Lady Filstrup (3ª época)

Dedicado a la música ligera, actores españoles y tebeos de Bruguera (porque sí, porque rima).

Mi foto
Nombre:
Lugar: El Escorial, Madrid, Spain

jueves, abril 23, 2009

Jesús Tordesillas, un genérico de largo recorrido. (Primera parte)

El prestigio ganado por el actor Jesús Tordesillas ha sobrevivido mal al inexorable paso del tiempo. Sus méritos artísticos, premiados puntualmente y con prodigalidad durante su periodo de vida activa, no se han beneficiado de circunstancias favorables que los preservaran del olvido. Así, compañeros suyos de generación y de similares registros, se ganaron el reconocimiento masivo y popular a través de su incorporación cotidiana a la pantalla de la televisión (casos de Manuel Dicenta, Guillermo Marín o Francisco Pierrá), otros coetáneos, igualmente procedentes del teatro, como los anteriores, si bien no tan asiduos del medio televisivo, contaron a su favor con el cultivo del género cómico (de todos, el más acertadamente tratado por la cinematografía hispana) para asegurarles un lugar preferente en la memoria del público (como el gran Pepe Isbert, Mariano Azaña, Antonio Riquelme, o Joaquín Roa). Tampoco tuvo Jesús Tordesillas la fortuna de ser invitado a participar en ninguno de los escasos e inolvidables festines interpretativos que jalonan la historia de la cinematografía española. Ningún título de los que conforman la filmografía de Jesús Tordesillas tiene entidad comparable a cimas reconocidas crítica y popularmente tales como “Bienvenido míster Marshall”, “Plácido”, “El pisito”, “Atraco a las tres”, “Marcelino Pan y Vino”, “Historias de la radio”, “La vida por delante”, “Calle mayor”, “Surcos”, “La gran familia”, “La calle sin sol” o “Mariona Rebull”, o “La caza”. Sólo películas como “Balarrasa”, cuyo adoctrinamiento moral la deja hoy anclada al pasado, o las orduñescas “Locura de amor” o “Agustina de Aragón”, en las que su figura aparece cubierta por la pátina de la ambientación histórica y confundida entre otras muchas igualmente enmascaradas por la escenografía y el vestuario “ad hoc”, tuvieron verdadero éxito popular, y aún estas cayeron, en poco tiempo, en la sima de lo “demodée”.

Y no obstante, Jesús Tordesillas, pese a quedar su nombre asociado a propuestas hoy anticuadas, revelaba en sus interpretaciones una cualidad especial, cierta modestia natural que impregnaba su tipología de “respetable hombre mayor”, proclive a la bonhomía y cercano a la nobleza, dotándola de un valioso verismo. Y esta cualidad, tan grata al espectador como difícil de conseguir por medio de artificios, le permitió a Jesús Tordesillas encarnar sin acartonamientos ni rigideces personajes tan monumentales y totémicos como al emperador Carlos I de “Jeromín”, al Luis I de Baviera, en “Lola Montes”, o al William Shakespeare de “Un drama nuevo”.

Las claves de don Jesús Tordesillas

Por lo que sabemos, nuestro protagonista de hoy perteneció por entero a la idea estereotipada de la España tradicional y de firmes convicciones reaccionarias (y algo delirantes) del franquismo. Defensor a ultranza de “lo español”, en su acepción más carpetovetónica, debía sentirse a sus anchas encarnando al emperador Carlos I (y V de Alemania), ensanchador de la grandeza del imperio patrio, defensor de la fe católica y, al mismo tiempo, proclive al desliz carnal, el cual puede lavarse muy píamente con bulas y rezos de rosarios. Amante de los toros, del flamenco y de la “cultura” enraizada en lo celtibérico, Jesús Tordesillas, se inició profesionalmente en el teatro de la mano de los hermanos Álvarez Quintero, como su compañera Társila Criado, con quien formaría compañía y compartiría escenario tanto en el Madrid de los años treinta como en el resto de los teatros españoles. En el seno de cuya formación, por cierto, y procedente de la compañía de Julia Lajos, iniciaría su ascensión a la fama un joven Antonio Casal, a quien Jesús Tordesillas se encargaría de aleccionar, haciéndole ver, por lo que sabemos, que su camino estaba en el género cómico, dado que el público, ante la impavidez del actor gallego, reaccionaba con la risa. Pero Antonio Casal será motivo de otra entrada, que deparará el futuro. Volviendo a Jesús Tordesillas, de su experiencia con Társila Criado quedará constancia fílmica en la adaptación que del drama benaventiano, “La malquerida”, realizará José López Rubio, entre 1936 y 1939, con el trágico desarrollo de la Guerra Civil interponiéndose entre el principio y la conclusión de su rodaje. Precisamente, José López Rubio es uno de los directores más decisivos en los primeros pasos en el medio cinematográfico de Jesús Tordesillas, dirigiéndole en cuatro films de los de la primera etapa de su carrera: “La malquerida” (1939), “Pepe Conde” (1940), “Eugenia de Montijo” (1944), y “El crimen de Pepe Conde” (1946). En las dos entregas de las aventuras del actor cómico Miguel Ligero como Pepe Conde, Jesús Tordesillas hace el papel de Don Gaspar, el desocupado marqués de Hinojo, y tiene especial protagonismo en la segunda, pues es el impulsor de la trama que lleva a hacer creer al héroe, mediante una de sus habituales bromas, que ha vendido su alma al diablo. En “Eugenia de Montijo”, es Próspero Merimée, y en el drama benaventiano es Esteban, el segundo marido de la Raimunda (Társila Criado) y padrastro de Acacia (Luchy Soto), tal como describimos en la entrada titulada “Dos primos figurantes”, al ocuparnos de esta película. La preeminencia de la figura de Jacinto Benavente en la escena española durante su prolongada actividad literaria se pone de manifiesto en la carrera de Jesús Tordesillas quien lo representará en los escenarios repetidamente. El siguiente, tras José López Rubio, de los directores más influyentes en ese momento de la carrera del actor es Eusebio Fernández Ardavín quien le repartió el papel de Julio Mendoza en “La marquesona” (1940), una de las tres películas en las que, en la década de los cuarenta, lo dirigió. Las otras fueron “La florista de la reina” (1940) y “Neutralidad” (1949) que, como recordará el habitual de “Lady Filstrup”, supuso el debut en la pantalla de Gérard Tichy. Si López Rubio y Eusebio Fernández Ardavín contaron con Jesús Tordesillas de manera habitual, aún mayor fue la frecuencia con la que Juan de Orduña recurrió al actor para que interpretara uno de los papeles de sus películas. Hasta en trece ocasiones, el director (galán de la pantalla, en primer término) tuvo a sus órdenes a Jesús Tordesillas, incluyendo en la lista sus mayores éxitos, concentrados éstos en el breve periodo de tiempo que da inicio a la década de los años cincuenta. Así, nuestro protagonista de hoy figura destacado en los repartos de: “Leyenda de feria” (1945), “Un drama nuevo” (1946), “Misión blanca” (1946), “Serenata española”(1947), “La Lola se va a los puertos”(1947), “Locura de amor” (1948), “Vendaval”(1949), “Agustina de Aragón” (1950), “Pequeñeces” (1950), “Alba de América” (1951), “Zalacaín el aventurero” (1954), “La leona de Castilla” (1957) y “Teresa de Jesús“ (1962). Otros directores decisivos en la carrera de nuestro protagonista de hoy (sin llegar, por supuesto, al grado de afinidad de Orduña), fueron el húngaro Ladislao Vajda Weisz (Budapest, 1906- Barcelona, 1965), que le dirigió en “Séptima página” (1951), “Doña Francisquita” (1952) y “Tarde de toros” (1956); Luis Lucia, para quien actuó en cinco ocasiones: "De mujer a mujer” (1950), “Jeromín” (1953), “La lupa” (1955), “El Piyayo” (1956) y “Un ángel tuvo la culpa” (1960); con el gallego Ramón Torrado, tuvo ocasión de trabajar en su etapa siguiente, ya en los años sesenta, en tres films: “Fray Escoba”(1961), “Ella y los veteranos” (1961), “Cristo Negro” (1962) y “Bienvenido, padre Murray” (1963); otras tres películas, filmadas desde finales de los cincuenta hasta rebasado el ecuador de los sesenta pusieron a Jesús Tordesillas a las órdenes del italo-argentino Luis César Amadori: la muy exitosa “¿Dónde vas, Alfonso XII?” (1958), y “Una gran señora” (1959) y “Acompáñame” (1966), vehículos éstas últimas al servicio de sus protagonistas, Isabel Garcés y Rocío Dúrcal, respectivamente.

