Lady Filstrup (3ª época)

Dedicado a la música ligera, actores españoles y tebeos de Bruguera (porque sí, porque rima).

Mi foto
Nombre:
Lugar: El Escorial, Madrid, Spain

lunes, noviembre 03, 2008

Galería: Manuel Galiana, el Sabio

Manuel Galiana Martínez (Madrid, 9 de marzo de 1941), premio Nacional de Teatro del año 1998, fue, junto a Emilio Gutiérrez Caba y, posiblemente, Nicolás Dueñas, uno de los actores jóvenes más habituales y celebrados de los que frecuentaron los espacios dramáticos de TVE en su época dorada (segunda mitad de los años sesenta y primera de los setenta). Su personalidad, nerviosa, exasperada, con sus dosis de rebeldía y de dignidad herida, heredera de la inquieta naturaleza de los “jóvenes airados” del “Free cinema”, otorgaba a los papeles que interpretaba el reconocible aliento de lo vivo. Sus interpretaciones, generosas hasta la extenuación, ofrecían al público el vigoroso espectáculo del joven que busca su lugar en un mundo hostil valiéndose para ello de muy escasas fuerzas pero de mucha determinación.

Felizmente en activo en la actualidad, gozando del favor del público casi a diario en la muy discutible (por no decir lamentable) pero popularísima serie “Escenas de matrimonio”, Manuel Galiana cuenta con un apasionante pasado a sus espaldas que incluye cine, teatro y televisión, el medio que más popularizó su imagen. Precisamente, del periodo en que su efigie asomaba asiduamente a la pequeña pantalla de los españoles es la imagen que acompaña estas líneas, la portada de la revista TELE RADIO número 639, de fecha 23 de marzo de 1970. Por aquel entonces, Manuel Galiana, que había dado los primeros pasos en la interpretación guiado por Antonio Ayora en el Aula de Teatro del madrileño Instituto de San Isidro, ya había obtenido el Premio Extraordinario de Interpretación en la Escuela Oficial de Cine, y ya había acumulado experiencia en compañías de los Teatros Nacionales. Así había actuado con la compañía del Teatro María Guerrero estrenando “Cerca de las estrellas”, del entonces novel Ricardo López Aranda, un 5 de mayo de 1961, en un montaje dirigido por José Luis Alonso en el que compartía escenario con compañeros de su joven generación, que luego alcanzarían notoriedad pública a través de la televisión, tales como las guapas Ana María Vidal, Enriqueta Carballeira, o Lola Cardona. La obra conoció una versión cinematográfica que, estrenada en 1963, dirigió César Fernández Ardavín con un reparto lleno de actores jóvenes en los que no se incluía ninguno de los que la estrenaron en escena. Volviendo a 1961, el 5 de julio de ese año, en el Teatro Español, Manuel Galiana representó, integrando la compañía “Teatro del Arte”, “Cui-Ping-Sing”, de Agustín de Foxà, bajo la dirección de Cecilio de Valcárcel, contando con compañeros tan reconocidos como Luis Peña, Ricardo Merino, José Orjas o Marisa de Leza, entre otros. Un lustro más tarde, encontramos a Manuel Galiana integrado en la compañía de los teatros nacionales denominada “Teatro de juventudes de la sección femenina Los Títeres”, grupo que, con dirección de Ángel Fernández Montesinos, estrena el 20 de noviembre de 1966, en el escenario del María Guerrero, una nueva obra de Ricardo López Aranda (escrita en colaboración con el director), “El cocherito Leré”. En el elenco actoral de este montaje de teatro infantil destacan los nombres de actores que alcanzarían gran popularidad, tales como Nicolás Dueñas, Emilio Laguna, Mimí Muñoz, Margarita Calahorra, Carmen Martínez Sierra, Conchita Goyanes, Manuel Toscano, Paloma Pagés, Francisco Cecilio, Charo Soriano, Pedro Valentín, Emiliano Redondo, Venancio Muro y Ramón Pons. Un después, en noviembre de 1967, la misma compañía estrena en el mismo escenario “El pájaro azul”, de Maurice Maeterlinck en versión de Francisco López Aranda. A los actores citados anteriormente se sumaron José Luis Lespe, Ángela María Torres y Lola Lemos, entre otros. Ya con la compañía “Teatro Nacional de Cámara y Ensayo”, Manuel Galiana estrena en enero de 1968 la pieza de Philippe Adrien “La Baiiia”, que ya mencionamos aquí con ocasión de la entrada dedicada a Rafael Navarro.

