Lady Filstrup (3ª época)

Dedicado a la música ligera, actores españoles y tebeos de Bruguera (porque sí, porque rima).

Mi foto
Nombre:
Lugar: El Escorial, Madrid, Spain

lunes, mayo 29, 2006

¡¡Cómo está el servicio!!


Un vistazo al panorama
Las tareas del hogar son una penosa obligación para cualquiera, por lo que quien tiene la suficiente disponibilidad de recursos económicos no duda en quitárselas de encima contratando los servicios de algún trabajador que se ocupe de ellas. Para la realización de estas labores, fundamentales para el sostenimiento de un hogar, no se requiere más que una buena disposición y cierta diligencia, por lo que constituyen un objetivo al alcance de personas con escasa o nula cualificación profesional. Así, en las décadas de los años 40, 50 y 60, en España, el servicio doméstico ha supuesto un medio de vida para mujeres procedentes del éxodo rural. Éste sería el caso de la chacha por antonomasia del tebeo español, la escobareña Petra (creada en 1954) y de la otra criada brugueriana: la Eufemia de Segura, que se ocupaba del señorito Rigoberto Picaporte a partir de 1960, aproximadamente (la serie empezó en 1957). Alejada del modelo patrio, Panchita es la criada negra del Doctor Cataplasma, imaginada siguiendo el modelo de las sirvientas del Sur estadounidense.
En el capítulo de los mayordomos, una institución mucho menos imbricada en la realidad española del periodo brugueriano, nos encontramos en primer lugar con Pascual, el orondo fámulo creado por Nadal en 1953, con su desvaída copia debida a Sanchís, Bautista, y con el Patson, de Raf, creado en 1970. Todos ellos, en líneas generales, se corresponden con el patrón del genuino y típico mayordomo inglés (lo que, en el caso de Patson no puede estar más justificado).
Y por último, protagonizando picaruelos chistes de Peñarroya, o sacudiendo el polvo en casa de los Trapisonda, encontramos muchachas, criaditas o asistentas diversas por innumerables páginas de todas las revistas de la editorial Bruguera y, sin duda, un día u otro las veremos por este weblog (o lo que sea).
Al margen de estos esquemas torpemente descritos por este burgomaestre, tenemos a Isabelita, la fámula de Don Furcio Buscabollos, un caso cuya originalidad la convierte en una verdadera rareza: la primera (y última) criada equina.

Convivencia

La relación existente entre empleador y empleado del hogar tiene la particularidad, frente al resto de relaciones laborales, que puede suponer la convivencia entre ambos. En el caso que nos ocupa, lo habitual, además, es que tanto las criadas, como los mayordomos formen parejas de hecho con su patrón, puesto que el caso más frecuente es que la unidad familiar la componga una sola persona, quien precisa de los servicios del sirviente por carecer, precisamente, de cónyuge que asuma las tareas de la casa. Como ya hemos dicho, las familias bruguera no suelen recurrir a este tipo de ayudas externas y aunque puntualmente veamos a alguna señora meneando el plumero por algún rincón de alguna viñeta de los Cebolleta (por ejemplo), no alcanzan el estatus de “personaje” por carecer de identidad propia. Se puede afirmar que, en un universo lleno de solterones y solteronas como Bruguera, el servicio doméstico sustituye, muy frecuentemente, a la pareja.
La existencia en común bajo el mismo techo lleva a los criados a compartir vicisitudes con sus amos y también conduce a cierta relajación en el trato, hija de la familiaridad que se impone al darse esa circunstancia. No es la menos importante la función de “hacer compañía” que cumple Petra con su señorita Doña Patro, o la complicidad que en muchas ocasiones demuestra Pascual con su señorito.
Amo y señor viven juntos y se distraen juntos. Sus destinos van unidos y la delgada línea que separa sus respectivos “status” salta por los aires con harta frecuencia. Salvando las distancias, esta convivencia comparte algo de la insana relación de dependencia y sometimiento que se describe en la película de Joseph Losey “El sirviente” (1963), con guión de Harold Pinter sobre la historia de Robin Maugham. La vacua inutilidad de la existencia de los señoritos debe llenarse por las acciones de sus sirvientes.

La convivencia lleva consigo que el servicio doméstico se extra-limite muy a menudo en el cumplimiento de sus funciones. El establecimiento de lazos afectivos con la persona con quien comparte la vida lleva frecuentemente a que el criado se tome la libertad de intervenir decisivamente en asuntos que no son de su competencia, movido siempre por la mejor voluntad. Los resultados de estas espontáneas muestras de afán de cooperación suelen acarrear consecuencias funestas para el destinatario de tales desvelos.

