Lady Filstrup (3ª época)

Dedicado a la música ligera, actores españoles y tebeos de Bruguera (porque sí, porque rima).

Mi foto
Nombre:
Lugar: El Escorial, Madrid, Spain

jueves, marzo 26, 2009

Manuel Alexandre “Magno”

Quizá se trate del actor vivo, de todos los de su estirpe (la de los llamados “secundarios”), que goza de mayor reconocimiento público. Manuel Alejandre Abarca (Madrid, 11 de noviembre de 1917), ha recibido hoy, 26 de marzo de 2009, de manos del presidente del gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio. Y sin duda se trata de un gran honor para nuestro presidente, al fin y al cabo uno más de los que van engrosando la lista de mandatarios del país que el longevo actor ha visto pasar, mientras él continuaba, inasequible al desaliento, ejecutando su gracia, la gracia de interpretar, con brillantez, el papel del español cercano, cómico en su humilde grandeza y trágico en su corajuda insignificancia.

Muchos son los méritos contraídos por Manuel Alexandre a lo largo de su trayectoria profesional. El cine español de los últimos cincuenta años difícilmente podría explicarse ni entenderse sin su concurso. Hombre profundamente vitalista, cabe en su caso emplear sin tapujos el tópico de “amigo de sus amigos” pues es la amistad, que le unió a verdaderos genios como (el más cercano y el primero, desde su lejana juventud, en la clase de interpretación de Carmen Seco) Fernando Fernán-Gómez, y los menos próximos José María Forqué, Luis García Berlanga o Juan Antonio Bardem, un valor intrínseco a su personalidad pública. El papel de “amigo” que Manuel Alexandre frecuentó en la ficción, lo hace suyo en la vida real. Y no es ese baldón nimio sino muy principal, al alcance de muy pocos. Y más en una profesión como la suya en la que el alimento del ego deja sin provisión a la solidaridad entre compañeros, con harta frecuencia.

Por supuesto que recordar a Manuel Alexandre en “Calabuch”(1956), “Plácido” (1961), “Calle mayor”(1956), “Vivan los novios”(1970),“La venganza” (1958), “Sólo para hombres”(1960), “Mayores con reparos”(1966), “La vida por delante” (1958), “Atraco a las tres” (1962), o “091, policía al habla” (1960) (por citar sólo un puñado y de sus directores más habituales: Berlanga, Fernán-Gómez, Bardem o Forqué) es recordar algunos de los mejores (ya por hilarantes, ya por patéticos pero siempre excelsos) momentos de la Historia del Cine Español, pero a la hora de considerar la grandeza del actor debemos, además, constatar que ha rodado más de ciento cincuenta films, llegando a alcanzar la categoría de protagonista a una edad en la que otros trabajadores llevarían veinte años jubilados.

Debemos considerarnos afortunados por poder rendirle honores a gente como Manuel. Con el debido respeto: ¡Enhorabuena, amigo!

Etiquetas:

56 Comments:

Blogger Sr. Feliú said...

En esta semana que llevaban dedicada a los réquiems me ha dado usted, amabale Burgomaestre, un susto de aúpa.
Más tranqulo, comprobado que se trata de rendir honores públicos al bueno de don Manuel, me apresuro a destacar algunos de mis momentos favoritos de su carrera:
-una carambola de lujo que se marca en "Calle Mayor",
-el modo de subirse al motocarro con la pata chula en "Plácido",
-su voz solista cuando se destaca en el coro de deseos de "Atraco a las tres" pidiendo un billetero de cocodrilo "con un billete de mil pesetaaas",
-esa misma voz, perdiéndose en la lejanía a bordo de un escapotable, ante la chatez de la vida que les queda por delante a Fernán-Gómez y Analía Gadé: "Pareja de valientes. Vedlos ahí, siempre andando, desdeñando la mecánica. Vosotros sí que habéis sabido dónde está la felicidad. En cambio yo... Ya véis. Olvidando mi soltería por las salas de fiestas, dudando entre Purita y Amalia y con el hígado hecho polvo por el güisqui",
-brazos en cruz, junto al tren que pasa, en una de las imágenes más potentes que ha dado el cine español, parte de "Los jueves, milagro".
Para terminar, permítanme ustedes que haga un autorrecorto y pego de mi particular homenaje a don Manuel (al modo ramoniano):
"Para el tipo patético de la tragedia grotesca Alexandre sabe poner como nadie la mirada tierna de perrillo zalamero.
En cambio, cuando tiene dinero gasta Alexandre una pajarita que es como una hélice aeronáutica. Desde la altura a la que le eleva su pajarita, los personajes que interpreta sobrevuelan por encima de otros compañeros de reparto con más papel. El secreto de su longevidad profesional está, seguro, en la limpieza del aire que allí arriba se respira.
En estos momentos la humanidad de Manuel Alexandre pide a gritos que le llamemos Manolo. En el reino de los Manolos metidos a actores de reparto, Morán es el rey, pero Alexandre será siempre el príncipe tremolante".
Larga vida a todos, don Feliciano Feliú

viernes, marzo 27, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Como diría el maestro don Jesús, admirado señor Felíu: "Refrendo". Coincidencia plena en relación a los "momentos Alexandre". Por otra parte, ya habrá adivinado que la entradita era pura urgencia y (si no lo ha adivinado también, se lo digo yo) su esperado comentario (con el maravilloso "recortaypega")le ha dado sentido y empaque. Muchísimas gracias, como siempre.
PD: no sé si me atreveré a dedicarle una entrada de las monográficas al gran Manolo...

