Lady Filstrup (3ª época)

Dedicado a la música ligera, actores españoles y tebeos de Bruguera (porque sí, porque rima).

Mi foto
Nombre:
Lugar: El Escorial, Madrid, Spain

domingo, julio 13, 2008

Galería: estampa balompédica

Una tarde de domingo estival como esta de hoy es una ocasión tan inmejorable como otra cualquiera para recordar un momento irrepetible, como todos. Este burgomaestre se refiere a este fotograma, reproducido en el número 11-12 de la publicación “Revista internacional del cine”, correspondiente a los meses de enero y febrero de 1955. En él encontramos a un cuarteto de excelentes artistas, reunidos en un plano de “la película “50 años del Real Madrid”. Observando la imagen de izquierda a derecha nos encontramos con Fernando Sancho (Fernando Sancho Les, Zaragoza 7-1-1916, Madrid, 31-7-1990) en el papel de “Jugador protestón”, con Manolo Morán (Manuel Morán León, Madrid, 30-12-1905, Alicante, 27-4-1967) encarnando a “El directivo”, a su lado, con Félix Fernández (Félix Fernández García, Cangas de Onís, 21-7-1899, Madrid, 9-7-1966), en el rol de “un guardia” y, por último, en el extremo derecha, caracterizado de árbitro, el genial ácrata Fernando Fernán-Gómez (Lima (Perú), 28-8-1921, Madrid, 21-11-2007).

“50 años del Real Madrid” fue dirigida por Rafael Gil, y se estrenó en el Salón-teatro del Parque Ministerial el 29 de marzo de 1952, durante una fiesta organizada por el club blanco en la que también se proyectó la otra película que Gil había rodado ese mismo año, “De Madrid al cielo”, un vehículo para el lucimiento de la actriz y cantante María de los Ángeles Morales, en clave de sainete musical madrileño , en cuyo reparto se encontraban tres de los cuatro actores que podemos ver en la foto: Fernando Sancho, Manolo Morán y el gran Félix Fernández. La película sobre el club de fútbol que celebraba entonces sus “Bodas de Oro” había sido un encargo que el director de “La Fe” había aceptado encantado pues era socio entusiasta del Real Madrid, por lo que cabe suponer que se le hizo en calidad de “director de casa”. En la tarea, que llevó a término en las dimensiones finales de dos rollos, obtuvo Rafael Gil las colaboraciones que quiso entre los compañeros de oficio, como por ejemplo, por parte de José Luis Sáenz de Heredia, como guionista, de Matías Prats (que realizó las funciones de locutor) y de Pedro Luis Ramírez, que le asistió en la dirección. Naturalmente, la colaboración procedente del club de fútbol fue absoluta, prestando para el empeño el concurso de sus jugadores e instalaciones.

La primera parte del film, una evocación de los primeros tiempos del fútbol en los inicios del siglo XX, era la que contaba con las actuaciones, en clave de humorada caricaturesca, de los artistas aquí vistos. Una segunda parte se centraba en la historia del Real Madrid, articulada sobre entrevistas a algunas de sus figuras pasadas como Chulilla, Eduardo Teus, Félix Pérez, o Bañón. Una tercera parte, confeccionada a partir del montaje de material procedente del noticiario “No-Do”, ofrecía una semblanza de los más recientes e internacionales éxitos del club celebrante (los cuales, valga decir, no fueron pocos).

La distribución de la película se llevó a cabo en forma de número especial de la revista de formato cinematográfico “Imágenes”, dentro del circuito normal del “No-Do”.

Quede esta imagen hoy, más de medio siglo después, como muestra insólita de unos cómicos inmersos en un proyecto original, coyuntural y a la vez, paradigmático de toda una época que hoy podríamos analizar y juzgar, pero que quizá sea más sabio y prudente limitarnos a observar. Quedémonos con el gesto chulesco de Félix Fernández, revestido de autoridad de andar por casa; con la complacencia del delgadísimo Fernán-Gómez, pito en ristre; con la rebeldía de pillete del masivo Fernando Sancho; con ese índice que señala un punto determinado (quizá el de penalti) de ese Manolo Morán, cuya severidad mueve a la sonrisa. Magnífica combinación. Espléndida galería.

