Lady Filstrup (3ª época)

Dedicado a la música ligera, actores españoles y tebeos de Bruguera (porque sí, porque rima).

Mi foto
Nombre:
Lugar: El Escorial, Madrid, Spain

martes, enero 17, 2006

El Gordito Relleno, por Vázquez


El joven Vázquez sigue guiñándoles el ojo a sus maestros. Si desde su Mister Lucky le envió un cordial saludo al gran Cifré, en esta ocasión Vázquez agarra a su personaje Heliodoro y le hace compartir el protagonismo de su página con el mismísimo Gordito Relleno en la historieta “A Heliodoro se le ve la antena”, publicada en la contracubierta de un Álbum Infantil Pulgarcito, y de este modo Vázquez le rinde un magnífico tributo a su otro gran maestro, Peñarroya.
Al Gordito, Peña lo esbozó en la historieta “Calixto trabaja” y se imaginó un Gordito cínico y estraperlista enriquecido (por eso estaba gordo cuando todo el mundo estaba flaco), pero al final decidió no plasmarlo en tales condiciones, o se lo impidieron, y entonces le salió un tipo inocentón con ese punto de mala leche que tienen los ingenuos cuando se dan cuenta de que lo son. Bajo estas líneas le tenemos haciendo polvo la radio de su vecino de arriba, tras haber creído que éste era un criminal irredento (ah, esta historieta del Gordito Relleno y la radio fue publicada en el mismo número de Pulgarcito en que apareció la citada aventura de Heliodoro, el Gordito y la antena de radio). Claro, más tarde, al Gordito se le pondrá la nariz a rayas y la chaqueta a cuadros, y su candidez se hará absoluta, y a partir de entonces nos imaginamos el corazón del Gordito Relleno como una manzana caramelizada o como un algodón de azúcar.

El caso es que en la plancha de Vázquez se ve que el joven dibujante ha entendido a las mil maravillas el mecanismo del Gordito Relleno, y por eso lo mete precisamente en una historieta de Heliodoro (descendiente por derecho y línea recta de Heliodoro Hipotenuso).
Heliodoro es el tipo que a partir de un pequeño objeto (una aguja, una copa de cazalla, un pitillo, una antena para la radio…) acaba inmerso en una catástrofe, y en esta ocasión arrastra consigo al pobre Gordito Relleno en su catástrofe. Y el Gordito, en todo esto, está muy en su papel, pues es el pobre inocentón, ya se ha dicho, que siempre termina arrastrado hacia el más grande de los desastres por su insensata tendencia a fiarse de las personas.

2 Comments:

Anonymous gordito relleno said...

Curiosa la evolución de Gordito. Yo sabía que Peñarroya le dibujó al principio compartiendo historieta con Don Berrinche equilibrando un poco la maldad del personaje. También he leido que a Peñarroya se le identificaba más con el carácter de Gordito. En todo caso Vázquez pone al personaje en unas situaciones que nunca hubiera puesto su creador. ¿Seguro que es Gordito Relleno o será un tocayo de apellido Malandrín?

miércoles, enero 18, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Sí por supuesto, amigo GR, aunque también el Gordito con arranques de agresividad existe ocasionalmente en Peña. En este mismo post está metiéndole un hachazo a la radio de un vecino, y no es un caso del todo excepcional. Lo razonable aquí, opino, es pensar que la deferencia de Vázquez hacia Peñarroya consistió en lluevar inivtado al Gordito a una historieta suya para convertirle en cazador muy en contra de lo que estaba acostumbarado el pobre, que siempre acababa apaleado o chasqueado (y encima, para más detallazo por parte del discípulo, sobre uno de sus personajes). Bueno, ya sabes especulaciones de lector...

miércoles, enero 18, 2006  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home