Las constantes del género
Tradicionalmente, la servidumbre en el mundo de ficción cumple un papel lógicamente subordinado y, a menudo, cómico. Los criados, en contacto con la alta sociedad (la única capaz de pagar sus servicios, tradicionalmente) , han cumplido en la escena y en la literatura en general el papel de contrapunto popular de las clases más pudientes o de los individuos más emprendedores y activos (héroes en general). Tanto en la novela picaresca, como en la comedia teatral, encontramos innumerables ejemplos de personajes dedicados a servir a los protagonistas y a regalar al lector y al público con las más divertidas réplicas y los “apartes” más jocosos. En la modesta opinión de este burgomaestre, es Jardiel Poncela (como en tantas otras cosas) quien ha legado a la humanidad una galería de miembros del servicio doméstico más rica, variopinta y (sobre todo) divertida, de la escena española, de la que forman parte los mayordomos que figuran destacadamente en los repartos de “Usted tiene ojos de mujer fatal” (estrenada en 1933) o “Eloísa está debajo de un almendro” (1940), por citar sólo dos ejemplos.
La problemática habitual que se refleja en las historietas con fámulos dentro, se constituye en base a diversas variaciones de unos temas recurrentes, siendo el primero y más habitual de todos, el escaso sueldo, la necesidad de que aumente y la imposibilidad, a fin de cuentas, de cobrarlo. Ni Isabelita, la yegua de Don Furcio, ni Patson, consiguen cobrar por sus servicios y la situación del resto no es mucho mejor. Otros temas habituales, propios del costumbrismo inherente a la naturaleza del género, son la práctica de la sisa, del chismorreo o la intromisión del criado en los asuntos de su señor.

Las super estrellas del gremio

Pascual es el rey y Petra la reina de la aristocracia doméstica brugueriana. Ambos, como titulares de sus propias series, superan la naturaleza subordinada de su profesión. Su protagonismo viene dado por la nula capacidad de sus amos para sostener el interés de una serie, dada su inactividad. Mientras que el doctor Cataplasma es un profesional de la medicina, Sir Tim O’Theo, un detective aficionado, Rigoberto Picaporte, un novio a “full time” y Don Furcio Buscabollos es una especie de caballero desfacedor de entuertos y por tanto, podemos afirmar que se han ganado el derecho a ser los titulares de sus propias páginas. En cambio, Doña Patro es poco más que una mera observadora de su criada, la pueblerina Petra y el señorito de Pascual, un caballerete ocioso cuya única ocupación consiste en mantener el monóculo alojado en el arco superciliar derecho y comportarse con distinguida elegancia (que no es, por otra parte, moco de pavo, pero no da, lamentablemente, juego suficiente como para interesar al público lector de tebeos).
El curioso uniforme de Petra
El rasgo distintivo que caracteriza a Petra es que es una desplazada. Como buena emigrante, siente nostalgia por su pueblo y deja que se le note a cada tartamudeo. Por otra parte, por ser Petra uno de los personajes más populares de la editorial, tiempo habrá en futuras entradas (es un personaje ya tratado en este weblog (o lo que sea), además) para comentar historietas suyas. Por hoy, quisiera detenerme en una consideración (tonta, como todas las de este burgomaestre) a propósito de su peculiar uniforme.
Los dibujantes tienden a dibujar siempre lo mismo. Esta afirmación, que puede parecer temeraria y que es hija de la imprudencia propia de la ignorancia que atesora este burgomaestre, se realiza ahora a propósito del increíble uniforme que llegó a llevar Petra en los últimos años sesenta y setenta. Un uniforme de líneas tan audaces y futuristas que era imposible concebir en la vida real y que recordaba más el de un super-héroe (tal como el de Chaqueta Amarilla de los Vengadores) que el de una criada española. Esta extrañeza viene explicada en parte por los dibujos que Escobar realizó para el DDT Extra “En el año 3000” (1961), en los que el artista visualizó unos trajes para el futuro de diseño muy similar al uniforme de Petra. Lo que me lleva a repetir la frase inicial de este párrafo, ligeramente modificada: “Los dibujantes tienden a dibujar siempre las mismas líneas”.
Lo grande y lo pequeño
Además de la extremada elegancia del dibujo de Nadal, sobre la que mi compañero hizo un magnífico post en su día, al hablar de “Pascual, criado leal”, destaca, entre otras cosas, el insuperable contraste visual que personifican amo y criado. A pesar de sus distinguidas maneras y de sus educadas expresiones, tan tremenda disparidad de volúmenes produce un efecto muy vivo que, en ningún momento roza lo grotesco debido a la belleza de las líneas del dibujo. Por mucho que lleguen a enfadarse el uno con el otro, amo y criado, semejantes por sus respectivos tamaños a un gorila que hubiera secuestrado a un niño de cinco años, forman una pareja que destila apacibles sensaciones de humana convivencia. Juntos cazan, pescan y comparten todo tipo de vivencias. Este burgomaestre no quiere ni pensar en las muy existosas, trepidantes y carcajeantes (pero desprovistas de humanidad) historietas que podría haber realizado Ibáñez con esta pareja de personajes.

