia, no aparece firmada.

La historieta de Lluís Casamitjana, uno de los más prolíficos dibujantes de la serie “Joyas literarias juveniles”, presenta al personaje Juli Vert (en castellano se llamaría Pere Jil) , otro muchachito que, tras pasar una aventurilla en un circo, acaba dueño del perro que le va acompañando. Como en la historieta de Rovira, los detalles con los que se caracteriza la acción nos permiten reconocer un lugar de existencia real (en este caso, incluso podemos reconocer que se trata de la ciudad de Barcelona). La historia se desarrolla a lo largo de ocho páginas que incluyen algunas viñetas espectaculares que reflejan el ambiente circense. No obstante, el nulo atractivo del personaje protagonista convierten en baldío el esfuerzo artístico. Más gracia tiene la segunda historieta de Sabatés, que presenta al matrimonio Llagostera (“El Llagostera (matrimonio de primera)” y sus problemas con una criada doméstica robótica.

Roberto Segura (al que, por cierto, queremos felicitar por la feliz edición de un tomo de “Súper Humor” dedicado a su obra en Bruguera: “Rigoberto Picaporte y compañía”, Ediciones B. Altamente recomendable y muy esperado por merecido, por supuesto) contribuye con “En Ciset”, un chaval enraizado en el mundo rural catalán, tocado con barretina y partícipe del espíritu travieso propio de la chiquillería seguriana. Como el Juli de Casamitjana y el Oriol de Rovira, también va acompañado de un perro, en este caso llamado “Xic”. Las cuatro páginas de Segura dan paso a la primera de Alfons Figueras, que tiene la atención de firmarla precisando la fecha, detalle que siempre resulta interesante para el aficionado. Así nos enteramos de que dibujó la deliciosa página de “El senyor Canons” en febrero de 1978, lo que nos permite conceder algún margen de tiempo a la concepción y preparación de tan ambiciosa revista. Se trata de un personaje casi mudo, perteneciente a la vertiente más “adulta” de Figueras, caracterizado con bigote y sombrero, como casi todos sus protagonistas. En la página opuesta se encuentra la segunda entrega del humor vazquiano y la más hilarante de toda la revista, una muestra más del dominio que Manuel Vázquez tenía sobre el concepto del desparpajo, de la desfachatez, de la desvergüenza, convirtiéndolo en una fuente de humorismo. “Com predre la col.locación entres hores justes”, se titula la página y es una joya del humor descarado. Con un omnipresente reloj (al estilo de la realización de Fred Zinnemann, “Sólo ante el peligro” –Highnoon, 1952) como leit-motiv, Vázquez desgrana una por una todas las situaciones en que un empleado -despreocupado hasta la inconsciencia- puede humillar y ridiculizar a su jefe.

Enfilando ya la recta final de “Jordi”, destacamos la historieta de Casanyes “Cafetera Express News”, en la que el protagonista (una especie de Gastón el Gafe, al que le hubieran operado la cara) discurre a través de cuatro páginas sin que nos enteremos de cómo se llama y sin que ello nos importe demasiado. Llega entonces una doble página a cargo de Enrich, el cuñado de Cifré, donde, para variar, quien es acompañado por un perro no es un niño, sino una niña, “Montse, amiga del animalets: vol un gos” , se titula la entrega. En su final, sin duda aún contaminado por los efectos que la censura franquista obró en su creatividad, Enrich dibuja al típico “bobby” inglés. Raf, mucho más consciente del clima de libertad que se empieza a respirar, culmina su historieta de cuatro páginas “En Boi Espona: el tresor d’en Roc Guinart” con la intervención de la Guardia Civil, un hecho insólito en la historia de los tebeos Bruguera. Es la contribución de Raf una de las más valiosas de la revista, a pesar de estar dibujada con cierto la ligereza que caracteriza este periodo de su obra. La peripecia narrada, ambientada en un medio campestre, muy “cercano” al de la campiña inglesa de las aventuras de su Sir Tim O’Theo, contiene un elemento de relato criminal expuesto y resuelto en términos argumentales de manera muy similar a cualquiera de las historietas del aristocrático dueño de la mansión de “Las Chimeneas”. Eso sí, la barretina corona la cabeza del protagonista, el masivo pagès Tófol y la acción se desarrolla en plena campiña catalana, concretamente, cerca de Tona, en la Plana de Vic.