A sus directores más habituales (Juan de Orduña, López Rubio, Luis Lucia, Eusebio Fernández Ardavín, Ramón Torrado, Luis César Amadori) hay que añadir otros con los que colaboró puntualmente, como José Antonio Nieves Conde, quien puso al actor en el cartel de “Balarrasa” (1950), quizá su película de mayor éxito popular, en un año extraordinario para el actor, pues a la del film de Nieves Conde, Jesús Tordesillas pudo sumar intervenciones en otros éxitos del año, como las dos películas de Juan de Orduña de tremendo impacto popular, “Pequeñeces” y sobre todo, “Agustina de Aragón”, o como “De mujer a mujer”, duelo interpretativo entre las estrellas Ana Mariscal y Amparo Rivelles, que dirigió Luis Lucia. Nieves Conde volvió a convocar a Tordesillas para su película “La legión del silencio”, que comentamos aquí en la anterior entrada, dedicada a Fernando Cebrián, que hacía en ella su debut en el cine.

Jesús Tordesillas también actuó a las órdenes de otros destacados directores como Antonio del Amo, Manuel Mur Oti, Arturo Ruiz-Castillo y el más habitualmente productor (como veremos, frecuentemente de películas en las que intervenía el actor) Eduardo Manzanos Bronchero, quien le adjudicó uno de sus pocos papeles de protagonista en “El andén” (1953).