Los co-protagonistas
Panchita, de la que ya dijimos en su día que era la reproducción en tinta china de Hattie McDaniels (o algo parecido, compruébenlo aquí), apuntamos que no comparte con otras criadas ni la raza ni las circunstancias de crianza. Como dijimos ya en esta otra entrada, la consulta (original) del Doctor Cataplasma parece estar ubicada en alguna tranquila ciudad pequeña de algún civilizado Estado del Sur-este de los Estados Unidos, en algún momento de los años veinte. La relación de esta voluminosa criada negra con su patrón viene muy marcada por la profesión de éste y por su avanzada edad, circunstancia ésta que elimina implicaciones que, en cambio están muy presentes en el caso de Rigoberto Picaporte y su Eufemia. La dependencia del solterón prototípico de Bruguera de su criada es muy notable y se pone de relieve en muchas ocasiones. Sirva de ejemplo la historieta aquí mostrada en la que Rigoberto se ve abocado a contratar con urgencia una sustituta temporal, sin parar mientes en el aspecto de bulldog de la escogida .
Eufemia ocupa un lugar en el hogar de Rigoberto semejante al de la asistenta de James Stewart en “La ventana indiscreta” (Alfred Hitchcock,1954). La genial actriz de reparto, Thelma Ritter, en el papel de asistenta de un solterón que está en edad todavía de dejar de serlo, cumple funciones muy parecidas a las de la rústica Eufemia con su señorito. La diferencia, en este caso, está en el sujeto casable, quien, a diferencia del protagonista de la película hollywoodiense, querría casarse, pero no es capaz de hacerlo. (Por cierto, que este film es, más que ningún otro, y según comentario de mi querido compañero burgomaestre, el más claro antecedente cinematográfico de “13 Rue del Percebe” y este burgomaestre no puede estar más de acuerdo). Por lo demás, el aspecto físico de Eufemia, a quien recuerda más es a Florinda Chico , la fenomenal actriz nacida en Don Benito que encarnó a una de las chachas más famosas de la televisión española (acompañada primero por la no menos querida Rafaela Aparicio(Marbella 1906- Madrid 1996) y por Laly Soldevila (Barcelona 1933 – Madrid 1979), después), la de la Casa de los Martínez, la serie de Romano Villalba que en las sobremesas de los jueves primero y los viernes después, acompañó a las familias celtíberas en los años 68, 69 y 70.
El dinámico Patson, además de tener la inmensa suerte de estar dibujado por Raf, lo que le hace disfrutar automáticamente de una vitalidad inmensa, que rebosa el marco de las viñetas (y no me refiero a que se mueva mucho, sino a que se adivinada en su mirada la vida que anida en su interior) y de vivir aventuras frecuentemente ideadas por Andreu Martín, presenta la peculiaridad de alternar el desempeño de sus tareas inherentes a su condición de sirviente (que se ocupa de todo en la casa, además de ser chofer y jardinero) con las de ayudante de detective. En la línea del Desmond de Alex Raymond, que ejercía de mayordomo al tiempo que ayudaba en sus investigaciones a Rip Kirby, Patson (que debe su nomre, como es obvio, al ayudante del detective más famoso de la Historia) deja el plumero, o el delantal, para seguir (y preceder en muchas ocasiones) a Sir Tim O’Theo en sus pesquisas.

Una fámula cuadrúpeda que camina sobre dos pies
Isabelita es una caso único en la historieta española . Su existencia en el universo Bruguera, por lo común tan apegado a la realidad cotidiana, es una verdadera excentricidad. Otros animales hablan (o mejor dicho, piensan) en las historietas de la editorial, pero como Atila, el perro de los Trapisonda, o Diógenes, el loro de los Cebolleta, su “humanidad” no trasciende del ámbito doméstico. Isabelita, en cambio, hace vida social, yendo regularmente al mercado y es vista (sin provocar la menor extrañeza) en compañía de su señor caminando por las calles, o compartiendo con él mesa en una venta o mesón. Por lo demás, sus naturaleza equina no se revela en nada fuera de su aspecto externo. Ni da coces, ni galopa, ni piafa, ni hace nada de lo que se espera de un cuadrúpedo. Lo que sí hace, como toda criada que se precie, es compartir las estrecheces de la economía de su señor, y quejarse por lo menguado de su estipendio. Lo que no comparte con él es la jerigonza “italo-medieval” que el caballero emplea para expresarse, pues Isabelita habla con équida correción. La que emplea, por ejemplo, para compararle con un boniato de racionamiento en la historieta del Pulgarcito número 91, de marzo de 1949.
Isabelita prestó sus servicios lealmente hasta su última historieta, en el Tio Vivo número 93 de la segunda época, en diciembre de 1962.