Por último, alejado de todo, inscrito en un atemporal mundo de cándida fantasía, hermanado en tiempo y distancia con los primeros cortometrajes del dibujo animado, con los que tuvo tanto que ver, el arte de Alfons Figueras cierra el ejemplar de “Jordi” con su historieta de cuatro páginas “En Pau Xiulet: Al país de les formigues”.

El público al que la cultura popular va dirigida había estado privado de recibirla en su propia lengua durante cuatro décadas. Bruguera hizo un intento por recuperar de golpe el tiempo perdido. Los hechos prueban que se equivocó en su apuesta porque no obtuvo el menor éxito. Quizá se excedió en su afán de “catalanizar” el producto entendiendo erróneamente que el uso de la lengua de Salvador Espriu debía forzosamente estar unido a tratar temas que fueran también propios y exclusivos de Catalunya. O quizá, simplemente, la decadencia del tebeo español, tal como Bruguera lo había reinventado y llevado a su máxima difusión, hacía tiempo que había comenzado a imponerse.

Confrontando, en una última mirada, el Sant Jordi que nos proponían en “L’esquetlla de la torratxa”, Opisso y Mondragón, en 1928, con el de Bruguera, de 1978, entendemos el primero más intemporal y necesario que el segundo, un producto, evidentemente, coyuntural.

NOTA: Este burgomaestre, solicita, abusando de la admiración y aprecio que le profesa, del amigo Jaume Rovira, alguna aclaración acerca de las posibles directrices, intenciones, y propuestas en general, que la editorial debió hacerles a los dibujantes antes de alumbrar el proyecto de “Jordi”. Seguro que cualquier información que nos quiera brindar será infinitamente más valiosa que los torpes comentarios y las chapuceras conjeturas con las que este burgomaestre tortura habitualmente a los pacientes amigos de Lady Filstrup.

Notas: Traducciones escogidas: Portada de Raf: "Aquel chico me dijo por teléfono que llevaría un libro en la mano y una rosa en el ojal de la solapa..." Viñeta de Rovira: Oriol:"Ahora es cuestión de buscar a Núria,hacerme el encontradizo y darle el ramo de flores" Menut: "Ah, pillo!". Viñeta de Vázquez: "Pues no sé de que se ríen.,, Este chiste es del año Catapún, lo conocen hasta los gatos, no hace ninguna gracia y, encima, lo ha contado con tanta torpeza que dan ganas de llorar". Viñeta de Enrich: Padre:"¿De dónde has sacado tantas maderas, Montse?" Niña: "Las he comprado con mis ahorros, padre".

22 Comments:

Blogger Los Burgomaestres said...

Bon Sant Jordi!,amigo y compañero burgomaestre. Y también a todos los amigos de Ladyfilstrup, por supuesto.

lunes, abril 23, 2007  
Blogger jaume rovira said...

El señor burgomaestre me pide mi opinión sobre la revista Jordi. Sinceramente, creo que su análisis es casi perfecto y se ajusta a la realidad de lo que ocurrió.
Cuando nos propusieron la idea de sacar una revista en catalán para este dia, hubo un estallido de entusiasm por hacer algo en la lengua materna de muchos de nosotros, por primera vez en algunos, y en segundas partes por parte de otros...recuerdo especialmente la euforia del maestro Escobar, que realmente creía y estaba esperanzado que podia ser el nacimiento de una nueva época que él ya habia vivido en tiempos de la República y antes, con todas aquellas espléndidas revistas que todos ustedes conocen perfectamente.

Pero estábamos en la época que estábamos y además en Bruguera, una fábrica de hacer dinero.
La revista Jordi era un intento, una ensayo de publicar una revista en catalán, para el público catalán.
Todo y que las ventas fueron bien, muy bien, no se podían comparar las cifras con las ventas del resto de revistas de proyección nacional, así que decidieron olvidarse del proyecto.

Eso es lo que yo creo que ocurrió.
A nivel de contenidos, todo el mundo acudió al tópico,que era lo fácil y seguro, y así salió como salió...aunque, ya en el momento se era consciente de ello. Recuerdo los comentarios de Jordi Bayona, que era el director de la revista, sus comentarios sarcásticos y su cachondeo al recibir las páginas. La época tampoco era para reivindicaciones ni tonterias, y la editorial tampoco por intentar hacer algo diferente, y sobretodo con algo más de calidad..Si se vendían las revistas como salchichas con una calidad mínima , ¿por qué hacer otra cosa?
En fin, hoy como ayer, la pela es la pela, aqui y en San Petersburgo, y asi va el mundo.
Feliz "diada" a todos!

lunes, abril 23, 2007  
Blogger Mortadelón said...

