Lady Filstrup (3ª época)

Dedicado a la música ligera, actores españoles y tebeos de Bruguera (porque sí, porque rima).

Mi foto
Nombre:
Lugar: El Escorial, Madrid, Spain

martes, febrero 10, 2009

Galería: La sonrisa de Juana Ginzo

Algo en su sonrisa apenas esbozada y levemente burlona nos indica que se halla en posesión de un secreto que prefiere no revelarnos. Quizá se trate de la clave con la que es capaz de tocar la nota exacta que desencadena el caudal de sentimientos que el oyente tiene presos en su interior. Quizá sea su causa que conoce el autentico material del que están hechos los sueños de los radio-oyentes. Quizá se trate simplemente de la sonrisa que aflora al rostro de los que convivimos con la certeza de ser feos y la esperanza de ser, por compensación, inteligentes. Sea como fuere, esta imagen triunfante de Juana Ginzo desde la portada de la revista Ondas quiere este burgomaestre que sirva de homenaje a la actriz y de reconocimiento a su trayectoria profesional en los años dorados de la radiodifusión española.

Este weblog (o lo que sea), dedicado a los actores españoles, podría ser identificado erróneamente como un weblog (o lo que sea) dedicado a los actores del cine español. Y su pretensión (bien osada) es otra, porque no quiere limitarse al Séptimo Arte. Sirva como prueba de ello esta modesta entrada destinada a reflejar algo del destello de una de las figuras señeras de la dramaturgia radiofónica, la gran Juana Ginzo, que si bien ha intervenido en una docena de películas, lo ha hecho casi siempre en papeles de breve extensión que no obtuvieron, en ningún caso, ni la difusión ni el relieve que su trabajo en las ondas llegó a alcanzar.

Juana Ginzo nació en Madrid en 1922. Hija de madre anarquista y de padre socialista, el impacto de la Guerra Civil en su adolescencia y primera juventud tuvo que fortalecerla (muy a pesar suyo). Los terribles años de escasez de la posguerra la llevan a curtirse en trabajos modestos, de supervivencia, hasta que en 1946 ingresa, a través de su participación en el programa concurso “Tu carrera es la radio”, creación del americano Robert Kieve, en el cuadro de actores de Radio Madrid. Por la misma puerta de entrada, el concurso de Kieve, entrarían otras ilustrísimas luminarias del medio, tales como los imprescindibles Luisa Alberca y Guillermo Sautier Casaseca, Pedro Pablo Ayuso o Vicente Marco.

La seguridad y el dominio con que los que la joven Juana Ginzo utiliza su cristalina y algo nasal voz, desde su mismo ingreso en la plantilla de Radio Madrid, no pasan inadvertidos a Antonio Calderón, el director de los espacios dramáticos de la emisora, quien había creado en 1942 el programa “El teatro del aire” y dirigía una compañía estable de actores (que incluía a Teófilo Martínez como narrador y como actores con papel, a Fernando Dicenta, Maribel Alonso, Miguel Martín y Carmen Arenas, entre otros) que a sus órdenes escenificaban, a través de la magia de las ondas, obras teatrales de Shakespeare, Ibsen, Zorrilla, Calderon o Pirandelo, amén de alguna adaptación memorable de novelas, como la del “Quijote”. Calderón la elige para protagonizar muchos dramas radiofónicos en “Teatro del aire”, programa que prolongaría su existencia hasta 1973. En esas tres décadas, Juana Ginzo mantendrá una constante y destacada presencia que forjará el temple de su leyenda. Así, por ejemplo, será la Nora de “Casa de muñecas”, de Ibsen, y la Raimunda de “La Malquerida”, drama benaventiano que estrenó sobre el escenario del Teatro Princesa de Madrid, en 1913, nada menos que María Guerrero y asímismo, también debida a la pluma del Nóbel Benavente, interpretaría a Dominica, la protagonista de “Señora Ama”, comedia también de ambiente rural que se había estrenado en 1908, en el mismo local, con Carmen Cobeña asumiendo ese rol.

Pero si bien las interpretaciones de Juana Ginzo se prodigaron sobre materiales tan reputados como el que produjeron los autores anteriormente citados, lo cierto es (y ella es bien consciente de ello, a pesar de que considere “deleznable” el género) que si su nombre es un mito en la historia de la radiodifusión española se debe, fundamentalmente, a sus interpretaciones para los seriales, descollando, de entre todas ellas, la que hizo de Rosa, la protagonista del drama por entregas debido al ingenio de Guillermo Sautier Casaseca, “Ama Rosa”. La historia de Rosa, madre soltera que entrega su hijo a una familia que acaba de perder el suyo en el momento del parto, en cuya casa entra a servir para estar cerca de su vástago, con la promesa de no dar nunca a conocer su identidad, conmovió a la audiencia y cosechó un éxito arrasador que propició el traslado de la misma ficción a la escena teatral y al cine (medio en el que Imperio Argentina tomó el rol que había forjado Juana Ginzo, dirigida por Leon Klimovsky). En su versión original radiofónica, que empezó a emitirse en 1959, el papel del hijo de la protagonista lo representó el valenciano Doroteo Martí (cuyo rol heredó para el cine Germán Cobos), traído expresamente de Argentina, su país de adopción.