La segunda división de la servidumbre. La aportación de Sanchís
La historieta de Blas Sanchís “Bautista, Enriquito y Don Benito” se constituye en ejemplo del esfuerzo técnico y creativo desprovisto de talento. Supone una aproximación al tema que nos ocupa que se materializó en las páginas del Tio Vivo de la segunda época (a partir del número 73) y que comprensiblemente dejó escasa (o ninguna) huella en la memoria del lector. Con tres elementos (un mayordomo, un loro y el amo de ambos, según el orden que figura en el título), el dibujante Sanchís intenta inútilmente confeccionar una historieta divertida apoyándose en personajes prestados. El loro, ni que decir tiene que está copiado del Diógenes de la familia Cebolleta (veguero incluido), al que en sus primera historietas remató con un gorrito similar al del Pato Donald, para diferenciarlo del original. El aditamento se revela inútil en seguida y Sanchís deja de dibujarlo a las pocas historietas. Bautista, el mayordomo (un prodigio de originalidad, desde el nombre) es una versión adelgazada (de cuerpo y de nariz) del Pascual de Nadal. El Don Benito, por último, presenta un aspecto cambiante hasta sucumbir a la definitiva fotocopia del correspondiente señorito de Nadal, con su mismo tupé, su monóculo y batín, cuando había comenzado teniendo el aspecto de típico jefe de empresa (bigote, gafas, calva, cierta obesidad) para pasar luego a parecerse a Don Pío e incluso, en alguna ocasión, a parecerse a algún hombrecillo de los de Schmidt. En un esfuerzo desesperado por relanzar la nula comicidad del mejunje, Sanchís, desde el número 97 del Tio Vivo, incorpora a un cuarto personaje (que condena a la casi desaparición al mayordomo del título) en la persona de Felipico, un baturro de Huesca primo de Don Benito. El elemento rústico pretende promover una fuente de risas, pero fracasa irremisiblemente y no consigue que la serie supere el muy mediocre nivel alcanzado. Ni los personajes tienen gracia, ni sus historietas tienen la suficiente fluidez como para que puedan leerse sin provocar molestias al lector. Más adelante, desaparecido ya el baturro, y a partir del número 140, Bautista engorda súbitamente (de cuerpo y de nariz), alcanzando ya una absoluta identificación con Pascual. Tanto es así, que las mecanógrafas de Bruguera se equivocan comprensiblemente y hacen que Don Benito le llame de esta manera en su historieta del número 143 (2-12-63). Finalmente, y tras incorporar fugazmente a Pepito (un personaje publicitario que anunciaba dulces, los “Almendritos”), la serie termina cuando había pasado a llamarse simplemente “Bautista, mayordomo”, siendo el número 240 (11-10-65) el último en el que este burgomaestre puede certificar que aparece (aunque la agonía pudo prolongarse algunos números más).
NOTA: Como la entrada me ha quedado corta (ejem), no quiero terminar sin mencionar a una actriz que merece el honor que ser (a consideración de este burgomaestre) acreedora al honor de haber podido ser un personaje Bruguera. Me refiero a Gracita Morales ( Madrid 1928-Madrid 1995), quien con su particular voz dibujó una caricatura y quien creó con su arte interpretativo en películas tales como “Chica para todo” (Mariano Ozores, 1962), “Un vampiro para dos” (Pedro Lazaga, 1965), o “¡Cómo está el servicio!” (Mariano Ozores, 1968) un icono cultural popular y entrañable que todo el mundo relaciona con el tipo de “La chacha”, uno de los temas de este larguísimo post. Y fin.
NOTA 2: Los tebeos de los que se han extraído viñetas son: para Petra: Almanaque de Pulgarcito para 1972, Pulgarcito nº 1214 ,1533, 1888 (de entre los años 1954 y 1967); para Pascual: Pulgarcitos nº1201, 1247, 1256, 1370 (de entre los años 1954 y 1957) y Din Dan nº 152 (de 1971); para Eufemia: Din Dan nº 24, 82, 152, 155 (años 69 al 71) para Isabelita: Pulgarcito nº 91 (1949) y Tio Vivo nº 86 y 93 (1962) ; para Panchita: Almanaque de Pulgarcito para 1970; para Patson: Súper Pulgarcitos 11 y 13 (1971); para Bautista: Tio Vivo nº 74,87,97,114, 119, 127, 143, 240 (entre los años 1962 y 1965)
OTRA NOTA: Esta entrada no tiene pretensiones de ser exhaustiva. Seguro que los amables lectores completarán la lista de fámulos bruguerianos con sus comentarios. Les apunto uno: Braulio, el mayordomo de Deliranta Rococó, de Schmitd. Sigan, sigan...

31 Comments:

Anonymous Jesús Cuadrado said...

Memorable, fámulos... (con perdón).
--

martes, mayo 30, 2006  
Anonymous Discómic. said...

¡Oléeeee!,¡que gran post!,¡y recuerdos de personajes Bruguera!,(¡Otro Diez!)siempre que veo viñetas del Dr. Cataplasma,(entre otros)me acuerdo de unas de sus clases en que explicaba:"El Rey Lunes,que vivía en Marte,le dijo a su bufón Miércoles,que era Jueves,vino la Princesa Viernes diciéndo que era Sábado,miraron el calendario,..¡y resultó que era Domingo!",¡se quedó "grabao"!,¡estos autores de Bruguera,que divertidos!.Bueno Amigos,sigan con lo "manquesea" o lo que...¡Esto es Grande!.Saludos.

martes, mayo 30, 2006  
Blogger choko said...

¡Grande post! Sólo faltó el menordomo de Deliranta Rococó...
¡Qué bien lo de recordar los geniales mayordomos de Jardiel Poncela!

martes, mayo 30, 2006  
Blogger Gordito Relleno said...