¡Feliz dia!. Creo que en Barcelona es día laborable, ¿no?. Aquí he comentado un pequeño detalle respecto a uno de los grandes ausentes en dicha publicación.

lunes, abril 23, 2007  
Blogger Los Burgomaestres said...

Muchas gracias, amigo Jaume por tu atención y tu testimonio. Efectivamente, la impresión general es que el proyecto no estaba lo suficientemente madurado. En realidad, los personajes creados para "Jordi" no daban la sensación de que podrían sostenerse en pie mucho tiempo. Y eso aunque digamos que, técnicamente, gozaran de las bondades de estar creados por excelentes profesionales.
No sé si será mucho tirarte de la lengua, amigo Jaume, pero, la ausencia de Ibáñez, buque insignia de la editorial, resulta un poco intrigante. Parece que el creador de Mortadelo tuvo dispensa del servicio por parte de la autoridad. ¿A petición propia o por iniciativa de las altas esferas? En fin, es mera curiosidad de burgomaestre...

Amigo Mortadelón, como le he comentado en su sensacional blog, goza usted de vista de lince!!! tal como ha vislumbrado, Ibáñez estuvo ausente, pero no sus criaturas gracias a su émulo Casanyes (que copiaba tan bien a Franquin que a la fuerza le salía bien Ibáñez!!!)

Un abrazo y feliz Sant Jordi para todos!!! ¿Ya os habéis comprado lo de Segura?

lunes, abril 23, 2007  
Blogger jaume rovira said...

Apreciado señor burgomaestre, sinceramente ignoro la respuesta a la pregunta que usted me hace. No recuerdo siquiera que se hubiera hablado de tema en el momento, pero no me extrañaría que la respuesta fuera bien simple: que en aquella época Ibáñez trabajaba tantísimo, controlando tantos personajes y tantos equipos, que quizás no se le quiso molestar con más trabajo y con algo que era un proyecto que ya olia a efímero..aunque conociendo su capacidad, no dudo ni un instante que en unas horas pudo haber dibujado, en "rugh", dos o cuatro páginas de personajes nuevos que otros hubieran pasado a tinta.

lunes, abril 23, 2007  
Blogger Los Burgomaestres said...

Pues curiosidad satisfecha, amigo Jaume, y agradecidísimo, por supuesto y como siempre.

lunes, abril 23, 2007  
Blogger Gordito Relleno said...

Siempre tuve curiosidad por conocer los contenidos de esta revista que se publicitaba en el interior de las otras revistas Bruguera y cuya difusión se cernía a Cataluña. Casi 30 años después y gracias a su trabajo, he conseguido ver algunos personajes de mis dibujantes preferidos hablando en catalán. Una curiosidad y un acierto publicarlo en estas fechas. Como siempre, chapeau! Y también gracias a Jaume Rovira por su testimonio, siempre impagable.

Lo de Segura no ha llegado al Sur todavía. Así que si por allí arriba ya lo tienen, comenten, comenten...

martes, abril 24, 2007  
Anonymous Jesús Cuadrado said...

En alguna medids...

... el "Jordi" de 1978 era como la recuperación (sentimental, ideológica...) del otro "Jordi" (Altés, 1933)...

¿No?
--

martes, abril 24, 2007  
Blogger Los Burgomaestres said...

Como siempre, amigo Gordito, su comentario hace rebosar de dicha el encallecido corazón de este burgomaestre. Si he satisfecho su curiosidad, ya siento premiado mi esfuerzo generosamente. Otra vez, gracias.
Maestro Don Jesús, si usted lo dice, así debe ser (Burgo confesando su ignorancia con no poca vergüenza). "Jordi" de Altés, 1933. Seguro que el otro burgo está más que enterado, lo que salvará un tanto el honor de este weblog, pero lo que es este burgo que aquí escribe (responsable de la entrada), ¡ni pum! Lo investigaré, lo prometo.

martes, abril 24, 2007  
Anonymous rosaspage said...

A mi modesto parecer, lo que “mató” prematuramente la revista Jordi es, aparte de lo dicho por el Sr. Rovira, el hecho de que todos los personajes que aparecían en las páginas eran nuevos a pesar de estar realizados por autores conocidos de la casa.