viernes, marzo 27, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Excelente y magnífico actor en
toda la extensión.
Conocido y gran actor de reparto, también destacó en papeles de protagonista como ¿Y tú quien eres?.
Hace unos días me sorprendió en la pequeña pantalla en su papel de Incautos.
Un saludo.
Angel.

viernes, marzo 27, 2009  
Anonymous Lasaga said...

Enorme. Y al igual que Sr. Feliú... destaco la frase: con un billete de mil peseeetaaas

viernes, marzo 27, 2009  
Blogger filomeno2006 said...

Veo cierta ligazón entre la "campechanía" de Alexandre y la que tenían Antonio Garisa y Javier Basilio (añorado reportero de TVE, y, luego de Telecinco)

viernes, marzo 27, 2009  
Blogger raflan said...

¡Qué gran actor! Y la de veces que ha tenido que ver que escribían mal su nombre. Por cierto, que yo recordaba que tenía un libro sobre él que editó el Festival de Cine de Valladolid (no sé si mitad dedicado a él y mitad a ese otro gran genio que fue Rafael Alonso) y no lo encuentro por mi casa. Alguien me puede confirmar que existe tal volumen y pongo mi morada patas arriba hasta que aparezca.
Gracias.

viernes, marzo 27, 2009  
Blogger Lagape said...

A ver qué opina usted del trailer de un cortometraje en el que ya nos habría gustado tener a un secundario como Manolito, al que adoro.

http://lasaga.wordpress.com/2009/03/16/trailer-de-maridos-de-sangre/

viernes, marzo 27, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Hola Raflan,
Efectívamente existe un libro dedicado a Manuel Alexandre y
Rafael Alonso.

Un saludo.
Angel.

viernes, marzo 27, 2009  
Anonymous Anónimo said...

No uno; son dos:

“Manuel Alexandre, actor” (“Notas para una biografía”)
José Luis Hernández Marcos
Ayuntamiento de Málaga
Málaga, 1991


“Manuel Alexandre / Rafael Alonso”
Juan Tébar
XXXIX Semana Internacional de Cine de Valladolid / Sociedad General de Autores de España
Valladolid, 1994

JC
--

viernes, marzo 27, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Sí, verdaderamente, la tremulosa voz de Alexandre tiene algo que la deja impresa en la memoria del espectador como muy pocas otras ...(Isbert, Fernán-Gómez, Rafael Durán...) En la misma escena de "Atraco a las tres", poco después de lo del billetero, ya más lanzado, pide una finca "con torooooos". En "Total", de José Luis Cuerda, cuando lo están ahorcando, vive un momento de agónica hilaridad, gritando, medio sofocado: "¡Que me ahogo, cabrones!". En "Mayores con reparos", en uno de los episodios (creo que el segundo), hay un momento de humor loco en el que simula discutir con Analía Gadé y repite, como un efecto de cinta sin- fin los reproches típicos de las reyertas conyugales, enganchándose, como un disco rayado en "¡tu madre, tu madre, tu madre...!" Sin duda, un fenómeno de la actuación y además, muy afortunado por haber estado presente en las películas más conmúnmente aceptadas como las mejores del mejor cine español.
El libro reseñado por el maestro don Jesús, el del Festival de Valladolid, es, precisamente, la procedencia de la foto que, escaneada, ilustra esta entradilla. El otro, por desgracia, no lo tengo. Pero al tener conocimiento de él, gracias a la intervención del maestro, nos ponemos sobre su pista.
Gracias, amigos raflan, lasaga,lagape, Ángel, filomeno2006 y maestro don Jesús, por vuestros comentarios. Se nota que don Manuel es alguien muy querido, y bien está que quede de manifiesto, sí señor.