En 1964, todavía formándose en la Escuela Oficial de Cine , Manuel Galiana se presentó a la prueba para el papel de Uriel de la obra de Alejandro Casona “La casa de los siete balcones”, obteniendo el rol del que sería su primer protagonista. Como actor profesional de teatro integró la compañía de Amelia de la Torre, estrenando “El abogado del diablo”, “Los árboles mueren de pie”, “El carrusel”, “Madre Coraje”, “A electra le sienta bien el luto”, entre otras.

Así, pues, cuando Manuel Galiana ocupó la portada del semanario Tele Radio, en 1970, era, a pesar de su juventud, un actor consolidado en la escena. Pero no lo era menos, en la pequeña pantalla, pues había debutado en este medio catódico ya en 1960, en el programa dirigido por Víctor Vadorrey y con guiones suyos y de los humoristas Chumy Chumez, Gonzalo Vivas y José Luis Coll, “La tortuga perezosa” y había cosechado grandes éxitos personales en sus colaboraciones a las órdenes de Chicho Ibáñez Serrador para su míticas “Historias para no dormir”, interviniendo en los episodios “El pacto” (1966), “El último reloj” y”La zarpa” (ambos de 1967). Asimismo, había protagonizado numerosos títulos del mítico “Estudio Uno”, alguno de los cuales, había interpretado igualmente sobre el escenario, tal como la decisiva para su carrera,“La casa de los siete balcones”. Pero de estos y de otros logros profesionales de Manuel Galiana nos ocuparemos en un futuro, en la entrada monográfica correspondiente al actor, próximamente, en este weblog. Hoy nos quedamos, en esta “Galería”, con la imagen de un joven Alfonso X El Sabio en la piel y la expresión de Manuel Galiana, en el programa del espacio “Novela”, que, con realización de Alfredo Castellón y guión de Carlos Muñiz (quien brindaría al actor uno de sus más impactantes éxitos en televisión, protagonizando su obra “El tintero”) acompañó a los telespectadores españoles entre el 30 de marzo y el 3 de abril de 1970. Junto a Manuel Galiana, encarnando los principales papeles, actuaban María Jesús Lara como doña Mayor Guillén de Guzmán y Gabriel Llopart como Fernando el Santo.

Etiquetas:

34 Comments:

Blogger Sr. Feliú said...

Pues para ser un aperitivo le ha quedado bastante completito. Sólo le falta el postre.
Galiana estudió efectivamente en la Escuela Oficial de Cinematografía en los años en los que los diplomados en dirección nutrieron el Nuevo Cine Español, dado que ingresó en 1958. Tiene un papel episódico en "En el río", la práctica final de José Luis Borau, y uno protagonístico -un soldado que no puede cerrar el paraguas- en la celebradada "Trotín Troteras", con la que se diplomó Mercero.
En estos repartos coincidía con otros asidudos de la Escuela: la colombiana y omnipresente Luisa Muñoz Schneider, Sergio Mendizábal, Manuel de Blas, María Elena Flores y (la más tarde guionista) Esmeralda Adam.
En cuanto a "La tortuga perezosa" es el primer intento de hacer humor contemporáneo en la televisión española. Era un programa de sketchs dirigido por Víctor Vadorrey -el Vitinowsky que llevaba la sección de crítica de cine en La Codorniz- y coescrito con un José Luis Coll pre-Tip. Coll también hacía algún papelito y compartía créditos con Galiana, Emilio Laguna, Antonio Costafreda, Manuel Torremocha y Pablo Sanz.
En “Triunfo”, núm. 40, 30 de junio de 1962 -que puede consulta en triunfodigital.com- hay un reportaje muy completo sobre el programa.
Buen día, Sr. Feliú

lunes, noviembre 03, 2008  
Anonymous troncha said...

Fantástico el artículo como no podía ser de otra manera, aprendo bastante leyéndote, sigo con entradas antiguas.

Saludos...

lunes, noviembre 03, 2008  
Blogger Los Burgomaestres said...

Muchísimas gracias, estimado sr. Felíu por completar con su comentario mi desmañado esbozo. Conste que, a pesar de todo, no renuncio a abundar en el "Tema Galiana" en un futuro, por ver de ampliar e ilustrar cuestiones apuntadas e, incluso, añadir alguna cosa más, como lo referido a sus escasas intervenciones cinematográficas.
Muchas gracias, amigo/a Troncha, por tan gentil comentario. Como ya he dicho en otras ocasiones, aquí el primer aprendiz es este burgomaestre, con lo que quiero decir que me alegra mucho que aprendas porque sé lo agradable que es. Estoy en ello tanto como puedo.

lunes, noviembre 03, 2008  
Blogger Los Burgomaestres said...