Un poco de su mucho teatro

Apartado de los escenarios cuando mayor era su actividad cinematógrafica, mediada la década de los cuarenta, reemprendió la actividad teatral de la mano de su compinche Manuel Luna, con quien -como veremos- había actuado repetidamente ante las cámaras, y formó con él una compañía que representó comedias de repertorio por los teatros de España hasta el fallecimiento del señor Luna, que se produjo en junio de 1958. Previamente a la formación de esta sociedad, Jesús Tordesillas había actuado, en lo que podría considerarse colofón a una larga ejecutoria en los escenarios, en la Compañía del Teatro María Guerrero, en la representación de “Diez minutos de parada ¿Quién soy yo?”, montaje dirigido por Carlos Fernández Cuenca, que le reunió sobre el tablado con Aurora Bautista, Fernando Rey, Eduardo Fajardo, Félix Dafauce, Carlos Muñoz, María Esperanza Navarro, Maruchi Fresno, Margarita Andrey, Emma Penella y Manolo Morán, todos ellos, estrellas de la pantalla grande. La excepcional función del María Guerrero supone apenas una gota en el océano de una actividad teatral que se prolongó durante sesenta y cinco años de profesión en los que Jesús Tordesillas estrenó ciento setenta y dos comedias de autores tales como Gregorio Martínez Sierra, Jacinto Benavente, Eduardo Marquina, Alfonso Paso y Abati, o Asenjo. De las obras originales de don Jacinto Benavente, tenemos constancia de los estrenos en el Teatro de la Comedia de la obra “Cualquiera lo sabe”, el 13 de febrero de 1935, en la que le repartieron el papel de “Don Rosendo” y donde tuvo como compañeros en el escenario a Mariano Azaña (como “Benito”), a Manuel Dicenta (como “Félix”) y a las damas de la escena Guadalupe Muñoz Sampedro (como Doña Adelaida”) y a Elvira Noriega. Nueve años más tarde, el 19 de enero de 1944, hizo de “Mauricio” en el poema escénico en cuatro actos “Nieve en mayo”, actuando junto a Mary Carrillo (para quien don Jacinto había escrito la obra, la cual le proporcionó a la actriz la primera ocasión en que su nombre estaba por encima del título, en el cartel), que hacía el papel de “Blanca”, Mariano Asquerino (como “Rafael”) y Diego Hurtado (como “Eddy”). La obra se ambientaba en Granada, en el Sacromonte, lugar en el que el autor se había inspirado mientras acompañaba a Mary Carrillo durante el rodaje de “El doncel de la reina” (Eusebio Fernández Ardavín, 1944) en la capital andaluza. Nuevamente con Mary Carrillo como protagonista (en el doble papel de “Guillermina” y “María de las Nieves”), el estreno de la comedia en tres actos “La ciudad doliente”, que se produjo el 14 de abril de 1945, contó con Jesús Tordesillas en su elenco, que hizo esa vez el papel de “El doctor”. Completando el reparto, entre otros destacados intérpretes se hallaba Antonia Plana (como “Doña Esperanza”), Mariano Asquerino (como “El novelista”), Diego Hurtado (como “Florencio”), y Roberto Camardiel (como “Fernando”). A Enrique Jardiel Poncela, integrando igualmente la compañía titular del Teatro de la Comedia, don Jesús le estrenó el 20 de diciembre de 1935 su comedia “Las cinco advertencias de Satanás”, interpretando el papel de “Ramón”, al lado de Mariano Azaña (como “Pedro”), Guadalupe Muñoz Sampedro (en el papel de “Alicia”), Ricardo Canales que hacía el protagonista, “Félix”, y José Marco Davó, que hacía el papel de “Leonardo”, sin aparecer en escena, prestando sólo su voz. En esta comedia agridulce, de inspiración fantástica, un seductor (Félix) que tiene la costumbre de pasar sus conquistas amorosas a su amigo Ramón una vez se ha cansado de ellas, decide poner fin a sus actividades donjuanescas justo antes de recibir de Lucifer cinco advertencias de otras tantas desgracias. La última de ellas es que se enamorará perdidamente de una mujer, que será correspondido por ésta y que deberá rechazarla inevitablemente. Esta mujer, Coral (Elvira Noriega en su debut como primera actriz), resultará ser su hija. Con el corazón roto, Félix se la cede a su amigo Ramón.

Relación permanente, pero inestable, con el cine

El estereotipo fílmico habitual de Jesús Tordesillas fue variando al paso de las décadas. Si en un primer momento se le identifica frecuentemente con el rol de villano (alguno de ellos tan matizado como el de “La malquerida”), o, cuando menos, de personaje de cierta ambigüedad moral, susceptible de redención final, conforme los años fueron blanqueando su noble cabeza y empequeñeciendo su menuda figura, la figura del anciano amable se fue imponiendo sobre el malvado. A este principio general, hay que añadir su nutrida galería de clérigos de todo tipo, sacerdotes, párrocos, frailes y misioneros que, desde la pantalla grande difundieron la doctrina de Cristo y practicaron las virtudes teologales, esparciendo sus bienes por toda clase de descarriados o confortando al afligido. Otra vertiente muy habitual en la filmografía de Jesús Tordesillas la conforman sus personajes históricos, revestidos de dignidades aristocráticas o de mando militar, adornados muchas veces con el seguro dominio de la esgrima (un valor muy estimable para la interpretación o, simplemente, para dar sablazos). El hombre adinerado, de sólida posición económica, es también un rol de los que más repitió en la pantalla, con la variante del señorito andaluz, incluida. Fuera de estos parámetros, señalaremos que Jesús Tordesillas consiguió sus más meritorias actuaciones o, como mínimo, las más llamativas, como la que realizó en la piel del enigmático Patricio Allen, el marino irlandés de “Las inquietudes de Shanti Andía” (Arturo Ruiz-Castillo, 1947).

Marginado por la edad y por los nuevos y renovados rumbos del cine español, Jesús Tordesillas vivió su decadencia profesional a partir del nacimiento del llamado “Nuevo cine español”. Podría haberse retirado, y según él dejó dicho así lo intentó, pero un ataque de neurastenia motivado por la conciencia de “no volver a ser actor” le impulsó a postularse para continuar trabajando aunque fuera en papeles casi testimoniales, en los que prestaba su presencia de anciano apacible sin aparente esfuerzo, llegando, en esta línea de confortables colaboraciones, a interpretarse a sí mismo en dos películas de escasa valía, como fueron “El relicario” (Rafael Gil, 1970) y “La boda y la vida” (Rafael Romero Marchent, 1974). También es posible que su proclamada aversión al ahorro (que él veía más como un defecto detestable que como una virtud, según proclamaba en entrevista concedida a la revista “Cámara”) le obligara a continuar en activo por imperativos económicos. Esta laboriosidad, que no dejó de tener su recompensa oficial, que enseguida diremos, se desarrolló habitualmente en proyectos de productoras afines (en el tiempo de esplendor –ya pasado- y en filiación política). Sus prestaciones, que por teatrales, no habían sido consideradas por los cineastas emergentes, de mediados los cincuenta, tampoco fueron tenidas en cuenta por los valores más jóvenes de los sesenta. Su ancianidad estuvo frecuentemente al servicio de films intrascendentes de mera explotación comercial, donde prestaba su avejentado físico al estereotipado rol de abuelito (si había niño cantor por medio), de un avejentado clérigo (de la nutrida galería de ellos que había ido representando a lo largo de su carrera), o de honorable padre del héroe (si la cosa iba del Oeste). Y es que los tiempos, a pesar de los pesares, iban cambiando, y Jesús Tordesillas, tan pronto como asumió la cima del éxito, en los albores de la década de los cincuenta, cayó para quedarse, pocos años después, en la sima del olvido del público, que, como era su obligación, prestaba su atención renovada a nuevos artistas. En cambio, las instituciones sí recordaban al actor, como prueba el hecho de que fuera distinguido con el título de Productor Ejemplar el 18 de julio de 1962, y que el mismo Francisco Franco le entregara la Medalla de Oro al Mérito del Trabajo a Jesús Tordesillas pocos meses antes de que éste cumpliera los ochenta años de edad. Poco después de hacerlo, el 24 de marzo de 1973 Jesús Tordesillas expiraba, dejando, para la Biblioteca del Teatro un fondo de seis mil libretos teatrales. Afortunadamente, hoy podemos disfrutar de lo bueno que el actor hizo, prescindiendo de consideraciones coyunturales, por muy justificadas que estuvieran, y el respeto que sólo le tuvieron sus contemporáneos ideológicamente cercanos podemos sentirlo también, admirando su oficio, los que estamos bien alejados de sus coordenadas políticas.