viernes, marzo 27, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Yo tampoco conocía el libro del Ayuntamiento de Málaga. Sí el de Tébar, donde don Manuel habla largo sobre su afición al billar, de su amistad con Fernán-Gómez desde su época de aprendices de actores durante la Guerra (in)Civil y de otras naderías profesionales.
En cuanto a Manolo Morán, alguna vez me he preguntado si es que en algún momento de su vida no sería charlatán, por la gran cantidad de veces que ha recitado la cantinela de los profesionales de la venta con reclamo.
Cualquiera de los dos tiene tajo, aunque yo disfruto acaso más los nombres oscuros con los que nos sorprende cada tanto. No obstante, siempre está bien, recordar a quienes merecen el recuerdo.
Suyo de ustedes, Manolo Feliú

viernes, marzo 27, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Manolo Morán, es bien cierto, tiene alma de charlatán. En muchas películas, discursea en el mismo tono que emplean los charlatanes para vender sus mercancías. Sus largos parlamentos en "El camino de Babel" (como magnate chiflado), o en "El diablo toca la flauta" (de insigne prócer), amén del inevitable rol de representante artístico de "Bienvenido Mr. Marshall", independientemente de las distintas profesiones y personalidades de los papeles, él les daba el mismo tono. Embauca al espectador con su labia. En otras ocasiones, como cuando imita el acento vasco en "El emigrado" o su intervención (que he visto recientemente por causa de la entrada que estoy preparando sobre José Tordesilals) en "Séptima página", en las cuales se sale de su entonación habitual, resulta mucho menos convincente. Por otro lado, le vi no hace mucho tiempo en una foto de combatiente en la guerra civil, del bando franquista, aparecía la imagen en el libro dedicado a José Luis Sáenz de Heredia que firmaban Vizcaíno Casas y Ángel A. Jordán. No sé si tendrá esto alguna relación con su facilidad de palabra. Palabra que no lo sé.
Y sí, estimado y admirado señor Felíu, uno se propone hablar más bien de los actores de los que la gente ha olvidado (o nunca ha llegado a saber) su nombre. De los que conoce todo el mundo, ya se ocupan los profesionales, que tienen que vender libros. Pero bueno, para los consagrados y famosos están las entraditas cortas, tipo "galería". Seguro que a Manolo Morán le dedicaré alguna el día menos pensado.
Agradecidísimo, como siempre, El burgo Manolón (conductor de camión).

viernes, marzo 27, 2009  
Blogger raflan said...

Hola!!!

Gracias por la info. Pues aprovecharé el finde para buscar mi copia del libro compartido con Rafael Alonso. Yo también desconocía el del Ayuntamiento de Málaga. Miraré por algunos sitios a ver si tienen copias o cruzaré los dedos para que ese tesoro de librería que tenemos en Valencia (París-Valencia se llama) encuentre algún stock y lo ponga tirado de precio.
Por cierto, que hoy en el diario Público (creo que está disponible online) entrevistan al Maestro Alexandre y cuenta el secreto de su particular tono de voz y que no le gusta nada El Verdugo, entre otras lindezas.

viernes, marzo 27, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Estimado Burgomaestre:
Al parecer Morán formó parte de la primera hornada del Teatro de Falange que montó don Luis Escobar en las postrimerías de la contienda. Cuando Edgar Neville fue contratado en Italia para dirigir la adaptación de su relato "Frente de Madrid", tiró de esta cantera de la que también surgieron Carlos Muñoz y Blanca de Silos.
Capítulos oscuros, en fin, que tienen más que ver con las circunstancias políticas que con el oficio -tampoco tenemos porqué hablar de arte- de la interpretación.
Don Luis Feliú, Marqués de los Ojos del Guadiana

sábado, marzo 28, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Estimado Burgomaestre:
Al parecer Morán formó parte de la primera hornada del Teatro de Falange que montó don Luis Escobar en las postrimerías de la contienda. Cuando Edgar Neville fue contratado en Italia para dirigir la adaptación de su relato "Frente de Madrid", tiró de esta cantera de la que también surgieron Carlos Muñoz y Blanca de Silos.
Capítulos oscuros, en fin, que tienen más que ver con las circunstancias políticas que con el oficio -tampoco tenemos porqué hablar de arte- de la interpretación.
Don Luis Feliú, Marqués de los Ojos del Guadiana

sábado, marzo 28, 2009  
Anonymous Javier said...

Cuántos homenajes se merece Alexandre. Uno diario, por lo menos. A la lista de momentos Alexandre que se ha propuesto en este tu mangnífico blog, JuanCarlos, me gustaría añadir este, que encima no recuerdo del todo, a pesar de tenerlo presente de esta manera dudosa durante más de veinte. Es Manuel Alexandre en «Calle Mayor», hecho un salvaje, pergándole patadas a un armatoste (¿una gramola?). Esas patadas nos la puedo olvidar. Más aún cuando ya me había hecho otro Alexandre posterior, más humorista y estoico.
Abrazos y saludos a los dos JC's (ambos amigos y magistrales), y admirado Feliú y admirada compañía. Ah, si lee esto el amigo Choko, le recomiendo encarecidamente el siguiente enlace
http://www.raffaelederitis.blogspot.com/
aunque quizá ya lo tenga controlado.
¡Buen finde!

sábado, marzo 28, 2009  
Anonymous Javier said...

más de viente... años.
quise decir. disculpas.

sábado, marzo 28, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Sus recuerdos, don Javier, son fieles a la realidad. Los miembros del "Guasa Club" apócrifo terminan la noche provinciana de vinazo y paseata en una casa de mala nota. La pianola se atasca y Alexandre, patético como sólo él sabe, se lía a coces con ella al grito de "¡De mí no se burla nadie! ¡Nadie!". Y es como un rugido bestial contra la frustración del día tras día, un alarido atávico que, efectivamente, se clava en la memoria. ¿O será en nuestra conciencia?
Sr. F.

sábado, marzo 28, 2009  
Anonymous Javier said...