Magnificado por la resonancia mítica que le prestaba la magia de la radio, el nombre de Juana Ginzo (al lado de los igualmente míticos de Matilde Conesa, Matilde Vilariño, Pedro Pablo Ayuso o el narrador, Julio Varela) ha quedado indisolublemente unido a los más populares seriales de la época dorada del medio, escritos y dirigidos por Guillermo Sautier Casaseca (en ocasiones, en colaboración con Luisa Alberca). Así, además de la sufridísima y abnegadísima protagonista de “Ama Rosa”, Juana Ginzo tuvo también papeles decisivos en otros folletines de la Cadena Ser, tales como “El derecho de los hijos”, “Lo que no muere”, “Un arrabal junto al cielo” o “La segunda esposa”. El éxito de los seriales fue de tal magnitud que los actores cuya trayectoria profesional se había iniciado en la radio, como Juana Ginzo, pasaron a desplegar su actividad en los escenarios teatrales representando las obras de Sautier Casaseca adaptadas al nuevo medio, y también de otros autores de guiones radiofónicos, como la exitosa “Estampas y sainetes”, de Antonio Calderón y Eduardo Vázquez.

De tono más ligero al habitual fue su trabajo en el serial de aventuras “Diego Valor”, emitido en 1953, y en el programa original de Vicente Marco, al servicio del cómico argentino Pepe Iglesias el Zorro, “Margarita Campeonato 1960”, que se estrenó el 14 de septiembre de 1959, y que comentaba en clave cómica las incidencias del campeonato de Liga de fútbol mediante una leve trama argumental en la que la Margarita del título recibía cada jornada a sus pretendientes, los cuales representaban a cada uno de los equipos participantes en el campeonato. El desfile de personajes lo componían, entre otros, “Don Merengue” (Ramiro Muñoz), “Don Barça” (Fernando Gamero), “Don Colchoneta”, “Don León de San Mamés”, “Don Ché”, “Don Giraldo”, el árbitro “Don Silbato” (Manolo Bermúdez) y así, hasta totalizar los 16 aspirantes al título y a las gracias de Margarita. También apoyada en el humorismo, por su vertiente más costumbrista será la serie con la que Juana Ginzo pondrá fin a su carrera en la radio, “La saga de los Porretas”, encargo tardío de Antonio Calderón al especialista en el género, Eduardo Vázquez, en la cual interpretará el papel de Candelaria hasta su jubilación, momento en el que será sustituida en el desempeño de ese rol por su compañera en tantos repartos, desde sus comienzos en “Tu carrera es la radio”, la también enorme Matilde Conesa.

Antes de poder posar, con justo orgullo, para la portada de “Ondas” con el premio del mismo nombre en ristre, Juana Ginzo (acreditada, por lo regular, como Juanita Ginzo) había realizado lo que podríamos calificar de “incursiones” en el medio cinematográfico. Breves apariciones, a veces apenas entrevistas, en una serie de películas rodadas todas en el lapso de tiempo de un lustro, poco más o menos, de duración. Así, trabajó a las órdenes de Luis Lucia en sus dos películas estrenadas consecutivamente, primero en “La hermana San Sulpicio” (1952) y, seguidamente en “Aeropuerto”, como una uniformada y algo estrambótica operadora de unas líneas aéreas paraguayas a quien, mientras trataba de atender a otro cliente (Manuel Arbó), abordaba una atosigante Julia Caba Alba, acompañada de su sometido marido Juan Vázquez, los cuales habían ganado un premio consistente en un viaje al Paraguay en un concurso de frases publicitarias. Entre una y otra, rodó una episódica colaboración para el director Ladislao Vajda en su versión libre de “Doña Francisquita”, en el papel de amiga de la protagonista, a quien daba vida la rubia argentina Mirtha Legrand, tomándose una horchata con ella en un velador, oteando a los “pollos” Armando Calvo y Antonio Casal. Su siguiente intervención en una película la hallamos en “Novio a la vista”, el film “nevilliano” de Luis García Berlanga estrenado en 1954, y tiene algo más de extensión y gracia. Juanita Ginzo incorpora en ella el papel de Clotilde Peláez tontísima y cursi veraneante que pasa las vacaciones en Lindamar, con su madre y su hermana Genoveva, a la que pretende un obsequioso Juanito Renovales (José Luis López Vázquez). Además de acompañar al piano al postinero Federico Villanueva (José María Rodero) en sus pinitos canoros zarzueleros, Clotilde se dedica a devolver desde la playa los “saludos” de los bañistas que están ahogándose. Por último, cierran esta etapa de actuaciones cinematográficas de Juana Ginzo dos entrañables títulos firmados por Pedro L. Ramírez para Aspa Films, siendo el primero “Los ladrones somos gente honrada”(1956), en el que aparece como criadita a la que “El Castelar” (José Luis Ozores) le aligera, al descuido, el bolso, al comienzo y al final del film, mientras “El tío del Gabán” (Pepe Isbert) recita su sensacional discurso comercial como charlatán en El Rastro: “...tortuga africana cazada por mí en las selvas del Orinoco (...) ...cualquiera de los presentes, sea joven, persona o militar, podrá comprobar que a veces las bestias superan a los humanos”. El segundo título es “El tigre de Chamberí”(1958), donde Juana Ginzo personificaba a una vecina “coladita” por el buenazo del protagonista, el “boxeador espontáneo” Miguel Orégano, nuevamente el gran José Luis Ozores.