Importante el tema de las criadas o fámulas en la España de la posguerra, como extraordinariamente retratan los burgomaestres en este post tan bien adornado con sus gotitas cinematográficas. DDT llegó a sacar un Extra Chachas, tal era la popularidad de estos personajes. A mí me ha gustado mucho descubrir al Bautista de Sanchis. Como aportación colateral, decir que no he podido evitar recordar al fiel "Oscar,criado leal" de Palop para Jaimito, muy en la línea de Pascual.
Felicidades por esta entrada tan "servicial".

martes, mayo 30, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

¡Brutal! (el otro)

martes, mayo 30, 2006  
Blogger Chespiro said...

¡Qué buen repaso! Y como siempre, excelentes interrelaciones extra-comiqueras.

martes, mayo 30, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Pues celebro que os haya gustado, amigos. Uno, que desde que supo de la existencia de la "puerta de servicio" nunca ha querido entrar por otra en los sitios, agradece todos los comentarios y promete seguir al servicio de Lady Filstrup mientras tenga fuerzas y el scanner responda. Y con su permiso, si no disponen otra cosa, me retiro.

martes, mayo 30, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

¡¡Ah, sí!! Amigo Gordito, ahí tengo el especial ese del DDT de las chachas. Siento que se me haya pasado por alto. Por otra parte,contiene muy pocas historietas memorables. La portada sí, que es un Peñarroya muy majo. Se pondrá un lustro de estos. Ya saben: "Próximamente en este weblog (o lo que sea)".

martes, mayo 30, 2006  
Blogger jaumejoan said...

Magnífico post, magnífico hallazgo, como todos, una vez más mis felicitaciones.
Sin embargo quiero reivindicar un poco, en la medida de lo posible la figura de Sanchís. En efecto, quizás era un dibujante de segunda división, pero él era perfectamente consciente de ésto, y era un gran trabajador como pocos he conocido, al tiempo que un gran conocedor de estilos. Quizás fué por estas cualidades que Bruguera le encargó siempre rellenar huecos, imitar estilos, dibujar cientos de páginas de otros. El precio fué que su estilo inicial, su propio estilo, que sin duda lo tenia, se disolvió y se convirtió en una extraña mezcla donde habian influencias de todo tipo perfectamente reconocibles, aunque, quién podria tirar la primera piedra? Quién podia haber hecho Anacletos, por ejemplo, y salir airoso de la comparación con el Anacleto original?. Hablando en términos futbolísticos, es como si a un excelente lateral derecho de un equipo normal le obligan a jugar de delantero centro en un equipo de estrellas.
En fin, es sólo una opinión, no sé lo que pensarán ustedes...

miércoles, mayo 31, 2006  
Blogger choko said...

Debía ser díficil ser un artista en busca de su propio estilo en aquella época...

miércoles, mayo 31, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Amigo jaumejoan, el burgo responsable de este rollo de post manifiesta estar en completo acuerdo contigo. De hecho, mientras escribía el texto reflexionaba en parecidos términos a los que tú, con la autoridad que te confiere tu experiencia profesional, expones en este comentario que te agradezco muy especialmente. Tenía miedo de resultar injusto con Sanchís, pero no me retracto de mi opinión sobre el resultado de su trabajo en esta ocasión. No me parece una buena historieta, desde luego, pero lo que no escribí (y que felizmente tú has expuesto) es que Sanchís me merece el máximo respeto, precisamente, por esa condición de dibujante todoterreno, trabajador y asimilador de diferentes estilos. Repasando tebeos bruguera, uno se encuentra el trabajo de Sanchís por muchas de sus páginas, asumiendo personajes de diversos colegas y haciendo siempre un papel digno. Lo que se ve en este Bautista resulta interesantísimo porque se puede comprobar la búsqueda de un estilo y la definición de unos personajes historieta a historieta, viñeta a viñeta. Cuestión distinta es que Sanchís estuviera dotado de un talento (llámale ingenio, creatividad, chispa...) equiparable al de los maestros a los que sustituía en ocasiones o a los que imitaba para crear sus propias obras. El símil que haces con el futbolista polivalente, que es tan necesario en todos los equipos (y que, como culé, uno identifica con, por ejemplo, un Gabri, o un Luis Enrique, o un Cocú), me ha parecido excelente, amigo jaumejoan. Gracias por echar una mano a este burgomaestre a explicar mejor las cosas.

miércoles, mayo 31, 2006  
Blogger jaumejoan said...