Tiene razón, Sr. Feliú, en ambas. Fíjese que además esa escena se me mezcla con «Malas calles». Y no es por darle pisto a Bardem, que merece otro tipo de pisto, sino que es la escena en sí.

¿Qué tal el fiestorro JuanCarlos?

domingo, marzo 29, 2009  
Anonymous Anónimo said...

>>>Se nota que don Manuel es alguien muy querido>>> (El Burgo respetuoso con su mayores).

En mi caso... no es muy querido.

Es idolatría.

JC
--

domingo, marzo 29, 2009  
Anonymous Javier said...

Y aún así uno parece que se quede corto, don Jesús. Por cierto ¿sabe M.A. tiene tertulia en el Gijón? Eso leí una vez.

domingo, marzo 29, 2009  
Blogger Gordito Relleno said...

A mí siempre me ha encantado este actor. Verle repetir papel, brocha en mano, en "París-Tombuctú" cuarenta años después de rodar "Calabuch" es uno de los mejores "recuerdos-guiños" que tengo de este gran actor y de mi admirado Berlanga.

domingo, marzo 29, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

El fiestorro, amigos míos, al que se refiere Javier (el burgo literato), em ha tenido semi-comatoso y es que uno (o mejor dicho, su hígado), ya no resiste el menor envite. Por eso he estado hasta ahora aletargado. Bien, sí, el momento de "Calle Mayor" al que se refiere Javier y que el señor Felíu ha refrendado como sublime y emocionante, este burguete lo requeterefrenda entusiasmado. En lo relativo a Manolo Morán, tomo cumplida nota de lo expuesto por el master Felíu, que amplía la información de que disponía, procedente del libro, siempre citado, de Carlos Aguilar y Jaume Genover y aún lo que se incluye en su entrada en el diccionario de la Academia de Cine. Tengo pendientes de lectura las memorias de Luis Escobar. ¿Le dedicará unas líneas al amigo Manolo? Debería, digo yo.
Lo de la tertulia del Café Gijón, amigo Javier, el maestro Cuadrado tendrá noticias más frescas que las mías, que datan de 1994. Entonces se celebraba sábados y domingos, y según el propio Manuel Alexandre, se hallaba ya "en decadencia". Duraba menos y se echaba de menos a mucha gente. Me figuro que quince años después, las situación no habrá mejorado. En alguna entrevista reciente, preguntado por el tema, me suena que el actor se pronunciaba en este sentido. Pero así y todo, algo debe quedar, casi con toda seguridad.
Gracias a todos por vuestra excelsa compañía.

domingo, marzo 29, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

¡¡Amigo Gordito!! Estábamos escribiendo a la vez y no le he visto llegar!! Que me aspen si ayer mismo no me acordaba de usted, echándole de menos. Celebro tenerle aquí de visita y que se una al modesto homenaje al maestro Alexandre. Un abrazo.

domingo, marzo 29, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Escobar-Morán. pág. 119.
Así, al vuelo, no encuentro más y como no tiene índice...
El archivero Feliú

domingo, marzo 29, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Escobar-Morán. pág. 119.
Así, al vuelo, no encuentro más y como no tiene índice...
El archivero Feliú

domingo, marzo 29, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Escobar-Morán. pág. 119.
Así, al vuelo, no encuentro más y como no tiene índice...
El archivero Feliú

domingo, marzo 29, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Esto se ha vuelto loco.
¡Socorroooo!

domingo, marzo 29, 2009  
Anonymous troncha said...

Increible Aleixandre, como bien comentas uno de los mejores secundarios que ha existido en la historia del cine español, cuanto tienen otros que aprender de él. Y ese particular tono de voz a la hora de hablar que le hacen único.

Saludos...

lunes, marzo 30, 2009  
Anonymous Anónimo said...

¿sabe M.A. tiene tertulia en el Gijón? (El Burgo que escribe con dulzura de sus mayores)

Creo que ya no. Creo que desde que murió Alfonso González (el cerillero, que tuvo, luego, su placa).

Puede que me equivoque..., pero yo diría que la última vez que se "reunieron" los sobrevivientes -de forma "accidental"- fue en el Teatro Español, ante los restos de Fernán-Gómez.