En aquella noche de triunfo personal, del 14 de noviembre de 1957, que hoy recordamos, a Juana Ginzo la acompañaron en el reparto de Premios Anuales de la Radio y la Televisión (los actuales Ondas) correspondiente al año 1957, ilustres figuras, hoy míticas, como Laura Valenzuela, que conseguía con su buen hacer que por primera vez, un premio Ondas fuera a manos de una locutora de televisión, marcando así el inicio de la era catódica. El premio al mejor actor lo recogió el excelente doblador (muy citado en este weblog) Juan Manuel Soriano, de Radio Nacional de España en Barcelona, mientras que en la categoría de mejor locutor el premiado fue Ángel de Echenique, que desempeñaba su labor en Radio Intercontinental de Madrid. Otros nombres, hoy menos recordados, son los de los premiados en las restantes categorías: Juan Monje, Armand Blanch, Enrique Mariñas, Enrique Franco y Conchita Orts.

La Muestra: Como ejemplo del hacer radiofónico de nuestra protagonista de hoy sirva el minúsculo fragmento adjunto del serial "El derecho de los hijos", original de Guillermo Sautier Casaseca, en el que podemos oír a Juana Ginzo interpretando, en su papel de Amparo, un parlamento que se diría ironiza sobre su asumida condición (con la que este burgomaestre no está en absoluto de acuerdo) de mujer fea. Le da la réplica en el papel de Elisa su colega de tantas radionovelas, la también excelente Matilde Conesa, inconfundible voz de Bette Davis.


NOTA: nuestra protagonista de hoy, desafiando los achaques de la edad, ha entregado tres libros a la imprenta, satisfaciendo una vocación tardía de escritora y una propensión natural hija de su inteligencia, todos ellos publicados por “Ediciones Temas de Hoy S.A.”: “La pasión de vivir con un montón de años” (2000), “Parejas. El amor y otras libertades” (2002) y “Mis días de radio: la España de los cincuenta a través de las ondas” (2004), escritos, los dos últimos, en colaboración con Luis Rodríguez Olivares. Al año siguiente de la publicación de este último título le fue otorgada, con todo merecimiento, la Medalla de Oro al Mérito en el trabajo.

Etiquetas:

45 Comments:

Blogger filomeno2006 said...

Actriz radiofónica y cinematográfica a la vez : María Salerno (Simplemente María)

miércoles, febrero 11, 2009  
Blogger filomeno2006 said...

Ginzo de Limia, pueblo orensano proveedor de patatas a la Real Casa de la Poderosa Albion

miércoles, febrero 11, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Una mujer sexy, aunque así no pareciera.

Amí, sí; mucho.

(Sería lo mismo que se pensó Rodríguez Olivares, un valiente contra los ingenuos esbirros del Coronel Tejero).

PS.
Buena entrada, Burgo; por algo será.

JC
--

miércoles, febrero 11, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

-¡De las Peláez! ¡Ha sido por culpa de las Peláez! -se excusaban los estrategas de playa en "Novio a la vista". Y las Peláez, escoltadas por Juanito Renovales, se indignaban.
Juana Ginzo hizo casi siempre de "ingenua" y Berlanga supo explotar esta característica hasta la caricatura, vale decir, la estilización extrema.
En la mima línea, con un matiz más excéntrico, estaría la Maria Elena Flores de los primeros sesenta.
Sólo en "Aeropuerto" parece -no la tengo reciente- que escape del tipo. Me recuerda en la fotografía a otra "fea" ilustre, comedianta procedente de la radio, la italiana Franca Valeri.
"Lo que nunca muere" fue protagonizada en la pantalla por Conrado San Martín para su propia productora: Laurus Films.
Estupendo perfil, señor Burgomaestre.
(Y, sin que sirva de precdente, se puede leer del tirón)
Atte., don Amo Roso Feliú

miércoles, febrero 11, 2009  
Blogger filomeno2006 said...

Conrado Sanmartín, cotizado galán abulense

miércoles, febrero 11, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Gracias, amigo Filomeno, por sus comentarios. Le esperaba especialmente en esta entrada dado que Ginzo es un apellido netamente gallego. Concretamente, de Orense y de Lugo.
Maestro don Jesús, estoy (una vez más) completamente de acuerdo con usted. A doña Juana Ginzo la encuentro igualmente muy atractiva y, por cierto, la comparación que hace nuestro admirado señor Felíu de Juana Ginzo con María Elena Flores me hace consciente de que esta estupenda actriz también me resulta atractiva, de una manera especial.
Por otra parte, señor Felíu, permítame insistir un poco en "Novio a la vista". Por el tipo de entrada (voluntariamente de formato más breve) no quise extenderme en el comentario del film fruto del binomio Berlanga-Neville, pero es que además volverá a salir muy pronto en el weblog. Me parece una obra deliciosa, sensacional. Creo que, incluso, conecta mejor con mi gusto actual por el humor de lo que lo hacen las películas más satíricas. Un detalle curioso que atañe a la Ginzo es que se distinguen dos caracterizaciones distintas de las Peláez. En alguna secuencia ella y Conchita Fernández han sido maquilladas exagerando la fealdad del personaje, acentuando las cejas, en inoportuno contraste con la secuencia, por ejemplo, en que las dos hermanas tocan el piano a cuatro manos. Es posible que los retoques obligados por la censura perjudicaran a la continuidad del film (desde luego, se "cargaron" el personaje de Alicia Altabella y su relación con el Federico Villanueva de Rodero). También, por lo visto, convertir en ficticios los grados de los "generales" Riquelme, Pérez de León y Aguirre fue cosa de la "Madame Censura".
Y, bueno, amigos: que muchas gracias por la compañía.