Uh... er.. . ¡Ah! (Para los amigos futboleros):
Líderes

lunes, noviembre 03, 2008  
Anonymous Anónimo said...

¡Viva-la-vida-alegre-y-divertida!
Abrazos, JuanCarlos
y hasta el sábado
javier

y ahora me voy a ver los triunfos que dice el sr. feliú

lunes, noviembre 03, 2008  
Blogger Los Burgomaestres said...

¡Ahí le has dao,amigo Javier!! Hasta el sábado. Abrazos.

lunes, noviembre 03, 2008  
Anonymous Anónimo said...

>>Líderes>> (El eufórico Burgo)

Pero su Guardiola dice que acabamos de empezar...

Yo también; también lo digo, digo.

(Ya puestos... que gane el negro, que no el bombardeador de civiles).

JC
--

martes, noviembre 04, 2008  
Anonymous Anónimo said...

Pues, independientemente del cariño
que se le tenga, creo recordar
que exageraba mucho sus recursos
en escenas de éstas de
"gran tormento interior"…
Digo Galiana, no Guardiola

MC

martes, noviembre 04, 2008  
Blogger Los Burgomaestres said...

Pues sí, maestro Cuadrado, acabámos de empezar... ¡a hacer el burro! (Barça 1 Basilea 1). Por otra parte, ya que nos invita a significarnos, que se sepa que los burgos estamos por Obama. Aunque sólo sea por el romanticismo ese de creer en el romanticismo ese de creer en el romanticismo ese de... etc
Mi amigo MC, pues claro que Galiana exageraba. Todos lo hacían en aquellos tiempos en mayor o menor medida. Era un poco el canon de la actuación de entonces. Admito que hoy resultan exagerados, demasiado impostados, con gestos excesivos y nos puede parecer que "se pasan" subrayando cada palabra de cada frase. Pero esa es la clase de actuación que despertó ese cariño del que hablas, que es el que hace que esté aquí, haciendo este blog. Quien sabe para qué...¡Vaya, ya me he puesto tontorrón!! En fin, amigo mío, que sí, que es cierto que Galiana exageraba... pero... ¡¡hay que ver, cuando lo hacía, cómo se ganaba las lentejas!! Reconozcámosle el esfuerzo, cuando menos.

martes, noviembre 04, 2008  
Anonymous Anónimo said...

Pero no, Galiana es actor. Un gran actor; a secas.

Sí, es habitual el malentenddido, el confundir la exageración con la conocida como "sobreactuación".

Se olvida, el profano, todo profano, que el actor está en su libre -y orgulloso- derecho de seleccionar el camino, la conducción por la que camina el personaje; él, junto a su director. El público no es nadie; nada. Sólo pone... un dinero.

Es habitual, ya digo.

Lamentablemente.

JC
---

miércoles, noviembre 05, 2008  
Blogger Los Burgomaestres said...

¡Ah, maestro Cuadrado! ¡Cuánto le agradezco esta lección! Uno sólo es un espectador y habrá observado que me guardo bastante de enjuiciar la labor de los actores. Me limito a señalar el efecto que su trabajo produce en mí, la impresión que me han causado y si me han emocionado o divertido. No me atrevo a valorar su técnica porque, desde luego, soy un profano en la materia. En este comentario de mi buen amigo MC quizá se vertía un juicio de valor y me he atrevido a secundarle por contestar a su comentario. Y de todos modos, creo que estamos los tres de acuerdo en que Galiana es un buen actor y que decir que resultaba, en algunos momentos, "exagerado" (o sobreactuado, en efecto esta expresión quizá se ajuste más a lo que nos referíamos)no invalida esa calificación. Y en todo caso, queda claro que se le admira, por estos lares, al bueno de Galiana. Pues no faltaba más.
En cuanto a su valoración del papel del público la encuentro muy interesante. Como parte de él, considero mi función, en relación a la labor de los artistas, de nula operatividad pero, en cambio, totalmente decisiva. No debemos mediatizar su trabajo, de acuerdo, pero, fatalmente, somos los responsables de que ese trabajo vaya a algún sitio o se quede en medio de terreno yermo. Los artistas deben ser libres para trabajar a su aire, pero el público puede dejarles sin aire para trabajar.

miércoles, noviembre 05, 2008  
Blogger Los Burgomaestres said...

¡¡Hey, qué bueno, ganó el negro!!!
ER.. a todo esto...a la Juve la van a apalizar, supongo.

miércoles, noviembre 05, 2008  
Blogger Gordito Relleno said...