Yo estuve allá.

(Aún no me recuperé).

JC
--

lunes, marzo 30, 2009  
Anonymous Javier said...

Y ya que sale el tema, querido maestro Don Jesús, es cierto que el cerillero del Gijón ¿fue mitológico, sección libertaria?

lunes, marzo 30, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Disculpe, admirado señor Felíu, que haya tardado tanto en contestar. No es que no encontrara la página 119 (que sí), es que he estado más disperso de lo normal, las últimas horas.
Muchas gracias, amigo Troncha, por su amable comentario y por sumarse a este modestísimo reconocimiento a la figura del gran Alexandre.
Amigo Javier, con tu permiso, espero contigo el comentario del maestro Cuadrado (del mítico cerillero hay referencias en el citado libro de Tebar) y coincido con él en que la pérdida de Fernán Gomez es de aquellas que... lo dejan a uno ahí.

martes, marzo 31, 2009  
Blogger Joaquín Aldeguer said...

Gracias, es uno de mis actores predilectos de todos los tiempos... por cierto, ¿alguien sabe por qué motivo se le dobló en Calabuch? (Al igual que a Pepe Isbert en los Dinamiteros o a Antonio Ozores en Los Ladrones Somos Gente Honrada y otros casos similares que aún no recuerdo)... un saludo!

martes, marzo 31, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Un contrato de rodaje no implica que, en caso de "necesidad" de doblaje lo tenga que hacer el actor que encarnó el papel primigenio.

Y, para ahorrar costes, las salas de dobaleje encargan los "takes· a los actores de la plantilla "oficial".

(Por la misma razón que un único doblador puede duplicar, triplicar, cuadruplicar... sus pariciones en pequeños papeles. Por ejemplo, el excelente Miguel Zúñiga desde Madrid; ex alumno, por cierto, y a mucha honra, con perdón).

JC
--

martes, marzo 31, 2009  
Anonymous Anónimo said...

>>>¿fue mitológico, sección libertaria?>>> (El Burgo respetuoso...)

Don Afonso González Pintor, que yo sepa, era hijo de un anarco de la FAI, sí, y nacido en la provincia de Palencia (je je je... como los buenos. Aunque yo era más del "Oliver"...).

En "El País" (aquel que fue gran periodico), aunque de oídas (como tantas veces, ay), el escoba Juan Cruz le dedicó un obituario.

El crítico escénico Marc Ordóñez le incluyó en su "Ronda del Gijón" (Aguilar, 2007).

Lo que de él comentan, de que prestaba tabaco a los despistados parece que es verdad: uno de mis mejores amigos le dejaba a deber, de noche a noche, los "Kaiser" o "Record" y así.

Según se entraba a la derecha, ahí estaba con su guardapolvo y eso.

(Me suena que, ya como pululante ya con cameo, estaba en "La Colmena", del Camus).

Aquí tienen su rostro (que no es gran cosa, vale, lo admito):

http://www.elpais.com/fotogalerias/deldiaXL.html?foto=31&d_date=20060205&ed=diario

JC
--

martes, marzo 31, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Estimado don Joaquín:
En el caso de Isbert en Los dinamiteros fue por una intervención quirúrgica. Hablo de memoria, pero creo que el doblador fue Pepe Alfayate.
En otros casos ocurría esto porque en los años cincuenta y sesenta casi no se hacían películas con sonido directo. Se doblaba sistemáticamente, incluso las películas españolas, que ahorraban repeticiones por causa del sonido. Berlanga ha seguido manteniendo esa política después.
En el caso de las coproducciones permitía un rodaje sin más complicaciones y luego realizar tantas versiones como conviniera. Por último, como bien dice don Jesús, podía deberse a la falta de disponibilidad del actor en el momento del doblaje o la brevedad de su intervención, que a juicio de la productora no justificaba la convocatoria. Una de estas dos cosas sucedería con Alexandre en Calabuch y con López Vázquez en Los jueves milagro.
Los casos más sangrantes son aquellos en que se escamoteaba la voz del intérprete por considerarla poco adecuada, como le ocurrio a Emma Penella durante el primer tramo de su carrera.
Para lo que guste mandar, Sr. feliú

martes, marzo 31, 2009  
Anonymous Javier said...

La foto del diario es muy bonita, querido don Jesús. Muchas gracias. Creo que el libro del Gijón del crítico y novelista Marcos Ordóñez iba a ser inicialmente, precisamente, un libro sobre este cerillero, pero se murió muy al poco de iniciarse los primeros trabajos de preparación. Si el obituario es de San Juan de la Cruz, me lo leo encantado, pero me da que por fechas (por siglos) no va a ser el mismo, así que me lo leeré armado de valor (por lo menos).

martes, marzo 31, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Ustedes dispensarán, mis queridos amigos, que me presente tan tarde a este foro, pero son ustedes tan fabulosos que mi presencia en él es meramente testimonial. ¡Cuanto aprendo!De verdad, muchas gracias por honrar este rincón cibernáutico con sus visitas.
Amigo Joaquín Aldeguer, gracias por su comentario. Ya ve que los contertulios son verdaderas autoridades en la materia, y de una amabilidad exquisita. Lo mejor de este weblog, con diferencia.

miércoles, abril 01, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Pues ni sabía que el Ordóñez se pensara hacer todo un libro sobre el señor cerillero...