miércoles, febrero 11, 2009  
Anonymous troncha said...

Curiosos los papeles de Juana Ginzo, que casualidades tiene la vida, ayer precisamente la veia en la escena que has incluido un fotograma de la obra maestra "Los ladrones comos gente honrada.

Es de ese tipo de actores y actrices con un físico excepcional que los distingue del resto.

Saludos...

jueves, febrero 12, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Bien, en el caso de Juana Ginzo cabría hablar de un físico no sólo "peculiar", con esa cualidad idónea para encarnar personajes característicos, sino también de un físico desaprovechado por el cine, ya que, es constatable que el Séptimo Arte no contó apenas con su concurso. Supongo que ella lo habrá explicado más de una vez en entrevistas y en su libro de memorias, pero el hecho es que este burgomaestre desconoce la razón de ese desencuentro con el Cine. En la opinión de quien esto escriben, sólo la miopía de los cineastas o una falta de interés por las ofertas recibidas por parte de la propia actriz podrían explicar su ausencia casi total en el cine español de los años sesenta y setenta. Es evidente, también, que el trabajo en la radio no le faltó pero, dado que el género que cultivó principalemente no le satisfacía desde un punto de vista artístico (el serial lacrimógeno)cabe pensar que, a poco que hubiera recibido ofertas sustanciosas en otros terrenos, las habría aceptado. En fin, son conjeturas. Lo que es seguro es que, si Juana Ginzo hubiera hecho una carrera distinta de la que hizo, igualmente la habría desempeñado preservando su independencia y desplegando su misma acusada inteligencia.

jueves, febrero 12, 2009  
Anonymous minukab said...

Hacía tiempo que no pasaba por aquí y aprovecho la oportunidad para comentar a los burgomaestres que esto sigue igual de interesante, o más, que en la "época Bruguera". Conseguirán ustedes que hasta un pobre ignorante como yo se interese por el cine clásico español.

Enhorabuena a los conductores del blog, o lo que sea, y a sus doctos acompañantes.

P.D. (totalmente fuera de tema): Don JC, ¿le están suplantando a usted por otros lares (cárceles, ...)?

viernes, febrero 13, 2009  
Anonymous Javier said...

Amigo JuanCarlos, ¡consigues que me enamore de todo lo que haces y de todo lo que dices! Al final me voy a enamorar de ti, pero esto ya no tendría que ponértelo tan en público. Y también consigues que me avergüence de esta manera que tan idiota que tengo de ver el cine, pues luego te leo y veo que no me he enterado de nada.
Abrazos

viernes, febrero 13, 2009  
Anonymous Anónimo said...

>>>desconoce la razón de ese desencuentro con el Cine. >>> (El Burgo ginzónico).

Con ella hablé dos, no, tres veces (yo era más joven, pero me habló. Tenía yo una novia, en el entonces, en las ondas dramáticas de la SER...).

Creo que los papeles que se le ofertaron eran idiotas.

Pero, y además, había mucha gente (en el mundo del espectáculo y/o los media) que no la tragaba. En auqel mundo de, por así decir, paniagudos -o herederos de-, ella mantenía muy alzada su bandera de lo feminista y la izquierda.

Sólo el gigante don Antonio Calderón la "entendió".

Que yo recuerde.

JC
---

viernes, febrero 13, 2009  
Anonymous Anónimo said...

No lo sé, minukab; idiotas hay en cada cornijal.

Acá, incluso (y me incluyo en la suma potencial).

JC
--

viernes, febrero 13, 2009  
Anonymous Javier said...

Por cierto, mirando la portada de la revista, no puedo quitarle el ojo a esta mujer, es que mirando me he dado cuenta de que el Ondas tiene forma de Oscar (y escribiendo veo que hasta las vocales), pero ¿alguien sabe cuándo cambió al aspecto actual de caballito alado? (no he dicho pegaso para que no se vaya a pensar alguien ahora que el oscar tiene aspecto de camión...)

viernes, febrero 13, 2009  
Blogger oscar said...