Trazado en el capítulo precedente un esbozo de la trayectoria profesional de Jesús Tordesillas, pasaremos a continuación a comentar cronológicamente algunos de los títulos que conforman su trayectoria profesional, a efecto de que sirvan como representación de la totalidad, que rebasa, sólo en el medio cinematográfico, la más que respetable cifra de noventa películas.

Creciendo en el escenario y madurando en la pantalla (1904 – 1945)

Jesús Tordesillas Fernández nació en Madrid el 23 de enero de 1893. Siendo un niño de corta edad, sufre la proverbial picadura del gusanillo escénico al representar en el colegio “Aprobados y suspensos”, de Vitor Aza. A los once años, don Tirso Escudero, empresario del Teatro de la Comedia, le reclama para que sustituya a Pedro Zorrilla en la comedia “El niño de oro”, con Catalina Bárcena en lo alto del cartel. De muchacho, consigue una colocación en el Banco Español de Crédito, ocupación que combina con representaciones de teatro de aficionados. A una de ellas, a la de la comedia “Los galeotes”, asisten sus autores, los archifamosos hermanos Álvarez Quintero, acercándose, al término de la función, Serafín a felicitar al joven Tordesillas y a sugerirle con su comentario que pase a dedicarse profesionalmente a la interpretación. Al estímulo verbal unieron en 1911 la acción, al convocar a José Tordesillas para que tomara parte en el reestreno de su obra “El patio”. A los dieciocho años, el actor abandona definitivamente su empleo en el banco y comienza su carrera como actor profesional, debutando con un papel minúsculo, sin letra, en la benaventiana “La losa de los sueños”, el de “El echador” (sencillamente, el mozo que sirve café con leche a los protagonistas). Tan escasamente destacado rol pronto se verá mejorado en comedias futuras, para tranquilidad del principiante, cosa que el mismo Jacinto Benavente se encargará de asegurarle al joven Tordesillas, que llegará a estrenar cinco obras del laureado autor y que llevó quince de sus comedias en la gira que hizo por Sudamérica en los años veinte. De la amistad que nació entre dramaturgo y cómico quedó el testimonio de un retrato que el primero le hizo al segundo y que le regaló, dedicado.

El debut en el cine de Jesús Tordesillas llega, según testimonio suyo recogido en la entrevista publicada en el libro correspondiente de las serie “Los cómicos”, de Manuel Román, con el ignoto film “Tauromanías”, por cuya participación el actor percibió una remuneración de cinco duros, el cual fue también conocido como “Los oficios de Rafael Arcos”, título que recogía el nombre de su guionista y protagonista, padre, por cierto, del actor del mismo nombre, con quien Tordesillas trabajaría en décadas posteriores. La fecha de estreno fue la del 4 de mayo de 1916, la dirección, de Francisco Elías y, junto a Tordesillas y Rafael Arcos, actuaba en la pantalla Joaquín Carrasco.. A esta primera experiencia en celuloide siguió “Flor de España”, film de 1922 (1920, según algunas fuentes) dirigido por José María Granada y por la propia estrella del film, Helena Cortesina, en el que Jesús Tordesillas daba vida al personaje del torero "Juncales", el cual se enamoraba de una florista (Helena Cortesina), la cual terminaba triunfando en los escenarios como cantante, con el nombre artístico de (¡como no!) "Flor de España". Con posterioridad llegaría el gran éxito de “Currito de la Cruz”, primera de las cuatro adaptaciones al cine de la novela homónima del crítico taurino Alejandro Pérez Lugín, que firmaba sus crónicas bajo el seudónimo de “Don Pío”. La película, en la que Jesús Tordesillas encarnaba a una figura del toreo, además de un gran éxito popular (el cual le alcanzó en La Habana, donde actuó dos años, entre 1925 y 1927, y que le valió una oferta de trabajo de la Fox hollywoodiense que se vio obligado a declinar), supuso para el actor la satisfacción de lidiar con buen arte en la pantalla, adornándose con alguna que otra revolera. Aunque para las escenas de riesgo fue doblado por el diestro Antonio Márquez, Jesús Tordesillas no era un completo profano en la materia, pues tuvo ocasión de torear alguna becerra y hasta recibió en una ocasión un puntazo. Otras aficiones, a propósito, muy raciales (y algo más elevadas, quizá) de nuestro protagonista de hoy por aquellos años, eran también las de tocar la guitarra (española, por supuesto), escuchar flamenco degustando manzanillas durante noches enteras, hasta bien entrada la mañana siguiente, en diversos tablaos, como el de “Villa Rosa”, donde escuchaba a Antonio Chacón, y acudir a las tertulias literarias del salón del Teatro Lara, compartiendo mesa y conversación con don Jacinto Benavente, Linares Rivas, Gregorio Martínez Sierra y López Silva, entre otros. De su contacto con tales literatos tal vez naciera su vocación escritora que le llevó a autoeditarse un puñado de opúsculos, de los que conocemos el título de, al menos, uno, “Naderías”, recopilación de pensamientos y breves leyendas. Por completar el capítulo de las aficiones de Jesús Tordesillas, antes de retomar el hilo de su trayectoria profesional, añadamos sin más tardanza que fue toda su vida un apasionado del circo y que su primera vocación había sido la de acróbata.

