Lady Filstrup (3ª época)

Dedicado a la música ligera, actores españoles y tebeos de Bruguera (porque sí, porque rima).

Mi foto
Nombre:
Lugar: El Escorial, Madrid, Spain

martes, enero 31, 2006

Leovigilda se troncha


Vaya, en un comentario a propósito de la capacidad o la predisposición para la extravagancia en Ibáñez, nuestro amigo Migsoto, nos ha recordado (citamos textuales por comodones) que «"al partirse de risa", a Filemón o Mortadelo se les ve la bisagra que les une las dos mitades del cuerpo».
A nosotros, que, como ya decimos, somos muy de Vázquez, en seguida se nos ha ido la cabeza a esta viñeta de Las Hermanas Gilda, publicada en el Pulgarcito núm. 1.520, núm reg. 2, año XL (parece una camiseta) con fecha del 20 de junio de 1960.
Por seguir vitoreando y ensalzando a nuestro apreciado dibujante, se nos ha ocurrido asimismo que lo que en Ibáñez es extravagancia en Vázquez es audacia. (La verdad es que a veces unos servidores nos ponemos que parecemos un blog de toros, con lo de los aficionados de Ordóñez por una parte...).

15 Comments:

Anonymous Neochema García Churumbel said...

Geniales las hermanas Gilda !!!
Genial Vázquez !!!
Como en la discoteca, les hago maestros Burgomaestres una petición, para cuando ustedes puedan, me gustaría una entrada de la familia Churumbel.
Es que tién musha tela, tol día afanando y con animales, aviones reactores y ovillos de lana gigantes a cuestas.

Un saludo.

martes, enero 31, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Amigo Neochema, tus deseos son órdenes. Ah, pero ten en cuenta que si en algo nos parecemos estos dos burgomaestres a la familia Churumbel, es en su afición al trabajo. Bueno, y gracias por tu visita y tu comentario.

martes, enero 31, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Recojo también el guante (que, distraídamente había usted dejado caer, amigo neochema) y, lejos de guardármelo para empeñarlo (como haría un miembro del clan Churumbel) se lo devuelvo y propongo una comparativa entre la familia Churumbel y la familia Gambérrez (por liar más la cosa, más que nada...)Y gracias, como siempre recuerda hacer mi compañero y yo groseramente olvido muchas veces, por el comentario.

martes, enero 31, 2006  
Blogger Gordito Relleno said...

Hombre, no creo yo que llegue la sangre al río entre ibañistas o vazquistas. Parece claro que por cuestión cronológica Vázquez influyó en Ibáñez, pero que también este último desarrolló su genio hasta límites de producción sorprendentes, lo cual tiene grandísimo mérito.

A mí me encanta la producción de Vázquez en Bruguera, por más que el autor renegase de ella.Y también disfruto mucho con el Ibáñez de la primera época, hasta el 75 o así...Luego reconozco su mérito para mantenerse en el mercado, aunque sus historietas con apariciones de personajes reales no acaban de engancharme.

miércoles, febrero 01, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Hombre, se sabe que vazquistas, ibañistas y ecuánimes o neutrales estamos totalmente de acuerdo en lo que dices, que es también lo que viene diciéndose y escribiéndose en los monográficos, pero si el debate sirve para ir colocando viñetas ¡¡¡a disfrutarlo!!!

miércoles, febrero 01, 2006  
Anonymous Chespirot said...

En mi opinión, la carrera de Ibáñez hubiera sido mucho más digna y se hubiera cerrado con un broche de oro si la hubiera concluido en 1985, cuando se fue de Bruguera. No creo que las influencias le quiten mérito, es algo consustancial a todo artista, lo que menos me gusta de su carrera son los derroteros que tomó tras el cierre de nuestro amado (y tétrico) gigante editorial.

jueves, febrero 02, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Sí, amigo Chespirot, el Ibáñez secuestrado por Mortadelo Y Filemón tiene un poco de cantante melódico grabando una y otra vez variaciones sobre su éxito de hace un porrón de añor, y tiene otro poco de actor de Hollywood atrapado por el personaje que le dio fama, y tiene otro poco de gallina de huevos de oro en manos de editores que piensan como directivos de compañías petroleras, y tiene otro poco de Uderzo secuestrado sin sber en qué mundo vive... Uf, tiene tanto Ibáñez... Ah, amigo Chespirot, retomando lo dicho en anteriores comentarios, ya sabe que le esperamos de todo corazón.

jueves, febrero 02, 2006  
Anonymous Jesús Cuadrado said...