Fabuloso perfil amigo burgo.
Aunque no pueda pasarme lo que quisiera por tu weblog ( o lo que sea ) siempre que tengo un rato no dejo de leerte.
Juana Ginzo, Libertarias?,parece que su perfil se asemeja a los ideales de la película.
Saludos a todos.
Oscar.

viernes, febrero 13, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

1) Muchas gracias, amigo minukab por su amabilidad y su constancia, digna sin duda de mejor causa. Le cuento que tanto cuando les daba la tabarra como ahora, que hago lo propio con los actores, el único mérito de este burgo es poner en la tarea toda su voluntad.
2) Amigo Javier, me haces ruborizar con estos encendidos elogios. Y más, teniendo tan cerca San Valentín. Me parece que estás enamorado de Lady Filstrup lo que, tratándose de una creación tuya, no deja de ser más que comprensible. Uno, ya lo sabes bien, se limita a recopilar la información, estudiarse el tema y luego "soltarlo" de la manera más plúmbea posible... Lo bonito son los temas, los protagonistas; los cuales, desde luego, no los he descubierto yo, precisamente...
3)Constato, admirado don Jesús, que la segunda opción que planteaba era la correcta. Y sí, quizá en el texto de la entrada no quedaba suficientemente expuesta la dimensión ciclópea del señor Calderón. Hace bien en mencionarlo.
4)Amigo Óscar, siempre le agradezco sus visitas y espero y confío en poder seguir haciéndolo. La periodicidad de las entradas es muy variable, así que puede usted seguir pasándose con frecuencia aleatoria, que siempre acertará, porque siempre se le recibirá con los brazos abiertos.
5)La cuestión planteada, amigo Javier, sobre el formato de los Ondas requiere una pequeña investigación por mi parte, que realizaré en breve. Lo cierto es que en la revista "Ondas" de la que he reproducido la portada hablan, constantemente, de los "Óscars" de la radio. El diseño, desde luego, no es casual. Han cambiado el sexo de la figurita y nada más.

viernes, febrero 13, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Bueno...


... cambiaron el sexo y las intenciones... éticas.

Que en/para los Oscar votan los que están y son.

Y en los Ondas votan, muy más que a menudo, los que por allá pasaban; y que ni eran.

Creo.

JC
--

sábado, febrero 14, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Sí, sí, maestro. La comparación se refería exclusivamente al diseño del objeto en sí, del trofeo. No del premio como concepto.
Hablando de todo un poco, ¿no me dice nada de lo de "No dispares contra mí"? Le mandé un mensaje a su cuenta de correo ofreciéndole una copia de esta peli de José María Nunes, que como es dificililla, pues eso, me atrevía a ofrecérsela (aunque no se ve demasiado bien). Quizá no ha recibido el mensaje por "h" o por "b"...o por "W"...

sábado, febrero 14, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Por "W", pero ya lo encontré.

Ya le diré.

JC

PS
Lo de su Eto'o ayer no tiene nombre.
--

domingo, febrero 15, 2009  
Blogger Lagape said...

¿Esa Julia Caba Alba es familia de los Gutiérrez Caba? Es que se parece a Irene...

lunes, febrero 16, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Pues sí, maestro don Jesús, supongo que se refiere a su comportamiento tras marcar el segundo gol, totalmente inadecuado. Qué le vamos a hacer. Ya se reformará cuando juegue en el su Madrid...
Y pues sí, amigo Lagape, Julia Caba Alba era hermana de Irene Caba Alba, la madre de Irene, Julia y Emilio Gutiérrez Caba y, por tanto, tía de los tres Gutiérrez Caba. El árbol genealógico de esta familia de actores está llenito de talento por todas sus ramas. Y es frondosísimo.

martes, febrero 17, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

El árbol genealógico se remonta hasta el castellonense Pascual Alba, que mediado el siglo XIX decidió dedicarse a estos menesteres de cómico y autor. Firmó y protagonizó obras como "Los secuestradores de Andalucía" (1871) o "Dos petardistas" (1882), que reproduzco por la sonoridad de sus títulos ya que no pude asistir a los estrenos por no ser autorizados para menores.
Antonio Castro Jiménez repasa la genealogía de los Caba Alba y de otras familias dedicadas al oficio en "Sagas españolas del espectáculo" (Centro Cultural de la Villa de Madrid, 2003).
El archivero Feliú

martes, febrero 17, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Gracias, admirado señor Felíu, por mostrarnos, tan pertinentemente, las raíces del árbol. Para andarse por las ramas, ya está uno... (Cosa que hará, con mucho gusto, próximamente...). Irene Gutiérrez Caba fue, tal vez, la primera actriz que deslumbró con su arte a este indocumentado burgo, a través de la pequeña pantalla, cuando niño. El hermano de Irene,Emilio, encarnando al joven atribulado por los acontecimientos (papel en el que se turnaba con Manuel Galiana o con Jaime Blanch), se convirtió en una especie de modelo con el que era fácil identificarse, también en los primeros años de la vida de espectador de este burgo. Luego, un poco más a través de las películas que de la televisión, Julia también se ganó un puesto relevante en las preferencias del imberbe burguito. Con los años, descubrió que aquella señora tan divertida, Julia Caba Alba, que salía en todas las películas que tenían gracia del cine español, era tía de los tres hermanos actores. Y la última en ser "descubierta" por este atolondrado burgo, fue Irene Caba Alba, la madre de las tres luminarias antes citadas. ¡Y vaya si se aprecia la calidad del linaje, la grandeza de la estirpe!! Una familia extraordinaria, sin ningún género de dudas.

martes, febrero 17, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Creo recordar (aunque no sé si viene a cuento...) que, cuando las asambleas actorales -en la gran huelga. ¡¡¡ Qué tiempos!!!!- Emilio soltaba las más razonadas intervenciones.