Desde luego, señor burgomaestre, no era mi intención corregir su excelente articulo, sino dar otra visión, ya que la verdad es poliédrica y tiene siempre muchas caras.
Yo les puedo decir por experiencia propia, aunque no demasiada, por fortuna, que imitar es fácil, digamos que es justo y necesario, y todos lo hemos hecho, pero tener que copiar literalmente un estilo, es misión casi imposible. Y se lo voy a ilustrar con una anécdota en la que es protagonista el propio Sanchis.
Sanchis tenia una agencia que realizaba comic Disney para Dinamarca, tenia en su plantilla excelentes dibujantes, entre ellos, Carrillo, por ejemplo. Un dia se le ocurrió formar un equipo entre Raf y un servidor. Se trataba de hacer historia de Chep and Dale, las dos ardillas de Disney. Raf abocetaba y yo terminaba el dibujo, limpiaba y pasaba a tinta. Raf realizó unas páginas extraordinarias, con una gracia y un dinamismo, para mi muy superiores al propio Disney...pero eran Raf en estado puro. Mi misión de convertir aquello en estilo Disney era imposible, simplemente redondeé un poco lineas y pasé a limpio, era una locura cambiar aquella maravilla que realizó Raf.
Las paginas quedaron magníficas, las mandaron a la central de Dinamarca,,,y aqui acabó nuestra aventura en común.
Esta es la historia...o historieta

jueves, junio 01, 2006  
Blogger Gordito Relleno said...

¡Menudo equipo: Raf-Rovira! Una anécdota estupenda.Como siempre, gracias por contarla. Respecto a Sanchís, pues algo de estilo propio tendrá, pues a mí al citar a ese dibujante se me viene a la mente un personaje suyo llamado Don Tacañete. También es cierto que lo identifico con Anacleto, pues creo recordar que algunas historietas de Súper Pulgarcito venían firmadas por él, lo que en mi infancia me causaba grandes dudas entre cual era el auténtico creador del personaje, si él o Vázquez. En fin, un merecido homenaje el que le están rindiendo a este autor de segunda línea que también contribuyó a dar lustre a esa época dorada de Bruguera.

jueves, junio 01, 2006  
Blogger choko said...

Raf y Rovira haciendo historietas de Chip y Chop para la Disney!
De verdad que uno descubre muchas cosas, leyendo estos debates...
Cambiando un poco el tema y cogiendo un poco el guante que lanzaba el burgo ¿Valdría el primer Mortadelo (el estirado con bombín) como ejemplo de criado? En este caso de Filemón, es que por la pinta que tenía en aquella época yo diría que Ibañez tenía en mente a un mayordomo o algo así...

jueves, junio 01, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

Bueno, amigo jaumejoan, sensacional el relato de tu experiencia con Raf como dibujantes ambos de Chip y Chop. En este weblog pusimos una muestra del trabajo de Raf haciendo historietas del Topo Giggio (allá por el año 65) y la verdad es que no estaban nada mal. Se reconocía su estilo, pero al mismo tiempo, se adaptaba, lógicamente, a los personajes originales del famoso ratón italiano. Estoy convencido de que vuestro trabajo fue excelente (es que ni a Raf ni a ti os puedo imaginar dibujando mal, es imposible. Sería como imaginar al PP reconocer que se habían equivocado en algo). Lo que pasa es que los daneses son muy raros.
En cuanto a lo que comentas del Mortadelo-mayordomo, amigo choko, pues sí, claro, en principio era una especie de ayudante de detective famoso (de la división de los con pipa). El terreno del subordinado al servicio de un detective tiene bastantes puntos de contacto con el del mayordomo. ¿No tenía Hércules Poirot un criado que le hacía de chófer? ¿El doctor Watson no se encargaba de las tareas, digamos, prácticas, en las pesquisas de Holmes? Creo que Nero Wolfe también tenía algún mayordomo... No sé, Desmond y Patson no son los únicos mayordomos-ayudantes de detectives... me parece. O sea que, bueno, el primer Mortadelo podría ser algo así.
Ah, y sí, amigo Gordito, recuerdas bien a Tacañete de Sanchís. A ver si un día de estos le dedicamos una entradita porque es muy interesante ver su evolución. Como el propio Sanchís, fue pasando de la búsqueda de un estilo propio hasta llegar a la asunción total del de Vázquez.

jueves, junio 01, 2006  
Anonymous onmale said...

Felicitaciones por esta maravilla de página. Estoy dispuesto incluso a perdonarles que sean ustedes del Barcelona :( .Magníficos escaneos (mi subconsciente envidioso no se resiste a preguntar: ¿No podrían ser siempre a página/aventura completa?)

Gracias por todo.

viernes, junio 02, 2006  
Blogger jaumejoan said...

Voy a contar la segunda parte de la historia del affaire Sanchis-Disney. Después de la fallida experiencia del tandem con Raf, Sanchis propuso hacer un tandem conmigo, el abocetaria y yo tenia que acabar el dibujo transformandolo en Disney(el equipo siempre lo formaban 3 personas, el abocetardor, que era el que cobraba más, el que acababa el dibujo y finalmente en que pasaba a tinta, que era un especialista, y el que cobraba menos).
En este caso se trataba de una historia del Pato Donald, una larguísima historia. Cuando Sanchis me dió las paginas abocetadas quedé un poco alucinado porque eran Anacletos por todas partes, el esquema de Anacleto, vamos. Por la experiencia anterior decidí ir a mi bola, así que busqué documentación de patos donalds tanta como pude y empecé a dibujar prácticamente de nuevo. A Sanchis le gustaron las páginas aunque mostró ciertos reparos, o mejor inquietudes. Envió la historia a Dinamarca. La respuesta fué un listado de cada Donald que yo habia dibujado con la fecha aproximada del model-Donald, asi habia Donalds del 56, del 64, del 75, etc. Yo no tenia ni idea que el model habia ido variando...esta era la inquietud que habia detectado yo en Sanchis.
Total, que al final caí en la cuenta que para trabajar en Disney habia que ser o transformarse en un especialista de Disney y olvidar cualquier creatividad propia o ajena que no fuera el Disney .
Sin embargo, como experiencia fué muy interesnte, sin duda

viernes, junio 02, 2006  
Blogger choko said...