Producida en 1933, “Madrid se divorcia”, se estrenó en la capital de España en febrero de 1935, presentando en los papeles protagonistas a la pareja, matrimonio en la vida real, que formaban Jesús Tordesillas y Rosita Lacasa. Entre el rodaje y el estreno de esta película, que aprovechaba con el debido oportunismo la aprobación del gobierno de la República de la Ley de Divorcio, la esposa de Jesús Tordesillas había participado de manera destacada en la película de debut de José Luis Sáez de Heredia, “Patricio miró a una estrella”, deliciosa comedia de tintes fantásticos protagonizada por Antonio Vico. Asimismo, tuvo un papel principal en la versión sonora de “La hermana San sulpicio”, mítico film de los dirigidos por Florián Rey a mayor gloria de su estelar pareja, Imperio Argentina, buena amiga de Jesús Tordesillas con quien, casualmente no trabajó nunca. Con posterioridad a estos títulos, Rosita Lacasa actuó también en la comedia “Veinte mil duros”, basada en la comedia teatral de Leandro Navarro y Adolfo Torrado que, dirigida por Willy Rozier en 1935 no se estrenó en Barcelona hasta marzo de 1936, y en Madrid, hasta octubre de 1938. En “Madrid se divorcia”, película que firmaron Alfonso Benavides y Adelqui Millar sobre un argumento de Enrique López Alarcón y con guión de Alfonso Benavides, la trama se centraba en la fiebre divorcista que se apoderó del mundillo artístico con motivo de la aprobación, en agosto de 1932, de la ley del divorcio por el gobierno presidido por Azaña.

Dirigido por Eusebio Fernández Ardavín

Hasta ahora, en este weblog habíamos citado más a Eusebio Fernández Ardavín por su condición de tío de César Fernández Ardavín que por los méritos de su labor profesional. Pero es el caso que el director de “El abanderado”(1943) estrenó en 1940 dos títulos en los que intervenía Jesús Tordesillas, “La florista de la reina”, que trasladaba al cine una obra teatral de su hermano Luis, mediante una adaptación llevada a cabo por Rafael Gil, y “La marquesona”, producción CIFESA adaptación a su vez de la comedia original de Quintero y Guillén, efectuada por el propio director. Tanto una como otra contaban con protagonistas femeninas : María Guerrero López (sobrina de la famosa María Guerrero) la primera, y Pastora Imperio, la segunda.

Eusebio Fernández-Ardavín (Madrid, 1898-Albacete, 1965) se inició en el cine realizando películas “amateur” desde los diecinueve años, hasta rodar su primer largometraje en 1925 que ya adaptaba una obra de su hermano Luis, “El reloj del anticuario” (o “Del rastro a la castellana”) en 1925. Este primer film, todavía no comercial, sigue la fundación de una empresa, “Producciones Ardavín” mediante la cual llevará a cabo la realización de tres largometrajes más sobre otras tantas creaciones de su hermano dramaturgo, “La Bejarana” (1925), El bandido de la sierra” (1926) y “Rosa de Madrid” (1927). Tras rodar en colaboración con Nemesio M. Sobrevila el mediometraje “El sexto sentido” (1929), viaja a París, contratado por los estudios Paramount de Joinville, para encargase de supervisar los diálogos y la producción de las versiones españolas de los films que allí se producen. De vuelta a España, en 1932 accede al puesto de director de producción de la nueva productora Sociedad CEA (Sociedad Cinematográfica Española Americana), donde inicia su carrera más profesional con “El agua en el suelo” (1934) sobre un argumento pensado para el cine de los hermanos Álvarez Quintero y protagonismo de la debutante Maruchi Fresno. Las dos películas producidas en 1940, precisamente con participación de Jesús Tordesillas, se cuentan entre sus más rotundos éxitos. La primera en estrenarse, concretamente, el 23 de marzo del año de su producción fue “La marquesona”, adaptación de una comedia de Antonio Quintero del mismo título, que se inscribía con toda naturalidad en la línea de trabajo de CIFESA de aquel tiempo, fácilmente reconocible si se tiene en cuenta que “La marquesona”, protagonizada por Pastora Imperio, se estrenó menos de un mes después de “La Dolores”, que contaba con Concha Piquer como protagonista, y cuarenta días antes de que la productora valenciana pusiera en las pantallas “La gitanilla”, con Estrellita Castro en la cabecera de cartel. Rodada en los Estudios Orphea, que, como veremos, el madrileño Jesús Tordesillas frecuentó en aquellos años, “La marquesona” tenía como jefe de producción a Aureliano Campa Morán (el habitual cuando el rodaje del film se verificaba en la Ciudad Condal), y contaba la historia de una antigua “cantaora y bailaora” de flamenco que consigue reverdecer los laureles del éxito y que trata de reconciliarse con su hija, Rosa (Luchy Soto), la cual le había abandonado. En el film, Jesús Tordesillas corría a cargo de representar el papel de “Julio Mendoza”, el primer papel masculino en importancia, lo que no comportaba, por otra parte, demasiada importancia. La película, que costó la friolera de 900.000 pesetas, no obtuvo el rendimiento esperado, en gran parte porque la censura no permitió su exportación al mercado sudamericano (donde Pastora Imperio se había hecho con un nombre), bajo la pintoresca acusación de “gitanismo”.