Cosa que a los sectarios, que los había a mogollón, les cabreaba en extremo.

(En aquel entonces, y para aquellas ocasiones, vestía jersey rojo y gritaba lo de "¡Bájate, fascista!" al Rosón, que menuda pieza era el tipo. Un claro abuelo del Pepiño).

JC

--

miércoles, febrero 18, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Sin olvidar que, a pesar de sus intervenciones en "Vacaciones para Yvette" o "Los chicos del Preu", fue uno de los rostros claves del Nuevo Cine Español, por sus papeles en dos películas tan emblemáticas como "La caza" y, sobre todo, "Nueve cartas a Berta".
¿Ha hecho algún otro protagonista absoluta después de ésta?
En fin, que este carácter de todoterreno, compatibilizando tales trabajos con las intervenciones televisivas que mencionaba el Burgomaestre, le ha acompañado a lo largo de toda su carrera.
Sr. Caba-Feliú

miércoles, febrero 18, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Pues sí, maestro don Jesús, no me choca nada lo que cuenta de las intervenciones de don Emilio, al que en todas sus entrevistas he encontrado dotado de una sensatez y un sencillez envidiables, cosas ambas que hacen que le admire más. Y, enlazando con el comentario del también admirado señor Felíu, decir que me temo que sí hizo algún protagonista más, pero en películas bastante inferiores a su categoría. Lo mismo que le pasó a su hermana Irene, a la que no recuerdo en ninguna película digna de ella. Alguna suerte mejor tuvo su hermana Julia, en el cine, al menos en cuanto a premios, aunque tampoco se prolongó mucho en el tiempo su buena estrella cinematográfica. Los tres, ni que decir tiene, están en cartera... en la abultadísima cartera de este burgo osado e inconsciente que, ante una mesa repleta de viandas, se va a morir de hambre porque no tiene decisión ni tiempo para hincarle el diente a ninguna de ellas... En fin, algo se irá haciendo.

miércoles, febrero 18, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

A Julia la recuerdo en aquellos papeles con Forqué, como en "091" donde también interviene Irene pero en distinto episodio, y, sobre todo, en "Nunca pasa nada" donde tuvo ocasión de brillar junto a Antonio Casas. Un poquito intensos ambos, pero disponía Bardem.
A Irene creo que la primera ocasión de contemplarla es, junto a su madre y su tía, en "Barrio", de Vajda. También aparece Manuel San Román, o sea, que es casi un álbum de familia.
Si quiere glosar la carrera cinematográfica de los Gutiérrez-Caba-Alba, pobablemente pueda empezar por ahí. Las hermanas Caba Alba están a tope de maledicentes.
Berlanga las explotó en parecido registro pero en vena cómica en la ya mencionada "Novio a la vista".
Con Emilio Gutiérrez puede probar durante el último tramo de "Los cuatro Robinsones", de Maroto, donde tiene un papel breve y gracioso como doctor dedicado al hipnotismo.
Y para terminar con la rama consorte, a Manuel San Román lo tiene usted también en "El gafe", haciendo de conserje.
Para que no diga que no se le dan las cosas masticadas...
Su seguro servidor, el reventador Feliú

jueves, febrero 19, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Creo que Emilio, en su papel en "La Comunidad"... podría catalogarse de protagonista. O, y también, en "La petición".

¿No?

(El resto es que, con todos los respetos, de Cine tienen poco...).

--

Yo estoy enamorado de Julia; a tope. Cada episodio de "Los Serrano" me lo grababa aparte para disfrutar idem.

--

(De doña Irene... no tengo encantadores -ni encantados- recuerdos; me parecía brusca, despegada. Casi orgullosa... No tanto como Mayrata O'Wisiedo, claro).

--

Y que como no encuentro -en mi memoria- "Saga familair", y como no quieren escribir sus memorias... podríamos conformanos con:

"Vinos de Cine"
Emilio Gutiérrez Caba
Martínez Roca
Barcelona, 2002

A mí me pareció de pasión.

JC
---

jueves, febrero 19, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Los personajes de Irene son más parecidos a los que interpretó su madre, siempre desabrida. Esto no empece el matiz cómico.
La recuerdo -a la madre- como señora de Herreros en "El clavo" y en un papel no por brutal menos descacharrante -una pintora alcohólica- en "La calle sin sol", ambas de Rafael Gil.
A lo mejor, don Jesús, a Irene Gutiérrez Caba lo que le faltó fue "el matiz". Digo en el cine, desconzco sus trabajos teatrales.