Aunque era (y es) buena idea “regionalizar” algunos personajes, pues al fin y al cabo una revista en catalán solo se distribuiría por los lugares donde se comprendiera esta lengua, tampoco hubiera estado mal insertar historietas de Mortadelo o Zipi Zape traducidas al catalán y a modo de prueba, algún personaje propio de la revista “Jordi” con características estereotipadas catalanas.

Esto es algo que por ejemplo “Cavall Fort” venía haciendo desde hacía ya años y con relativo éxito, pues publicaba comics franco-belgas y los traducía al catalán y además se agregaban historietas de Picañol y otros autores de aquí.

Pero evidentemente Brugera era una empresa que necesitaba vender mucho y como alguien dijo hace cierto tiempo, los experimentos se realizan en casa y con gaseosa. Además, si ni sus propios promotores ya no se lo tomaron en serio, poco se podía hacer con “Jordi”.

Por último, una pequeña reflexión. No por insertar una señera o una barretina a un personaje lo hará más cercano a los catalanes. No se trata de ponerle un nombre catalán y seguir repitiendo el mismo esquema con el cual Bruguera operaba. Bruguera realizaba un estilo bastante “internacional” en cuanto humor, unas historietas que bien pueden leer una persona de España como de Argentina. Un personaje enfocado hacia una región o nación determinada es algo mucho más difícil de hacer, pues cada lugar tiene su humor particular y si ha de identificarse en ese lugar en concreto, hay que buscar exactamente los temas que tocan la fibra al lector.

Además, siempre he dicho que el publico catalán es muy difícil, incluso para los propios autores catalanes. Como muestra un botón, pues en la web publico comics en dos lenguas: Catalán (mi lengua habitual) y Español. La versión catalana ha recibido siempre más criticas por parte de los propios lectores catalanes que la versión española por parte de castellanohablantes.

martes, abril 24, 2007  
Anonymous Anónimo said...

Un saludo a todos. Seguro que digo esto con cierto retraso y todos aquí ya lo sabrán, pero me causó gran alegría ver ayer en mi tienda habitual un especial de Super Humor dedicado a Rigoberto Picaporte del maestro Segura, con portada y autorretrato del autor(no pude evitar hojearlo aunque no me llegara el dinero), ambos según la firma realizados el año pasado.
Parece que Ediciones B poco a poco va abriendo el cofre del tesoro, ¡albricias!

Un saludo

miércoles, abril 25, 2007  
Blogger Los Burgomaestres said...

Amigo rosaspage, muchísimas gracias por el interesantísimo y muy acertado comentario. Está claro que un proyecto como el de "Jordi" requería una mejor preparación. Lo que salió se quedó en mera "ocurrencia", da la impresión. A propósito de Cavall Fort, uno, desde la ignoracia (esto de confesar la ignorancia se está convirtiendo en un hábito)de maño (o sea, del que ha ido descubriendo las peculiaridades catalanas desde fuera -desde 300 kms fuera, para ser exactos- )ve la revista "Cavall Fort" como algo que se ha mantenido a lo largo de las décadas de una manera un tanto... extraña. ¿Vive sólo y exclusivamente de los suscriptores? ¿Es eso posible? En fin, uno es muy ingenuo, pero a veces tiene sus dudas.
Amigo anónimo: ya en esta misma entrada comentamos la aparición del tomo de Super Humor dedicado a Segura. El amigo Gordito nos puso en la pista hace un par de semanas, en un comentario (¿o fue la semana pasada?). El caso es que, por si hay algún despistado, ya hemos puesto una entrada reseñando la aparición de tan importante publicación. La verdad es que no podíamos obviar semejante hecho en este weblog. Después de todo lo que aquí nos hemos ocupado de Segura y su obra, estábamos obligadísimos. Y lo hacemos encantados, por supuesto. Es una bonísima noticia.

miércoles, abril 25, 2007  
Anonymous rosaspage said...

Gracias por su opinión acerca de mis comentarios señor burgomaestre “maño”. Como ustedes muy bien dicen acerca de mis comentarios, el tema del comic me lo tomo bastante en serio y aunque a veces parece que esté un poco de “mala leche”, mordiendo de vez en cuando en ciertos aspectos, espero que no se me interprete como una persona negativa. Me encanta interpretar este blog como una tertulia entre amigos, donde a veces uno rie a carcajada limpia y a veces se explican cosas muy serias que hacen pensar.