Supongo que estaría de acuerdo en aquesto:

>>>
el mal asunto explota cuando se establece la lucha por el raquítico mercado de álbumes (monografías); ya saben, la idea aquella, hacia 1971, de las aventuras largas; quiero decir que la infección de las prisas, el bacilo de la suplantación negrera, la bacteria del bochorno del tampón firmante, el amarraco de galeote al duro banco (en este caso, nada turquesa la galera), todo ello llegó por la presión de la industria. La industria, el padre insaciable y saturnal: su voracidad, engulló al vasallo, acabó con la creatividad de Ibáñez, un gran fabulador, un más que excelente narrador que se bautizó con las mismas sales (o parejas o parecidas, pero siempre ejemplares) que las de algún genio del Benelux. La epidemia, decía, de lo de encuadernar aventuras, ya con protector cartoné (Alegres Historietas; Ases del Humor) ya con barata, pero oportuna y eficiente rústica (Olé), aceleró el desastre: la idea era potable, salvadora, agradecida, en fin, como todo, si no se abusa; pues ahí estaban (próximos), por ejemplo y al acabar los cuarenta, aquellos leves apuntes (deliciosos, suge-rentes, estéticos), aquellos antecesores de la propia familia (Magos del Lápiz; Magos de la Risa), incluso, alguno ajeno y paralelo (Humor de Bolsillo). A menor escala, de acuerdo, pero monografías (álbumes) al fin.
>>>

sábado, febrero 11, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Completamente de acuerdo. Pero la industria no lo fue todo, o no lo fue solo, sino la gente de la industria. En el Benelux y limítrofes, tamíén habñia industria.

sábado, febrero 11, 2006  
Anonymous Jesús Cuadrado said...

No me parece que Franquin cobrara la miseria que pagaba Bruguera.

Que es a lo que iba.
--

martes, febrero 14, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Ahí lleva ud. razón, Jesús. Pero bueno, había quien, para dar abasto, firmba tal y equipo, y así no malbarataba su firma. Por otro lado, respecto a las tarifas de miseria de Bruguera, me gustaría poder cotejarlas con el salario de los manobras y de los empleados de la época. Es una curiosidad que siempre he tenido, saber con cierto rigor cómo se ganaba la vida un dibujante o un escritor de novelas de quiosco en comparación con el nivel de vida, claro.

martes, febrero 14, 2006  
Anonymous Jesús Cuadrado said...

Ledesma dijo que estaban bien pagadas... en la relatividad del esfuerzo (120 folios).

De las novelas hablo.

Pero de las historietas....

Coll me comentó que esa su estética tan alabada (por mí, el primero) de la multiviñeta escópica venía condicionada porque a tanto se la pagaban: más viñetas por página, más plata. (Hay una historieta, que yo recuerde, que desborda el asunto: ¡¡¡ 34 viñetas !!!).

Y que no se había ido a Bruguera (tuvo ofertas) porque allí la viñeta estaba peor pagada).

Y que, por las mismas y razonables razones razonadas, sus historietas eran mudas: menos trabajo.
--

miércoles, febrero 15, 2006  
Anonymous Jesús Cuadrado said...

Además..., si ustedes recuerdan, el mismo Coll (y Giner) volvieron a lo de ser "paletas" por eso: se pagaba más.
--

miércoles, febrero 15, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Claro, lo de volver a la plomada dice mucho... En fin.

miércoles, febrero 15, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Ah, muchas gracias por tu explicación, y por tu implicación, Jesús.

miércoles, febrero 15, 2006  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home