jueves, febrero 19, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

¡Qué bochorno, admirado señor Felíu! Ni tengo "Los robinsones" de Maroto, ni el "Barrio" de Vajda. No obstante lo cual, no desisto de sacar adelante las prometidas entradas. Coincidimos bastante (don Jesús, Felíu y este burgo)en nuestras respectivas visiones de los tres hermanos y sus carreras. Ese matiz que parece echarle en falta a Irene, mi buen Felíu yo creo que sí se lo he visto alguna vez. Su natural áspero, hasta agrio, desabrido que describe el maestro don Jesús, lo combinaba a veces con una ternura escondida que emocionaba como pocas y, en otras, con un talento para la sátira que se encuentra en la caricatura de la censura que hacía en "Historia de la Frivolidad", de Chicho Ibáñez Serrador. Uno que, desde luego, tragó mucha tele siendo poco más que un mamoncillo, admiró mucho a Irene, lo que no quiere decir que fuera más "amable" que Julia, que, desde luego, lo era mucho más. O sea, era mucho más fácil amar a Julia que a Irene y, sin embargo, Irene también se hacía querer, si se le daba oportunidad. Emilio, como ya dije antes, era alguien con quien uno podía identificarse convincentemente (que era lo que uno esperaba de los protas masculinos).
Muchísimas gracias por ir haciendo el blog con sus comentarios, maestros.

jueves, febrero 19, 2009  
Blogger maciste II said...

Disculpen que me entrometa en sus desviaciones caba-listas pero es que noto que la sonrisa de Juana Ginzo ha desaparecido del post(ya no sólo de los comentarios).¿Es algo que sólo noto yo desde mi ordenador o es que Blogger está haciendo de las suyas? (me refiero a la primera foto que colgó usted, don Burgo de sus maestros).

Ultimamente ando muy mosca con lo que le está pasando a mi blog (primero los rombos,ahora me han desaparecido un quince por ciento de las fotografías, al tún tún, sin orden ni concierto y al fijarme en la Ginzo de un día para otro fulminada de mi pantalla me gustaría que echase un vistazo al suyo, por si le pasa lo mismo).

Un saludo afectuoso a lo esquimal.

viernes, febrero 20, 2009  
Anonymous Anónimo said...

>>>desconzco sus trabajos teatrales>>> (Master Feliú)

Que me refería a la presencia in live.

Que en escena era una pantera, claro que sí.

De doña Irene hablo.

--

De doña Julia -es que no lo puedo evitar- mezclo (o no separo; no sé separar; ¿no quiero separar?) su presencia escénica con lo sensual que me parece.

Fíje(n)se que no aguanto a Bardem ni un pelo (¡pero es que ni uno!)y, de vez en vez, me veo "Nunca pasa nada"...

Y me relamo.

JC
--

viernes, febrero 20, 2009  
Blogger maciste II said...

Querrá decir usted que se babará. Vamos, que se le caerá la baba

viernes, febrero 20, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Con permiso de nuestro anfitrión...
Qué gusto verlo por aquí de nuevo, don Maciste. Se echaba de menos su facundia polémica.
En cuanto a los problemas técnicos a lo mejor tienen que ver con su navegador. Yo veo las fotos correctamente.
Lo dicho. Se le saluda, Sr. F.

sábado, febrero 21, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Amigo Maciste II, suscribo el comentario del señor Felíu, celebrando su asistencia a este foro y aprovecho para felicitarle muy calurosamente por su magnífico blog (que no frecuento lo que debería, pero es que -vaya en mi descargo- no frecuento nada,a decir verdad). En cuanto al aviso de problemas técnicos, pues también coincido con el señor Felíu en que las fotos, al menos a mí, no me han desaparecido. Y eso que últimamente he sufrido un tremendo batacazo con el ordenador, que me ha dejado sin mi base de datos de la colección de películas y sin una considerable colección de capturas de fotogramas de muchas de esas películas. Cuestiones ambas que dificultarán en lo futuro notablemente la confección de nuevas entradas. Pero no importa, cuando hay tanto trabajo por hacer no es cuestión de arredrarse por las dificultades. Les leo sus comentarios (en este caso, sobre los Gutiérrez Caba) y se me apoderan unas ganas irrefrenables de dedicarles prolijas entradas. Hay otras por delante, no obstante.

sábado, febrero 21, 2009  
Blogger maciste II said...

Pues va a ser que tiene razón el ex censor Feliu. Era cosa de mi navegador.Utilizaba el Mozilla y ahora he cambiado al Explorer ese. Qué asco de maquinas, de verdad. En mis tiempos había catapultas y utensilios más fáciles de manejar. Ay,los sustos del interné.
Bueno, otro día les dejo alguna pildorita, que ahora estoy embebido en la lectura del HIGH CAMP de la loca de la Paul Roen. Menuda guide hizo el tipejo éste del gay camp.

Y ya, ya veo la sonrisa giocondesca de la Xoana Xinzo. Albricias.

sábado, febrero 21, 2009  
Blogger choko said...