Dicho esto, yo también comparto sus dudas acerca de “Cavall Fort” y siempre me he preguntado como una revista que teóricamente se sustenta exclusivamente por subscripción se ha mantenido viva a pesar de la debacle de Bruguera y la situación de crisis permanente del comic nacional. Y más una revista en catalán, cuyo mercado es más reducido y con una dinámica ciertamente anquillosada como Cavall Fort.

Observando estos detalles que ciertamente no me cuadran, añadiría otro más sutil pero significativo con el carácter de la revista, pues se trata de una publicación con un entorno muy cerrado, demasiado tal vez.

¿Por qué digo esto? Pues como muestra un botoncillo: A un servidor le dieron con la puerta en las narices cuando en su inocencia hace algunos años les presenté un trabajo con el fin de colaborar con ellos. Según me dijeron, mi estilo inmaduro el cual nunca llegaría a superar dadas mis evidentes limitaciones en el dibujo fueron factores clave para su negativa.

Debo agradecerle al entonces director de “Cavall Fort” su carta, pues con ella enmarcada en la pared de mi estudio y aferrimo amante de las causas perdidas, seguí evolucionando mi propio estilo trabajando y evolucionando como dibujante de comics. Les debo mucho aunque supongo que por cosas así puedo parecer a veces con un carácter algo crítico respecto a ciertos temas relacionados con el comic.

Sobre su pregunta sobre si Cavall Fort vive exclusivamente de subscripción le responderé con un sincero “Creo que si”. A la segunda sobre si es posible sobrevivir exclusivamente de subscripciones mi respuesta es un rotundo “No”, aunque puede que el ejemplar que ahora mismo tengo delante (y que ya tiene algunos años), nos ayude a aclarar de donde sale el presupuesto, pues en los títulos de crédito puede leerse (traducido del catalán) “Cavall Fort. Revista para chicos y chicas de los secretariados catequísticos de Girona, Vic y Solsona. Como diría el ingenioso hidalgo “con la iglesia hemos topado”.

jueves, abril 26, 2007  
Blogger Gordito Relleno said...

Sobre Cavall Fort: Esta revista tiene su propia web para el que quiera saber más:

http://www.cavallfort.es/

Y con suscripciones o sin ellas es una gran noticia que siga manteniéndose desde 1961.

jueves, abril 26, 2007  
Blogger jaume rovira said...

No puedo evitar hacer mi comentario despues de leer el del amigo rosaspage.
Miren por donde, ami me ocurrió algo parecido!!
Cuando ya publicaba en Bruguera, se me ocurrió la idea de visitar la redacción de Cavall Fort que estaba muy cerquita, en plaza Lesseps. Me ilusionaba publicar en esta revista que yo coocia bien de pequeño, y además en mi lengua materna. La escena duró poco, cuando les dije que publicaba en Bruguera y los dibujos que les enseñé, eran naturalmente bruguerianos, casi me echan a gorrazos, es como si hubiera citado al mismísimo diablo.
La segunda parte de la historia, es cuando en Bruguera se enteraron de mis intenciones de publicar en Cavall Fort. Fué la única vez que me llamó con urgencia el señor Gonzalez a su despacho para soltarme una monumental bronca, donde bajó del cielo San Pedro y San Pablo, con amenazas de todo tipo. Creo que fué a raiz de esto que poco despuéslo me presentaron un contrato de exclusividad y demás, que solo tenían los "grandes", un contrato que naturalmente beneficiaba a una de las partes..
En fin, un reflejo de como iban estos asuntos a mediados de los setenta.....aunque hay que decir que desgraciadament poco han cambiado las cosas sino empeorado, en relación al status de los dibujantes ,libertad de acción, derechos, etc, etc...

jueves, abril 26, 2007  
Blogger Los Burgomaestres said...