Etiquetas:

10 Comments:

Blogger Sr. Feliú said...

En fútbol soy un auténtico lego. Y como doctores tiene la iglesia no me extenderé en la cuestión técnico-balompédica.
Vi esta obrita de circunstancias hace ya tiempo y recuerdo con agrado la primera parte a la que usted se refiere. Es un recuerdo vago y es posible que la parte dedicada a exaltar las glorias de los chicos de don Santiago Bernabeu me las saltase a la torera.
Ahora, al ver la foto, me ha sorprendido este Félix Fernández, a medio camino entre Chaplin y un Keystone Kop. En cambio, Fernán-Gómez, ha lucido parecido atuendo -aunque no de época- en "El sistema Pelegrín" (Iquino, 1952) y en "El fenómeno" (José María Elorritea, 1956), sus dos comedias balompédicas previas a "Fuera de juego" (Fernán-Gómez, 1991), de infausto recuerdo porque durante el rodaje falleció el impar Marqués de las Marismas del Guadalquivir.
Pero a donde quería llegar es a que Gil ya empleó este procedimiento del celuloide rancio con mano maestra a pesar de su bisoñez en "Viaje sin destino" (Rafael Gil, 1942). Un enloquecido Alberto Romea -prfigurando el don Ezequiel de "Eloísa está debajo de un almendro"- cuenta a los viajeros refugiados en su abandonado caserón la causa de su ruina, en la que tuvieron parte una mujer fatal y la rivalidad amorosa con su hijo. La escena funciona con la precisión de un corto de Mack Sennett. En el reparto pueden ustedes admirar además a la mentada Camino Garrigó, a un pletórico Antonio Casal y a José Prada y Manuel Arbó, dos secundarios de lujo. El guión es obra de José Santugini, responsable también de la adaptación de "La torre de los siete jorobados".
Feliz quiniela, Pedro Feliú Escartín

lunes, julio 14, 2008  
Blogger Los Burgomaestres said...

Sí, estimado sr. Feliu, las dos películas futbolísticas que cita usted que protagonizara Fernán-Gómez estuvieron en un tris de aparecer en el texto que acompañara la foto, pero este burgo, desde los tiempos del comentario de tebeos, tiene tendencia a no "colgar" demasiado texto de cada imagen. Una especie de costumbre o hábito que no acaba de querer corregir. Por otra parte, a tenor de sus comentarios, me estoy planteando limitarme a colgar las imágenes, sin ningún texto, en la seguridad de que usted (y los demás amigos de Lady Filstrup) las comentarán mucho mejor que uno.
Menciona "Viaje sin destino" y es una película que se ha mencionado por aquí a propósito de Camino Garrigó (si no recuerdo mal) y que comentaré más extensamente en un futuro, con motivo de una entrada dedicada a Antonio Casal, por ejemplo, que si bien es verdad que fue una estrella en su día, hoy me parece injustamente olvidado. Aunque bien pudiera ser con ocasión de una entrada dedicada a cualquiera de los otros actores de reparto que cita, también interesantísimos.

lunes, julio 14, 2008  
Blogger filomeno2006 said...

¿Real Madrid pre- Saeta Rubia? ¡Paso, no me interesa........!

martes, julio 15, 2008  
Anonymous Javier said...

Aunque ya lo habéis citado, me reapunto con entusiasmo: pito en ristre... ¡en la más pura fidelidad al sistema Pelegrín!

martes, julio 15, 2008  
Blogger Los Burgomaestres said...

Pero, hombre, amigo Filomeno, considere usted que, por grande que sea Di Stéfano, el Real Madrid que le acogió ya tenía una existencia previa como mínimo digna de él. Y si no fuera así ¿qué hacían Félix Fernández, Manolo Morán, Fernando Sancho y Fernán-Gómez participando en una película hecha en su homenaje?
Sí, Javier,¡¡ése "Sistema Pelegrín"!!Precisamente, de aquel mismo año 1952... un año lleno de, entre otras cosas, estupendos "DDTs" y "Pulgarcitos", en los que no desentonaría nada una viñeta como esta imagen balompédica.

martes, julio 15, 2008  
Blogger oscar said...