¿No es un poco Tatiniana Novio a la vista?
A Juana Ginzo yo la conocí por unos programas que le hicieron a Tip antes y después de morirse, en la que salía ella rememorando al Luis Sánchez Polack de la radio que era capaz de recitar seriecísimo a Shakespeare en calzoncillos.
En las dos pelis con Peliche hace de enamorada de él ¡En los ladrones descubrimos al final que se está dejando robar! Eso me hizo ver a esos dos como la pareja ideal, en varios sentidos...

sábado, febrero 21, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Efectivamente, la tecnología es una asco. A mí, el Mozilla me había privado de la hemeroteca de la Vanguardia. Así que, por distintos motivos que el señor Maciste, pero yo también he tenido que volver al redil del Explorer. Misterios. También, en mi desbarajustado ordenador, he encontrado la base de datos actualizada, lo que me permite localizar fácilmente alguna de las películas que necesito. Lo malo es que ahora, por alguna condenada razón no consigo reproducirlas en el ordenador, con lo que no puedo capturar fotogramas. Me desespero y me retuerzo las manos.
Ah, pero bueno, amigo Choko, que celebro muchísimo volver a verle por aquí. Ya sabía yo que compareciendo Peliche por estos lares, usted no faltaría. Buen gusto que tiene.

domingo, febrero 22, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Le hago el quite, amable Burgomaestre, en lo tocante al "tatinismo" de "Novio a la vista".
En su día hubo más de un comentario sobre el asunto, tanto que Rafael Castellano, en sus "Entrevistas impertinentes" de "La Codorniz", llegó a acusar a Berlanga de plagio.
El carácter coral, humorístico y episódico de la película de Berlanga y de "Las vacaciones de M. Hulot", incitan a la comparación.
Sin embargo, ya se ha comentado que "Novio a la vista" partía de un argumento de Neville, que gustaba de revisitar una y otra vez aquellos años de la Gran Guerra, que fueron los de sus diecisiete, sus primeros amores y sus primeros güisquis.
El argumento, propiedad de Perojo que fue el productor, se titulaba "Quince añitos" y situaba la acción en un balneario. Fueron Berlanga y José Luis Colina quienes decidieron trasladarla a la playa y rodar en Oropesa del Mar.
Hay una ambientación común y un tono nostálgico -que a uno le recuerda también el del primer episodio de "Del rosa al amarillo"-, pero Tati nunca recurrió al pasado en sus películas, preocupado como estaba por el devenir de la sociedad contemporánea. También coinciden en el amor apenas rozado y la sátira inmisericorde de la clase media. Incluso, visualmente, en las escenas de las respectivas expediciones automovilísticas.
López-Vázquez nunca ha estado tan Keaton -refrencia obligada hablando de Tati- como aquí, en la escena del salvamento del señor que no es que salude a las Peláez, es que se ahoga.
Las Peláez -y vuelvo así a Juan Ginzo- son de raíz netamente hispánica. Son las señoritas del quiero y no puedo de la literatura festiva del "Madrid Cómico" o las de "Miau", de Galdós.
En fin, disculpen el tostón, pero es que nos han puesto wifi en el balneario.
Suyo siempre, don Repelente Feliú

domingo, febrero 22, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Fe de erratas: le cambié el sexo a Juana.

domingo, febrero 22, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Mi cada día más admirado señor Felíu, lo suyo no es un quite, sino un "quitón". Vamos, que uno, al respecto del comentario "tatiano" no había pasado de pensar: "Ah, pues sí que se parece a "Las vacaciones de Monsieur Hulot"!". Y en su simpleza, ahí se había quedado. Pero usted, con su erudición "codornicesca" ha estado sensacional y doctísimo en el comentario, como siempre. Si no fuera porque ya le conocemos, seguro que tanto al amigo Choko como a mí mismo, nos habría dejado boquiabiertos.

domingo, febrero 22, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Refrendo.

JC
--

lunes, febrero 23, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Nada, nada. Que este día -allá por 1953 o 54- sí que atendí en clase.
Yo también les estimo, el sonrojado Sr. Feliú

lunes, febrero 23, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Conozco a Juana personalmente y durante dos días hablamos y hablamos sin parar y no he olvidado ni una sola palabra de aquellas conversaciones. Fue hace 14 años que conseguí que viniera a Luarca en ASturias a hablar a las mujeres. La adoro desde entonces y no sé decirselo tantas veces como quisiera. Gracias por este magnífico homenaje en su nombre y en el de quienes la admiramos incondicionalmente.
Angeles Llaneza

jueves, febrero 18, 2010  
Blogger Los Burgomaestres said...

Tarde, muy tarde, pero permítame, Ángeles, que agradezca muy sinceramente su comentario.

jueves, marzo 18, 2010  
Anonymous Anónimo said...

Infatuation casinos? increase more than this environmental [url=http://www.realcazinoz.com]casino[/url] commander and wing it lessen online casino games like slots, blackjack, roulette, baccarat and more at www.realcazinoz.com .
you can also specifics pointer insensible a buy minus from our up to rendezvous [url=http://freecasinogames2010.webs.com]casino[/url] pass on outstrip of something at http://freecasinogames2010.webs.com and return in widely known gladden !
another late-model [url=http://www.ttittancasino.com]casino spiele[/url] splash is www.ttittancasino.com , in lieu of of german gamblers, take place towards the rear with manumitted [url=http://www.realcazinoz.com]online casino[/url] bonus. so check this leading [url=http://www.omniget.co.il]online casino[/url] for free [url=http://www.casinosaction.com]casino bonus[/url] and 100's of online [url=http://www.thecasino.co.il]casino[/url] games.

miércoles, agosto 25, 2010  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home