jajajajaja! Permíteme , amigo jaume, que me carcajee sanamente con el relato de tu experiencia "saltando de un bando a otro y siendo acribillado por ambos", por expresarlo de alguna manera. Es muy divertido constatar que se produjo una conjunción de intereses entre Bruguera y los de "Cavall Fort": unos no te querían y los otros no querían que te quisieran. ¿Qué decir ante esto? Se me ocurre que los de Cavall Fort siempre han vivido en una especie de burbuja incontaminada y sumidos en una especie de ceguera místico-socio-político-religiosa en la que tú, amigo jaume, con tu estilo fresco, ágil, dinámico, y vital no encajabas. Además procedías de Bruguera, un antro de rancios resabios republicanos y populacheros. Casi nada. Por otra parte, que Rafael González te quisiera para él solito es prueba de su excelente ojo clínico, aunque, en lo que a condiciones laborales se refiere, tuviera más bien , digamos, un "ojo depredador". Gracias por el relato, absolutamente esclarecedor y genial. Ah, y no me olvido del narrado por el amigo rosaspage (lo que pasa es que lo he leído esta mañana, antes de salir para la oficina), también definitirio de la muy rancia política editorial de los señores editores de "Cavall Fort".

jueves, abril 26, 2007  
Anonymous Señor Ogro said...

Una vez más, ¡bravo! ¿Qué digo, bravo? ¡Bravísimo! Aun viviendo fuera de Cataluña, soy uno de los afortunados poseedores de esa rareza que fue la revista "Jordi", que encontré el año pasado como por casualidad en una incursión por el mercado de Sant Antoni. De modo que agradezco enormemente la historia de esta revista y el lúcido análisis que entre todos han hecho aquí de lo que supuso en su día. Como de costumbre, es un lujo contar con uno de los implicados en esta brevísima aventura editorial.

Desde hace tiempo me ha interesado también esa otra rareza editorial que es la revista "Cavall Fort", que ha dado a conocer obras maestras del cómic europeo (algunas inéditas en castellano como el "Philemon" de Fred) y sobrevive misteriosamente en esta época en la que los tebeos al estilo tradicional han desaparecido delos kioscos. Gracias, por tanto, a Rosaspage y a Jaume Rovira por compartir con nosotros sus desventuradas experiencias en relación con esta revista. Coincido con los Burgomaestres en que la anécdota que relata Jaume Rovira es antológica y muy ilustrativa del funcionamiento de la industria del tebeo en aquellos años.

viernes, abril 27, 2007  
Blogger Los Burgomaestres said...

Muchas gracias, amigo Ogro por su atinado comentario y por hacernos partícipes de sus vivencias tebeísticas.

viernes, abril 27, 2007  
Blogger Monjes said...

Que alegria me da encontrar este blog. Muchas felicidades y muchas gracias.
Un abrazo desde Argentina y la Coruña

Los Monjes Vintage
www.losmonjes.blogspot.com

lunes, junio 04, 2007  
Blogger Los Burgomaestres said...

Pues a nosotros nos alegra muchísimo que nos haya encontrado, amigo Monjes. Y le agradecemos la atención de dejar constancia de su visita y del agrado que haya podido causarle nuestro trabajo. Le devolvemos la visita, a su blog, encantados.

lunes, junio 04, 2007  
Blogger Marc said...

El artículo no me lo he leido entero porque es demasiado largo, y no es mi costumbre leer capítulos largos. Quizás se podría haber hecho un apaño para los vagos como yo, dividiéndolo en dos capítulos... Aun así, es imperdonable mi falta de paciencia...

... porque el artículo es genial, no solo porque no os da para nada verguenza hablar sobre unos cómics en lengua catalana (genial), sinó porque, y no menos importante, es bueno hacer memoria de buenos cómics (para esto está esta web, que muy bien lo hace). Contra las desmemorias de la dictadura, viva el recuerdo de la democracia y el dulce humor del arte sequencial.

Os felicito por esta iniciativa, sois geniales.

Vinga, una abraçada i fins aviat!!

sábado, agosto 16, 2008  
Blogger Los Burgomaestres said...

Amigo Marc, reconoce el burgomaestre aquí presente que se excede en verbosidad más de lo debido, pero, por otra parte, le recuerda que no hay obligación de leer las entradas de una sentada. Igual que un libro o un tebeo, una entrada puede dejarse en un punto determinado y reanudarse su lectura más tarde. En cuanto a los motivos que le impulsan a celebrar esta entrada, pues le agradecemos todos, pero déjenos puntualizar que no sólo no nos da ninguna "vergüenza" hablar de un tebeo publicado en catalán, sino que nos parece fenomenal hacerlo. ¿Acaso no es obra de las mismas personas cuyo trabajo ensalzamos constantemente en las demás entradas? El idioma es un sistema para comunicarse. Y en cuantos más idiomas pueda comunicarse un creador, tanto mejor.
Fins un altre, amic Marc!

sábado, agosto 16, 2008  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home