Estrenada ya recién comenzado el año 1941, “La florista de la reina”, que le valió a Eusebio Fernández Ardavín el premio del Sindicato Nacional del Espectáculo al mejor director, contaba la historia de Flora (María Guerrero López), una florista del Madrid de finales del XIX que, como el título indica, surte a su majestad Isabel II (Manolita Morán) de adornos florales. Por su oficio de florista (de modo y manera similares a la Elizah Doolitle, de “Pygmalion”) trata por igual con gente de postín, que acude a los fastos nocturnos madrileños, como con exponentes del mundo bohemio. De entre estos últimos, Flora recoge a un autor teatral famélico que se desmaya en plena calle, Juan Manuel (Alfredo Mayo) al que auxilia, apoya, y del que se enamora hasta el punto de casarse con él. Consigue emplear su ascendente con la reina para que ésta apoye al joven dramaturgo con el fin de que estrene. Logrado el éxito, una guapísima actriz, Elena Cortés (Ana Mariscal) seduce al pollo y le pone en el brete de abandonar a Flora. Ésta no se queda impasible ante la maniobra y lanza un violento ataque con herida de arma blanca incluida sobre la pérfida actriz. Flora es detenida, y al salir de su encierro va al encuentro de Juan Manuel, quien abandonado por Elena y gravemente enfermo, muere. El rol de Jesús Tordesillas en este film UFISA es el de “Paco”, un cliente habitual de la florista que luce elegantísimo en el fotograma de la película en el que hemos podido verle y que probablemente debe representar alguna influencia beneficiosa de las que procura Flora y que la mala cabeza del galán termina por malbaratar.

Marianela

1940 fue un año extremadamente prolífico en la trayectoria cinematográfica de Jesús Tordesillas. A los títulos previamente comentados, es ineludible sumar el de “Marianela”, un film que alcanzó la gloria de ser premiado en el certamen internacional que se celebraba en Venecia, que por aquel entonces se denominaba “Exposición de Arte Cinematográfico de Venecia” y que en 1941 celebró su novena edición.

Esta adaptación de la novela homónima de Benito Pérez Galdós debió gran parte de su éxito a la idoneidad en la elección de su protagonista, una joven y brillante actriz, Mary Carrillo, que estaba destinada a ser una de las grandes instituciones de la escena española. Su director (y adaptador del texto galdosiano), Benito Perojo, por sugerencia de Imperio Argentina, quien, acompañada por Rafael Rivelles, había visto a Mary Carrillo en una representación en el teatro Español de la obra de José María Pemán “La santa virreina” (donde hacía el papel de la india Zuma), le hizo una prueba, junto a otras aspirantes, en los Estudios Ballesteros, de Madrid, con resultado satisfactorio. Mary Carrillo, junto con su marido, Diego Hurtado, dejaron la obra del Español y se trasladaron a Barcelona, pues el rodaje del film se efectuaría en los barceloneses estudios Orphea, durante los meses de agosto y septiembre de 1940, con exteriores en un pueblecito de la misma provincia y en parajes de Mieres (Asturias). La melodramática historia de ”Marianela” es de sobras conocida, pues es una de las novelas más populares de su autor y conoció una versión teatral (de los hermanos Álvarez Quintero, de 1916, que la misma Mary Carrillo había representado de niña) y hasta dos adaptaciones al celuloide (la segunda, dirigida por Angelino Fons y protagonizada por Rocío Dúrcal). Se cuenta la historia de una chica fea, Marianela (Mary Carrillo) que vive, asilvestrada, un inocente y apasionado romance con un chico ciego, Pablo (Julio Peña), al que le sirve de lazarillo. El padre del chico, Francisco (Jesús Tordesillas), es un emprendedor individuo que aspira a que su hijo haga un matrimonio de conveniencia con su prima Florentina, cuando la oportunidad de curar su ceguera se presenta por mediación del eminente doctor Teodoro Golfín (Ricardo Calvo). Cuando Pablo es operado con éxito y logra el uso de la visión, se enamora de la guapa Florentina (María Mercader), a la que ve al serle retirada la venda y toma en principio por Marianela. Pablo ya no necesita a la muchacha que le guiaba cuando era ciego y vive con Florentina, cuya belleza es deslumbrante (la misma Marianela, cuando la ve por primera vez, la toma por la Virgen María). La desesperación se apodera de la pobre protagonista, que trata de suicidarse, pero Teodoro Golfín logra impedirlo y la lleva a casa de Pablo y Florentina, donde la desdichada expira tras oír las alabanzas que su adorado Pablo dedica a la hermosura de Florentina. Para los amigos de los chismorreos (aunque este no sea ciertamente muy fresco), digamos que en la vida real María Mercader y Julio Peña vivieron un romance, cuya duración desconocemos, pero que tanto Mary Carrillo en sus memorias (“Sobre la vida y el escenario”, Ed. Martínez Roca, 2001), como María Mercader en las suyas (“Mi vida con Vittorio de Sica”) parecen corroborar su existencia.