(Me quedo de una pieza).

Encajaría, más bien, en una monografía sobre tipos de la cultura popular... trashumante y de cornijal (El Pipo, que cambiaba cromos a los niñitos en el parque madrileño El Retiro; el Mago Félix, autor de novelitas de a duro y personaje con mucha retranca; el Sr. Porras, marionetista y creador de Pirulo, también autor de oesteadas bajo el seudónimo Frank Payne y que fue papá del vidente mediático y amante, o algo, de Tamara, la hija de aquella mamá Seisdedos con el ladrillo en el bolso...).

O sea: materia para una segunda edición del maravilloso tema de Sisa "Qualsevol nit pot sortir el Sol".

---

Al nuevo, es decir al sr. Aldeguer le tengo "fichado" (je je je) en la ampliación atlántica como autor en las cabeceras "De Libros" y "Público", y en la monografía colectiva "El honor universal en El Quijote" (2005).

O sea, un honor de tinta.

(Al menos, para mí).

JC
--

miércoles, abril 01, 2009  
Blogger Joaquín Aldeguer said...

Ante todo muchas gracias al señor Feliu y a J.C. por la ayuda prestada y las aclaraciones. Soy consumidor de cine español, especialmente de las décadas de los 30 a los 60 (luego llegó el color y empezó a fastidiarse un poco todo, como no sé si más gente coincidirá conmigo que se notó al bajar el nivel -no mucho- en el caso del cine de Berlanga).

Intuía que el tema del doblaje era principalmente por lo pequeño de los papeles, aunque el caso de los dinamiteros lo ignoraba y me indigaba un poco escuchar a un señor que sí, que se parece, de acuerdo, pero sin duda no es Pepe Isbert. También conocía el caso de Emma Penella aunque no lo tenía en mente...

Por cierto JC, no te ubico o quizá es que no nos conocemos pero sin duda has visitado mi blog... o conoces parte de mi trabajo, esperemos que algún día se aclare el misterio...y seguiré atento a los nuevos posts pese a que llevaba mucho tiempo alejado de la blogosfera esta.

Un abrazo a todos!

miércoles, abril 01, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Hola, amigo Joaquín. Dejaré que el maestro don Jesús se presente a sí mismo, por lo que sólo me detendré a considerar tu comentario a propósito de el fatídico paso del blanco y negro al color. Es algo, amigo Joaquín, en lo que este burgomaestre ha pensado más de una vez y debo decirte que coincido casi plenamente contigo, sólo que opino que la cuestión del color es sólo un síntoma y no el problema en sí. En términos generales (y hay tantas excepciones como se quiera), la filmografía de los grandes maestros del cine experimenta un retroceso muy claro con la imposición del uso del color. No sólo los cineastas españoles, sucede lo mismo con los más universales. En ocasiones, las caídas son prácticamente libres. Y no es sólo cuestión de que los genios entren en decadencia con el paso de los años (que también), es que incluso directores que, como mínimo siempre han exhibido eso que se llama "oficio", parecen perderlo cuando sus películas se filman en color. Quiero suponer que se trata más bien de un problema de que cambian los medios de producción. Eso es especialmente notorio en el cine norteamericano, con la desaparición del sistema de producción de los estudios. Aquí, en España, en otro nivel, claro, debió suceder algo semejante. El caso es que, no solo en el caso de Berlanga, también para Bardem, Sáenz de Heredia, o Forqué, vale esta consideración. Rafael Gil, al que, desde sus mismos comienzos, es obligado reconocerle un buen pulso narrativo, incomprensiblemente pareció olvidar cómo se dirigía una película en cuanto se impresionó la película "en colorines".
PD: nombres tan ciclópeos como los de Billy Wilder, Frank Capra, Otto Preminger, Federico Fellini, Akira Kurosawa o el mismísimo John Ford, para quien esto escribe, también cuentan sus mejores títulos entre los rodados en blanco y negro. Será cosa de la época, de los usos, de la "manera de hacer"... Será.
Gracias por estar por aquí. Le invito a visitar entradas anteriores. Más que nada porque me está costando horrores subir nuevas.

jueves, abril 02, 2009  
Blogger Joaquín Aldeguer said...