Pues me temo que ha sido la Juve la que apalizó a los de Schuster, como el árbitro sueco nos apalizó a nosotros y el Basilea a su manera también les apalizó a ustedes...¡Menos mal que nos queda el mal de muchos para autoconsolarnos!

miércoles, noviembre 05, 2008  
Anonymous Anónimo said...

Lo reconozco: la paliza pudo ser mayor; no hay penalties sin pitar que valgan (aunque los hubiera).

El oprobio me rodea.

(Qué horror: ni a tomar café podré salir! ¡Que escribo en un barrio colchoneta!).

JC
--

jueves, noviembre 06, 2008  
Blogger loquemeahorro said...

Lo que siempre me ha llamado la atención de Manuel Galiana (como de Jaime Blanch) es que les llevo viendo "jóvenes" desde mi más tierna infancia.

Incluso ahora que tiene edad de jubilarse, le veo un aire juvenil.

Muy buena entrada, aunque tienes un pequeño error. Eso que dices de Escenas de Matrimonio... ¡"Eso" no existe, hombre! ¡¡¡Ha sido solo un mal sueño!!!

jueves, noviembre 06, 2008  
Blogger Los Burgomaestres said...

Vaya,amiga "loquemeahorro", sin decirlo, me corrige usted al citar al bueno de Jaime Blanch, a quien necesariamente debí citar cuando nombré a los "actores jóvenes" de aquella generación, porque era uno de los más asiduos. Sí, son jóvenes eternos, estos Galiana, Blanch, Gutiérrez Caba... y Nicolás Dueñas, uno de los que salía más (y que menor continuidad tuvo después). En cuanto a lo de "Escenas de matrimonio"... pues siento mucho contradecirle, pero el horror existe.
Amigos futboleros, no es por nada, pero lo del Basilea, con ser oprobioso, no ha supuesto ningún retroceso serio en nuestras aspiraciones. Nosotros estamos clasificados. Aunque el partido, sí, fue bastante lamentable y recordó la temporada pasada. Esa que uno querría olvidar por su bien. Lo de los colchoneros desafía toda descripción. Supera con creces lo del derby barcelonés (la entrada a Eto'o sí parecía penalty, aunque las repeticiones lo pusieran en entredicho). En el caso del Liverpool-Atlético, el disparate es incalificable. En el tiempo suplementario y sin mediar ni la sombra de una acción punible, lo del árbitro fue delictivo. Y lo del Real Madrid, amigos míos, no deja de sorprenderme. Armas tenía el equipo blanco para oponer algo al rival, pero no las usó apenas y, en cambio, dio las máximas facilidades en defensa. La salida post-partido del entrenador teutón empieza a sonar a los desvaríos del que huele a chamusquina... Veremos.

jueves, noviembre 06, 2008  
Anonymous Anónimo said...

¡Vaya tirón de orejas me he llevado!
Bueno, espero que estemos de acuerdo en que si hay alguien actualmente que realmente "sobreactúa" es Schuster…

MC

jueves, noviembre 06, 2008  
Blogger Los Burgomaestres said...

"Nos", "nos hemos llevado", Marcos...¡¡El maestro Cuadrado es terrible!! ¡Peor que los que tuvimos en el cole...!

jueves, noviembre 06, 2008  
Blogger Los Burgomaestres said...

Ah, y sí, claro! Schuster sobreactúa, claro... aunque no sé muy bien qué papel le han repartido... Cuando ganaba era el excéntrico que hacía gracia. Ahora empieza a parecer un lunático... Y si sigue por este camino, le darán el papel de "cesante".

jueves, noviembre 06, 2008  
Anonymous Anónimo said...

Curioso...

...porque yo al Schuster le veo más bien en plan José María Rodero: soy el mejor... porque el resto son infectos.

Algo así.

Lo que no me molesta, cierto es.

Todo esto es un lodazal, lo miren como lo miren. Y habrá que esperar a que se solidifique un algo el suelo; afloraran las antiguas roderas cual piedrecillas de Pulgarcito..., y retornaremos al buen sendero.

Creo.

JC
--

viernes, noviembre 07, 2008  
Blogger Gordito Relleno said...

A mí de Schuster nunca me oirán ni una palabra en contra. Nos dió una copa (recuerda Buyo donde te puso el balón). Y ahora lleva unos días que me hace disfrutar con sus hazañas. Esto de la risa va por barrios en el fútbol. Buen fin de semana a todos y a seguir tan ufanos y rollizos...

viernes, noviembre 07, 2008  
Blogger Los Burgomaestres said...

Ah, amigo Gordito! Tampoco yo olvidaré su excelente aportación en aquella final de la Copa de Europa frente al potente Steaua de Bucarest. Seguro que entonces también pensaba que era el resto del mundo el que se equivocaba con él. Muy buen finde, amigos.

viernes, noviembre 07, 2008  
Anonymous Anónimo said...