Dirigido por José López Rubio

José López Rubio (Motril, Granada, 1903- Madrid, 1996) pudo haber sido un cineasta sobresaliente en el panorama español de no ser porque, precisamente, los condicionantes propios de la idiosincrasia de nuestro cine le desanimaron totalmente tras una carrera breve como director de cine en España. Atrás quedaba su experiencia como humorista literario en, entre otras publicaciones, el mítico semanario “Gutiérrez” y su periplo en el Hollywood dorado de los años treinta que se prolongó a lo largo de siete años y pasando de la productora que le acogió inicialmente, la Metro Goldwyn Mayer, a la Fox (en cuyo seno, en la soleada California se refugió tan pronto como se inició la Guerra Civil en España, cuyo estallido le alcanzó cuando, habiendo regresado de América, había iniciado el rodaje de “La malquerida”). De la adaptación del drama rural benaventiano, que, tras concluir la cruel contienda, pudo finalizarse y estrenarse en 1940, añadiremos ahora a lo dicho en su día que Jesús Tordesillas consigue en ella una brillantísima actuación en un papel muy agradecido, como Esteban, el atormentado padrastro al que le consume la pasión por su hijastra, Acacia, y que es secundado por su despiadado empleado “El Rubio” en la tarea de eliminar a cuantos mozos ronden al objeto de su obsesión, llegando hasta al asesinato. En un registro radicalmente distinto, las dos entregas de las andanzas de Pepe Conde, basadas en la comedia original de Pedro Muñoz Seca y Pedro Pérez Fernández “Pepe Conde o El mentir de las estrellas”, protagonizadas por Miguel Ligero en el papel titular, confiaban a Jesús Tordesillas el papel de Don Gaspar, un marqués ocioso y amigo de la broma que sugería en el primer film (“Pepe Conde”, estrenado en Madrid en el cine Avenida, el 10 de octubre de 1941) el juego de simulación que hacía tomar a Pepe Conde el lugar de Juan José (Antonio Casal), hijo de la condesa de Arco Luengo, para evitarle la obligación de atender a don Crótido (Francisco Hernández) y su hija María Luisa (Pastora Peña), unos visitantes con fines matrimoniales. La cosa se complica con la intervención de Mari Gloria (Maruja Tomás), una amiga de Juan José, que quiere impedir el progresivo enamoramiento de éste por Maria Luisa, para lo que no duda en poner en entredicho la reputación de ésta, poniéndola en situaciones comprometidas con Pepe Conde. En la segunda entrega de la serie, estrenada el 28 de octubre de 1946 en los cines Paz y Calatravas de Madrid, el don Gaspar de Jesús Tordesillas hacía creer a Pepe Conde, desesperado por su necesidad de dinero y de ganar el amor de la bonita Reyes (Antoñita Colomé), que había vendido su alma al diablo, paraa lo que se valía de la colaboración de un mago hipnotizador, Satán López (Arturo Marín) y de la complicidad de su servidumbre. El truco funciona a la perfección, engañando completamente a Pepe Conde, que hasta llega a rechazar a Reyes sinceramente temeroso de haber perdido su alma. Finalmente, el marqués, que ha sido estafado por el mago y está arrepentido, revela el engaño y asegura el porvenir de Pepe Conde nombrándole su administrador. El film le valió a José López Rubio el premio del Círculo de Escritores Cinematográficos al mejor argumento original.

La tercera película de José López Rubio con Jesús Tordesillas en su reparto, estrenada entre los dos títulos protagonizados por Miguel Ligero sobre el personaje creado por Muñoz Seca y Pérez Fernández, fue “Eugenia de Montijo”, muestra de cine “de época” algo falta de brío y calor, con su mayor atractivo patente en las caracterizaciones de los actores, émulos de figuras históricas. Estrenada el 16 de octubre de 1944, fue considerada “de interés nacional” y premiada por el Sindicato Nacional del Espectáculo con 250.000 pesetas. En ella, Jesús Tordesillas encarnaba a Próspero Merimée, algo así como el narrador del film, un testigo privilegiado del crecimiento y ascensión de la protagonista, Eugenia de Montijo (Amparo Rivelles, más guapa que nunca) de cuya familia es amigo, lo que le permite haberla conocido desde muy niña hasta, al final del metraje, el momento de su coronación y casamiento con el emperador Napoleón III (Mariano Asquerino). Así, Próspero Merimée es quien, al inicio del film nos introduce en él, como personaje que recuerda haber asistido a los primeros pasos de Eugenia de Montijo. En la primera secuencia le vemos con la niña sentada sobre sus rodillas. Al anunciarle que, de mayor, se casará con el marqués de Santacruz, la pequeña le replica que se desposará con el emperador de Francia, a lo que Merimé objeta que en el país vecino ya no hay tal cosa, una vez derrocado y desterrado Napoleón Bonaparte. Tanto la pequeña Eugenia como su hermanita, Paca (que, en su versión adulta, incorpora Mercedes Collado) muestran un gran interés por el emperador destronado y por su estirpe, lo que parece marcar el devenir de sus existencias. En el reparto de “Eugenia de Montijo”, asumiendo roles destacados, Guillermo Marín era un príncipe Jerónimo melenudo, y el gran Ricardo Calvo, el rey Jerónimo, mientras que Fernando Rey se conformaba con ser el duque de Alba, que prefería a la hermana de la protagonista, Paca, en lo que suponía su debut ante las cámaras cinematográficas. En papeles destacados, eficacísimos actores genéricos como José Prada, Aníbal Vela, María Cañete, José Villasante o Joaquín Burgos. Responsable en gran medida del buenísimo aspecto formal del film, el creador de los figurines no fue otro que José Luis López Vázquez, quien, como sabemos, estaba destinado a ser una de las mayores estrellas del cine español y uno de sus mejores actores.

Bajo otras direcciones

Estrenadas de manera casi simultánea, en octubre de 1944, “Lola Montes”, dirigida por Antonio Román, guarda no pocos puntos de contacto con “Eugenia de Montijo”. Rodadas ambas en los estudios CEA, de Ciudad Lineal, en las dos nuestro protagonista de hoy cuenta con un papel relevante y otro tanto puede afirmarse de Guillermo Marín y de Ricardo Calvo, además de las también coincidentes presencias en papeles de inferior duración de Joaquín Burgos o José Villasante. En lo tocante a sus respectivos elencos, la diferencia fundamental entre ambas películas se halla en que mientras el film de López Rubio contaba con la más cercanas belleza y personalidad de Amparo Rivelles, el de Antonio Román, primera (super)producción de “Alhambra SA”, discurría bajo el influjo de la distante hermosura de Conchita Montenegro, la estrella más glamourosa del cine español, quien, habiendo catado las mieles del más divino olimpo hollywoodiense, se retiraría de la profesión, precisamente, tras el estreno de “Lola Montes”. Por lo que sabe este burgomaestre, la sofisticada Conchita Montenegro no sentía gran estima por su condición de estrella de la pantalla, no dándole mayor importancia a su actividad como actriz. No es extraño que la cambiara por un matrimonio “de altura” con el diplomático Jiménez Arnau y que pasara a convertirse rápidamente en ex- diva. En su última y deslumbrante aparición en pantalla, Conchita Montenegro daba vida a la triunfante artista Lola Montes, a la que, en sus comienzos, enseñó a bailar el maestro Pepe Montes (Antonio Calero) y quien, en pos de la fama y la fortuna, abandonó a su amor de juventud, Carlos Benjumea (Luis Prendes). En su vertiginoso ascenso hacia la cumbre del éxito, Lola Montes hará enloquecer de amor al mismo Luis I de Baviera (Jesús Tordesillas), que llegaba a concederle un título nobiliario. Involucrada en la compleja situación política, Lola Montes se hallará en el epicentro de una revuelta estudiantil. Para salir de la encrucijada, la bailarina recibirá la ayuda del conspirador Walter (Guillermo Marín, que había hecho el mismo papel en teatro, en una obra de Ardavín), su primer protector, de cuando se abría paso en la profesión del espectáculo, en forma de un cheque de abultado valor, pero Lola Montes tomará la decisión de cambiar de vida. Entregará el cheque a la Iglesia y volverá junto a Carlos Benjumea, su primer amor.