Queridos Burgomaestres,

al darme un dato empiezo a sospechar que quizá tras J.C. se encuentre el nombre de Jesús Cuadrado (que sea él quien desvele el misterio, sí) que no sabía que me conocía, aunque he de decir que cierta vez coincidimos en Alicante en una charla que dio sobre cómic acompañado del dibujante Sento Llobell... pero desde entonces no hemos vuelto a coincidir ni en persona ni de otra manera (lo que es una lástima, aunque sólo yo sea el culpable de este desencuentro, me temo).

Sí, claramente no es que las propiedades del color sean las de conseguir que el cine descienda en su calidad, aunque así fue. Ahora que lo mencionas sí que fue algo a escala mundial, y que incluso me atrevería a decir (aunque a muchos les parecerá una majadería, y seguramente lo sea) que fue un cambio más radical que el paso del cine mudo al sonoro, cuya evolución supuso la caída de algunos actores que no supieron adaptarse a este nuevo medio... (ahora me vendrá una lluvia de comentarios con forma y densidad tales que parecerán guijarros).

Veré y comentaré entradas antiguas (especialmente de actores/rices que conozca)... aunque hay muchos secundarios perdidos por la vida que me haría ilusión que estuvieran algún día... (bueno, y a un amigo que conocéis bien por aquí... Choko... o Yordi o como queráis llamarlo que él responde más o menos igual por cualquier nombre).

Un abrazo y no sé si he cerrado este comentario un poco apresuradamente o esa sensación me da...

jueves, abril 02, 2009  
Anonymous Javier said...

El Mago Félix es coleccionista, además, y trató mucho a Guillermo López Hipkiss.
La verdad es que libro que usted dibuja, Don Jesús, sería de aúpa.

jueves, abril 02, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Me recuerda esto, don Joaquín, a un señor en la edad provecta que en una confernacia sobre el cine alemán contemporáneo -contemporáneo a uno que tiene la edad de herr Harald Reinl- procalmó que el cine había muerto con "Aleluya", de King Vidor.
El color fue un problema y tuvo Festival propio en Barcelona durante algunos años.
Minelli, Visconti, Tati o Sirk dieron lo mejor de sí mismos en color. En España, la decadencia de personal de algunos directores coincide con cambios radicales en las estructuras de producción y la generación formada a la sombra de directores de fotografía como Burmann o Palhe, o incluso los de la generación intermedia de Berenguer o Aguayo. No obstante, "El espíritu de la colmena" o "Furtivos" no se entenderían sin el trabajo con el color trabajo en de Luis Cuadrado.
Otro día hablamos, si guistan, de la trasición al sonoro, que no todo es tan sencillo como lo pintan en los manuales.
A sus pies, don Colóreo Feliú

jueves, abril 02, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

"Confernacia", "procalmó"...
Disculpen ustedes la ininteligibilidad de mi anterior comentario pero yo creo que aquí, en el sanatorio, están probando la nueva medicación conmigo. Entre los efectos secundarios están las alucinaciones y esta dislexia galopante.
Hace un rato, en mi delirio he visto a mi tío Jacinto en el Rastro, en blanco y negro riguroso, y se me ha ocurrido que a lo mejor venía de los aguafuertes de Solana y que ahí sí que había una concurrencia entre las percepciones propias y el imaginario común.
Luego he visto al pintor Eduardo Vicente, en los últimos planos de “Tarde de toros”, y he recordado sus ilustraciones para la edición de Taurus de la novela de Andras Laszlo, y he caído en la cuenta de que seguramente Vajda y Enrique Guerner sabían lo que se hacían tanto en blanco y negro como en color.
Algunos ponen en duda que haya sueños cromáticos. A mí la medicación me mantiene en una vigilia permanente, así que no puedo decirles. Shhh… Viene sor Ivonne con la inyección.
El disléxico Feliú

jueves, abril 02, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Por supuesto, estimado señor Felíu, que el uso del color en el cine no solo no es ningún problema sino que hay directores que han sabido extraer de su sabio empleo los mejores recursos expresivos posibles. Mientras repasaba mentalmente los casos que se ajustaban a lo expuesto por el amigo Joaquín, pensaba también en Minnelli y Douglas Sirk. Tampoco Fritz Lang o Jean Renoir hicieron ninguna fruslería cuando se pasaron al color. Terence Fisher inundó la pantalla con colores extraordinarios y si Howard Hawks fue grande filmando "La fiera de mi niña" o "Sólo los ángeles tiene alas", no lo fue menos rodando "Río Bravo", "El Dorado" o "Su deporte favorito". En fin, que sí que se puede llegar a parecer que existe una coincidencia entre la irrupción del color y la decadencia de algunos cineastas, lo que no deja de resultar chocante. Al mismo tiempo, es indudable que el color en sí mismo puede y debe ser un recurso más para el creador de imágenes y que cineastas hay que lo supieron aprovechar fenomenalmente.
PD: me encanta "confernacia". "Procalmo" tampoco está nada mal, y además se le adivina un posible significado.
PD2: lo de la transición del mudo al sonoro, amigo Joaquín, seguro que nos reportará una nueva clase magistral de maestro Felíu. Por mi parte, me atrevo a decir únicamente que la espero con impaciencia. Como espectador debo reconocer humildemente que los años me han hecho perezoso y que me cuesta ver películas mudas porque me exigen mayor concentración. Es así. Será triste o lo que sea, pero uno no da para más. Sin duda, las complicaciones técnicas que conllevaron las cámaras del sonoro hicieron retroceder un tanto, en un primer momento, algunas mecánicas narrativas que había alcanzado el cine silente, pero aquel retroceso inicial creo que se superó más que razonablemente en pocos años.