O sea: que les cae bien...

JC
--

sábado, noviembre 08, 2008  
Blogger Los Burgomaestres said...

Hablo a título particular (que es el único modo en que se hablar): Me cae bien cuando pone en su sitio a los periodistas y me hace reír cuando pone excusas peregrinas para justificar el mal juego de su equipo o las derrotas. En realidad, bien mirado, mal no me cae nunca. ¡Qué cosas! Por otra parte, fue un enorme futbolista y eso creo que no se puede discutir. Salió mal del Barça, pero creo que fue más una cuestión de desengaño, de desamor (entre Núñez y él) más que por cuestiones deportivas. Claro que la parte de artista que tienen los futbolistas se resiente, obviamente, cuando no están a gusto en sus respectivos clubes y ello repercute en su rendimiento deportivo. A todos nos pasa... ¡A ver!

sábado, noviembre 08, 2008  
Anonymous Anónimo said...

Con humildad, le digo:

aunque ejerza como deportista..., en su fuero interno... Bernd es un artista.

De ahí su pelea con el esquinetero.

Así veo la cosa.

JC
--

domingo, noviembre 09, 2008  
Blogger Los Burgomaestres said...

Pues releyendo lo escrito, maestro, me da la sensación de que venimos a decir lo mismo, maestro. Si Bernd tuvo que irse del Barça fue porque bajó su rendimiento debido a que su parte de artista se resentía de la pérdida de confianza en el empresario-factotum del club. Ya se vio luego que no se le había olvidado jugar al fútbol. Siempre son difíciles las relaciones entre el poder económico y el arte. A no ser que este último se limite a poner la mano, en cuyo caso, el arte se desvanece y entra el funcionario o el mercader. Respetables ambos, pero otra cosa son...

domingo, noviembre 09, 2008  
Blogger oscar said...

Se parecían hasta en el físico todos esos "jovenes". La verdad es que no sabía mucho del señor Galiana, espero que pronto hagas la entrada. Muy bueno amigo Burgo. Maestro Cuadrado, veo que ha tenido que lidiar esta semana pasada con colchoneros y culés. Efectivamente, carecemos de efectivos técnicos, pero como recogieron las cámaras de C+ de la boca de Salgado al término del partido contra el Málaga" hemos ganado con huevos, con huevos ". Pues eso digo yo, este año carecemos de mucha calidad, pues a echar el resto o lo que dice Salgado.

Saludos a todos.
P.D Maestro Cuadrado, confíe en el PIPITA hombre, el sólo el 14-12-08 nos va a dar un alegrón.

lunes, noviembre 10, 2008  
Anonymous Anónimo said...

Que yo no desconfío, jospa.

Que sólo dije -digo, diré- que como él hay más de un puñado de "ángeles chiquitos" de pantalón cortito "con un solo tirador" en las callecitas de Leonardo Favio.

Puñados divinos, eso sí.

JC
--

lunes, noviembre 10, 2008  
Blogger Los Burgomaestres said...

Las fuerzas están parejas. Que gane el mejor.

lunes, noviembre 10, 2008  
Blogger Gordito Relleno said...

Sobre Schuster coincido con sus opiniones. Tiene más de artista que de deportista, y además sólo un artista puede lucir la elástica de Barsa, Madrid y Atleti y dejar buen recuerdo en las tres casas, así que a pesar de entrenar al eterno rival siempre tendrá mis respetos.

Y vaya marcha que lleva el Barsa goleando por medias docenas, felicidades de nuevo al burgomaestre y también felicidades a los merengones que ya no se quejarán de los del pito...aunque no les auguro grandes cosas en la Champions: me da que este año nos vamos a ir los dos de la manita en la misma ronda.

lunes, noviembre 10, 2008  
Blogger Los Burgomaestres said...

De acuerdo en todo, amigo Gordito... Bueno, lo de la Champions... hay que jugarlo. Todo es posible.

lunes, noviembre 10, 2008  
Anonymous Anónimo said...

>>>ya no se quejarán de los del pito...>>>

Yo, desde que no está Guruceta (aquel genio que reculaba como nadie...), siempre me quejaré de los del pito.

Soy así: como el escorpión con el sapito; que no lo puedo evitar, vaya.

JC
--

martes, noviembre 11, 2008  
Anonymous Anónimo said...

la casa de los siete balcones.....¿su obra preferida?

lunes, junio 04, 2012  
Anonymous Anónimo said...

pep guardiola......¿pegó la espantada?

lunes, junio 04, 2012  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home