¿Y eso del model cómo funcionaba señor Rovira, la empresa les mandaba cómo tenían que dibujar el Pato o algo así?
Disculpe mi curiosidad.
Por cierto señor Burgo, recuerdo una viñeta de Mortadelo disfrazado de Pascual quejándose porque Filemón le trata como un criado. Estaría bien que se marcaran un post sobre disfraces homenajes a otros personajes Bruguera, ya sé que estoy siempre pidiendo, pero es que son ustedes unos genios... de la lampara maravillosa, se entiende ;O)

viernes, junio 02, 2006  
Blogger jaumejoan said...

Cierto, señor Choko, cuando habia continuidadyla empresa aceptaba al dibujante se le mandaba lo que se llama el touraround, que es el personaje actualizado y aprobado dando un giro completo, aparte de picados, contrapicados, bocas y expresiones, que es como se trabaja normalmente en los dibujos animados, aunque en aquella ocasión, evidentemente no tenia este material.

viernes, junio 02, 2006  
Blogger choko said...

Gracias por la información!, yo creo que nos has dado un shock a todos al juntar nuestro querido "universo" bruguera con el mundo de "luz y de color" (no siempre) de Disney, casi me dan ganas de coger las viejas historietas del Pato Donald y buscar algo que me haga intuir a Raf, o a tí (¿se puede tutear?) o a Sanchis...

sábado, junio 03, 2006  
Blogger jaumejoan said...

Amigo Choko, por supuesto que puedes tutearme, y te diré que las iniciativas para trabajar en Disney por parte de algunos dibujantes españoles era consecuencia directa de la crisis que se empezaba a vivir en la industria del comic español, y concretamente en Bruguera y que acabó como todos ustedes saben. Aparte, Disney era algo muy atractivo y además muy bien pagado. Esto nos tocaba muy de cerca a los dibujantes-autores, con un estilo propio y por tanto, con ciertas dificultades para adaptarse a unos esquemas muy rígidos que son los que exigia Disney, aparte de la exigencia de reprimir cualquier tipo de creatividad propia. Algunos lo consiguieron, otros no. Y al otro lado, habia un grupo de excelentes profesionales "sin nombre" que precisamente se especializaron en este tipo de comic y trabajaron y aun trabajan mucho y son bien cotizados.
Aunque yo he vivido más de cerca otro tipo de reciclaje entre los dibujantes de Bruguera, el encaminado hacia el mundo de la animación, y ha pasado algo parecido, algunos lo han conseguido y son hoy en dia excelentes profesionales, y otros no, les ha sido totalmente imposible...y otros, como el caso de Raf haciendo storyboards de Dardacan, que todo y saltándose todas las reglas del lenguaje cinematográfico que exige un storyboard, sus dibujos eran tan vivos y su relato tan fresco, que no ponian ningún problema en utilizarlos.
Esta es una historia que algún dia habria que escribir: ¿Qué pasó con todos aquellos dibujantes, guionistas, redactores de Bruguera después de Bruguera?

domingo, junio 04, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

¡¡Amigo jaumejoan, qué placer leerte y conocerte y aprender tantas cosas!! No nos cansamos de agradecerte tus comentarios, una verdadera fuente de información excepcional, de un interés que sobrepasa por todos lados lo que nosotros podamos poner aquí. Ha valido la pena abrir el weblog (o lo que sea) para que entraras tú y nos contaras tus experiencias. Seguiremos en el empeño, estimulados con tus comentarios y con los de los demás amigos. Por cierto, amigo onmale, además de agradecerle su visita y su comentario, hemos de decirle que lo de colgar historietas enteras podría suponer alguna consecuencia no deseada, dado que tal vez supondría incurrir en alguna infracción por derechos de reproducción (o algo así, que uno no sabe). Por otra parte, estas visiones parciales nos han permitido a los burgomaestres mismos (y esperamos que a los amables visitantes) reparar en detalles en los que de otro modo nunca habríamos reparado. Y eso, también tiene su interés, ¿no le parece?
Tomamos buena nota de su sugerencia, amigo Choko. Sacar a Mortadelo en este weblog va siendo una especie de obligación y quizá sea la mejor manera esa que usted propone. En cuanto a las peticiones, me temo que andamos algo retrasados,pero, con tiempo, todas serán atendidas (o casi).

domingo, junio 04, 2006  
Blogger Gordito Relleno said...