jueves, abril 02, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Sí, claro, Joaquín -y otros, si acaso-, el JC soy yo (Jesús Cuadrado).

Ya expliqué acá (o lo que sea) que no sé hacer la acreditación informática...

(Que, aparte de torpe, soy, ay, mayor. Y como que no me entra en la cabeza, de un día para otro, lo poco que aprendo; o me enseñan, sí).

Y no, no había visto su web (ya miraré): es que me dedico a esto de historiar viñetas. (Una torpeza, como otra cualquiera; lo admito).

JC
--

sábado, abril 04, 2009  
Anonymous Anónimo said...

En la mi humilde opinión... creo que Luis Cuadrado, aunque partió -com limpieza- de Cotard, tenía clavado en el inconsciente las cosas de Heinrich Gärtner (al quien acá rebautizaron Pepe, digo Enrique Guerner...).

Él y otros, claro. Casi nunca se delimita con precisión, pero creo que la aparición de él y de Ladislao Vajda en nuestra industria cambiaron -aunque no lo reconocieran- a más de una mente creadora.

(Más tarde... volció a ocurrir con Yvonne Blake y tal).

JCuadrado
---

domingo, abril 05, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Precisamente anoche estuve viendo "Tarde de toros", por el Tordesillas, que hace del ex-matador Rondeño y, bueno, ahí estaba la dirección de Vajda y la fotografía de Guerner... Pues nada, uno que no siente el menor aprecio por la fiesta nacional (pero ni pizca), se quedó boquiabierto con la película. Ya la había visto, sí, hace tiempo, pero anoche la gocé.
Yvonne Blake es, para este burgomaestre, un nuevo descubrimiento que le debo, maestro don Jesús. Lo que aprendo, y nunca se lo agradeceré bastante.

lunes, abril 06, 2009  
Anonymous Anónimo said...

No diga usted eso.

Uno llega al asunto, el que sea, cuando llega.

Yo llegué antes, pero porque soy más viejo; tan sólo por eso, compa.

Mire, un exemple: cuando Cuadrado, don Luis, digo (el gran jugador de cartas, que no el tullido de "ésta o lo que sea"), le pidió las muselinas a la señora de la casa de "Pippermint Frappé" para suavizar el rayamen de más de un aparato (con perdón)... yo me pasaba las horas guardando gasas de farmacia para la cosa de veladura (que no levadura). Se me ocurrió por mi cuenta... y resulta que el tema del difusor ya existía desde ¡¡¡mucho tiempo atrás!!!.

La vida misma; es decir: la vida en un haz... de luz.

JCuadrado
---

lunes, abril 06, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Para esto de las gasas, don Jesús, debería de haber hecho usted el meritoriaje con Saritísima en "Tuset Street".
Sr. F.

lunes, abril 06, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Bueno, verá, esto... es que la señora que alquila pisos, como que no me va: cuando la Gran Huelga me miraba raro...

JCuadrado

PS.
Creo que lo de ella cuando la peli ésa... fueron medias; que es lo que había a mano.

Lo aprendió en los rodajes de "su" Anthony; allá, en el bendito Hollywood de todos.
--

martes, abril 07, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Pero, maestro, uno, desde la lejanía se atrevería a decir que la Maria Antonia mira raro a todo el mundo, ¿no? Quiero decir... lo de la naturalidad, la Manchega Universal no parece haberlo tenido nunca. Ni en su casa. Por otro lado, esto de las medias difuminantes sí que lo debió aprender en Hollywood, sí.... aunque allí no le hiciera ninguna falta, que conste.

martes, abril 07, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Ya, pero a mí me miraba como si ella fuera... la Duquesa Spencer y yo un homeless o no sé.

JCuadrado

PS
A mí, bien es cierto, y acá lo digo, es un ser que me avergoña a lo largo de la Historia. Iría bien para ministra de Cultura; puestos ya a hacer el tonto...

miércoles, abril 08, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Siendo Pepiño ministro, nada es descartable... ni siquiera la inefable, inmodesta e inmemorial "Saritísima".

jueves, abril 09, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Que San Alguien proteja a este país: a sus niños, a sus pintamonas, a sus cómicos.

JC
--

viernes, abril 10, 2009  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home