¡Ay ese Madrid de mis amores¡¡¡¡ Gracias amigo Burgo. Por cierto, buenas armas está comprando su Barsa. Sincermente Burgo, me encuentro en verdadero fuera de juego tocando la pelota con estos señores que siguen tu blog. Creo que soy demasiado joven para seguirles, aunque estoy aprendiendo mucho con ustedes, con todos y cada uno de ustedes. Me gustaría pedirles perdón de antemano si en alguno de mis comentarios he sido impertinente o no estoy a la altura de tanta cultura cinéfila.
Saludos
Oscar
P.D Señor Feliú, ¿tiene usted alguna información sobre mi abuelo Goyo Lebrero? Le conoció?. Le extrañará esta pregunta, pero mi padre falleció joven y me quedaron muchas preguntas en el aire que hacerle sobre mi abuelo.

miércoles, julio 16, 2008  
Blogger Los Burgomaestres said...

De nada, de nada... es un placer servir a la causa de los buenos cómicos, aunque homenajeen la blanca camiseta del Eterno Rival... En cuanto al respeto que le inspiran los doctos visitantes de este su weblog, amigo Óscar, déjeme confesarle que estoy tan impresionado como usted. ¡Cuánta sapiencia! Aprovecho para expresar cuánto me alegro de tenerles por aquí y en admitir sin reservas que también estoy aprendiendo de lo lindo. Ojalá sigamos mucho tiempo.
Gracias, como siempre, por su comentario.

miércoles, julio 16, 2008  
Blogger Sr. Feliú said...

Estimado Óscar:
No conocí personalmente a su abuelo, no. Y bien que lo siento.
No obstante, el trabajo que realizan tanto usted en su sitio web como el burgomaestre en este blog -o lo que sea- me parecen imprescindibles para acercarnos a su trabajo.
Un montón de películas españolas cuentan con su presencia y uno tampoco lo abarca todo: ars longa, vita brevis.
Sin embargo, quisiera recordar a modo de ejemplo, su intervención en esa joya bizarra que es "Se vende un tranvía", un mediometraje producido por los estudios Moro con intención de colocárselo como piloto a la incipiente TVE, en torno a 1958. Se trata de la primera colaboración acreditada de Rafael Azcona y Berlanga, antes de "Plácido".
El argumento según sigue: Un grupo de pícaros urde una estratagema para vender a un paleto receloso un tranvía de los que hacía la línea por los bulevares de Cuatro Caminos.
En el reparto, imprescindibles, López Vázquez, el guionsita, torero y bohemio, Pedro Beltrán, los bisoños Luis Ciges y María Jesús´-léase Chus- Lampreave, la desopilante María Luisa Ponte disfrazada de monjita miope o un José María Tasso, con su sempiterno flequillo, empeñado en improvisar parte de su papel de botones.
Cuando el timo está a punto de consumarse, el paleto aparece con un paisano (sí, su abuelo, una vez más boina en ristre), que no quiere perder la oportunidad de tener un tranvía propio.
Una joya poco vista -se proyectó en la I Mostra de Valencia y se pasa ocasionalmente en el castizo Doré- en la que Goyo Lebrero se trata de tú a tú con la crema de la crema.
Su seguro servidor, Sr. Feliú

jueves, julio 17, 2008  
Blogger oscar said...

Mil gracias señor Feliú. No sabía que la Filmoteca Española proyectara en el cine Doré. Según he visto en el mes de septiembre hacen homenaje al western hispano-italiano y a Joaquín Romero Marchent, algo sacaré de eso.
Saludos
Oscar.

jueves, julio 17, 2008  
Anonymous Anónimo said...

¿Real Madrid post- The Special One?, Paso, "piperío empalagoso".......¿del gusto de luis herrero tejedor?

sábado, febrero 16, 2013  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home