Fijaos, ya entran hasta usuarios anónimos que deben ser de la Disney...Bueno, al hilo de la cuestión que plantea Jaumejoan, y agradeciéndole como siempre su fantástico testimonio, sería muy interesante saber qué fue de los dibujantes de Bruguera tras el cierre de la editorial. Él mismo ya nos dio pistas sobre algunos de ellos, pero lo que más me fastidia de todo es que se perdiese tanto talento y tanto ingenio que aun podía haberse desarrollado en el mundo del cómic. Vázquez, Raf o Escobar tuvieron un dignísimo ocaso publicando prácticamente cosas hasta que las fuerzas se lo permitieron. Ibáñez sigue ahí. Pero siempre he tenido la impresión que los jóvenes dibujantes que coincidieron con el fin de Bruguera dejaron en el tintero buena parte de su obra. ¿No hubiese sido fenomenal haber disfrutado de la evolución de personajes como Neronius, los Cinco amiguetes o Benito Boniato hasta nuestros días? Qué pena, me estoy poniendo de un nostálgico...

martes, junio 06, 2006  
Anonymous Alfred said...

Pues como aficionado al género policíaco que soy, les aclararé, si me permiten la impertinencia, que Hércules Poirot, lo más parecido que tuvo a un Watson, y solo en algunas de sus aventuras, fue un tal Hastings, no recuerdo bien si militar en la reserva, o así, y que el bueno de Nero Wolfe, más que un mayordomo, lo que tenía era, por un lado, a su cocinero, y por el otro, a su secretario, Archie Goodwin, quien relataba las novelas, con un delicioso sentido del humor, y aportaba el indispensable toque de dinamismo, teniendo en cuenta que su orondo jefe, comodón como era el hombre, se negaba en rotundo a salir de casa (alguien llegó a señalar, de hecho, que ambos personajes, el detective y su secretario, representaban la jocosa máxima expresión de la habitual división entre la labor de campo, por así decirlo, y la labor intelectual que se suele dar en esta clase de relatos).

Por otro lado, lo del acompañante del detective, narrador también, a menudo, de las aventuras de este, no lo inventó Conan Doyle, aunque al crear al doctor Watson consolidara definitivamente semejante figura, sino el propio creador del género policial, o sea, Edgar Allan Poe, cuyo célebre personaje, Auguste Dupin, padre de Sherlock Holmes y abuelo de todos los que después llegarían, ya se hacía acompañar por un amigo similar (un recurso narrativo que permite ocultarle descaradamente parte de la información al lector, mientras que viene al pelo para exponerle otra, a su vez, mediante los diálogos entre uno y otro).

Y ya por último, señores burgomaestres, no les perdono, conste en acta, que hablando sobre mayordomos de detectives se olvidaran de mí, fuel sirviente del denominado mejor detective del mundo; Bruce Wayne, más conocido como Batman.

Un saludo.

sábado, junio 10, 2006  
Anonymous Anónimo said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

domingo, junio 11, 2006  
Blogger Los Burgomaestres said...

De impertinencia nada, amigo Alfred, al contrario, le agradecemos sobremanera su aportación, más que pertinente, necesaria, que viene a completar lo que este chapucero burgomaestre apenas esbozó. Pide en su descargo que el tema sobrepasaba en amplitud lo que la prudencia aconseja para una entrada de un blos y que lo de los ayudantes de detectives sólo era un aspecto de la cuestión. Aspecto que ha quedado muchísimo mejor explicado ahora gracias a su colaboración, amigo Alfred.

jueves, junio 15, 2006  
Anonymous Anónimo said...

Nice colors. Keep up the good work. thnx!
»

viernes, julio 21, 2006  
Blogger Alfredo Sánchez said...

No sé si seguirás leyendo comentarios de esta entrada. Tiro la botella al océano por si suena la flauta: llevamos meses buscando el Tio Vivo nº 93 (2ª época) y leo que en esta entrada del blog haces referencia a él. ¿Podrías confirmarnos, si lo tienes, si llevó aventura de MyF y qué texto llevó en su primera viñeta (o algún personaje que aparezca)? Gracias por adelantado, nos ayudaría muchísimo en el indexado de todas las aventuras de MyF de cara a una futurible edición integral...

viernes, julio 27, 2012  
Blogger Alfredo Sánchez said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

viernes, julio 27, 2012  
Blogger Los Burgomaestres said...

Pues sí, sí que leo y sí que tengo el TioVivo ese. Está localizad. En cuanto tenga un momento, lo consulto y os cuento. Saludos.

viernes, julio 27, 2012  
Blogger Los Burgomaestres said...

Bueno, disculpad la demora (el tebeo estaba en un altillo y no he podido coger la escalera hasta ahora). El Tio Vivo 93 2ª época tiene historieta de Mortadelo y Filemón. Figura en la página 9 y comienza con Mortadelo diciendo: "Voy a ver a cuánto ascienden mis ahorros..." Luego rompe su hucha y se lleva un alegrón. Disfrazado de Sultán, corretea manejando un manojo de billetes al grito de "¡Treinta mil pesetas! ¡Soy rico1 ¡soy ricoooo!". Si necesitáis la historieta escaneada os la puedo enviar a la dirección de correo electrónico que me indiquéis. Saludos.

viernes, julio 27, 2012  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home