Superando en éxito y prestigio a las dos películas comentadas previamente, “El clavo”, adaptación de un relato de Pedro Antonio de Alarcon dirigida por Rafael Gil (que ya comentamos someramente en este weblog con ocasión de la entrada dedicada a Camino Garrigó), se estrenó igualmente en octubre de 1944, haciendo de tales días una verdadera confluencia de super-producciones “de época” excepcional. Compartiendo con “Eugenia de Montijo” su estrella femenina (Amparo Rivelles), la producción CIFESA “El clavo” acaparó elogios ditirámbicos por parte de la crítica y también premios y recompensas oficiales. Considerarada “de interés nacional”, procuró a su productora 5 permisos de importación y un crédito de 951.853,70 pesetas, además de un primer premio del Sindicato Nacional del Espectáculo a la mejor película, dotado con 400.000 pesetas. La historia del desdichado juez, Javier Zarco (Rafael Durán) que se ve burlado por su prometida poco antes de contraer matrimonio al ser destinado al juzgado de Teruel, para, transcurrido un lapso de cinco años, reencontrarla cuando investiga el misterioso hallazgo de un cráneo atravesado por un clavo en la pequeña ciudad castellana a la que ha sido destinado y descubrir que la asesina responsable de tal crimen no es otra que Blanca (Amparo Rivelles), su amada, con la que había renovado su promesa de matrimonio, a la cual se ve obligado a juzgar y condenar a muerte. En una precipitada carrera contra reloj, Zarco buscará el indulto salvador, para lo que recurrirá al presidente del consejo (Jesús Tordesillas), quien, en plena “soirée”, le hará poco caso. Finalmente, con sus últimas fuerzas, el juez logrará el indulto salvador, que conmutará la pena de muerte por la cadena perpetua. El papel de Jesús Tordesillas, no del todo irrelevante, pero muy breve, no es comparable en importancia a los de los otros dos films estrenados en Madrid aquel mes de octubre de 1944, en cambio, la película de Rafael Gil obtuvo un éxito mucho mayor y ha quedado de manera más perenne impresa en la memoria colectiva. Se beneficia de un argumento mucho más emocionante que el de sus dos compañeras en cartelera y también de unos diálogos de Eduardo Marquina que crujen como recién almidonados en las bocas de sus protagonistas y también de sus estupendos secundarios, tales como Juan Espantaleón (como el secretario de Zarco, Juan), Manuel Arbó (don Eduardo), José María Lado (como la víctima de Blanca, el indiano Alfonso Gutiérrez de Romeral –por cierto, que este papel de víctima de mujer hermosa le iba de perlas al señor Lado, como demostró en “La corona negra”, de Luis Saslavsky, muriendo entonces a manos de María Félix), Milagros Leal, Joaquín Roa, José Ramón Giner, Irene Caba Alba, Ramón Martori o Félix Fernández. Asistiendo voluntarioso al éxito total de la empresa se hallaba un ayudante de dirección excepcional, llamado a “surcar” muy pronto elevadas cimas cinematográficas: José Antonio Nieves Conde.

De las restantes películas que contaron con la presencia de Jesús Tordesillas que encuadramos en este primer periodo de su carrera, nos limitaremos a ofrecer alguna pincelada. Así, poco podemos añadir a lo dicho sobre “Idilio en Mallorca” (dirigida por Max Neufeld y estrenada el 25 de enero de 1943) en la anterior entrada dedicada a Luis Arroyo. Digamos que se trataba de una comedia romántica de enredos familiares y amorosos protagonizada por Antoñita Colomé y José Nieto, con Luis Arroyo y Jesús Tordesillas en los principales papeles de apoyo. Aportando su maestría habitual, encontramos en esta producción SAFE, distribuída por “Hispania Tobis” a secundarios de fuste como Juan Calvo, Antonio Riquelme, Manuel Arbó, Félix Fernández o Julia Lajos hacían pasable un flojo argumento que contaba los manejos de dos familias, los Bellver y Villar que concertaban un matrimonio de conveniencia entre sus hijos Magdalena (Antoñita Colomé) y Francisco (Luis Arroyo). La novia no está de acuerdo con el futuro que le han programado y se da a la fuga, robando en la huida el coche de Raúl Villar (José Nieto), el hermano del novio, que ha vuelto a España desde la Argentina para asistir a la boda, sin saber que el vehículo que ha birlado pertenece a su presunto futuro cuñado. La fuga se complica aún más cuando la resuelta moza roba una moto de un policía. Más adelante, Raúl, acompañado de Francisco, visita a los Bellver y allí descubre la identidad de la muchacha que le robó el utilitario, lo que le saca de quicio. Este enfurecimiento acaba de enamorar a la chica, que para darle celos acude a una fiesta en un yate que ofrece el libidinoso millonario Alfredo Ríos (sospechamos que es el papel de Jesús Tordesillas). La virtud de Magdalena se pone en peligro en la fiesta y sólo la decidida intervención del galán, que se peleará con el ricachón y con toda la tripulación del yate, la pondrá a salvo. Al final, Raúl y Magdalena quedan juntos y para que el despreciado Francisco no sufra demasiado, se resuelve que esté, en realidad, enamorado a su vez de la hermana de Magdalena, una tal Mercedes (Teresita Arcos) que será con quien se case.

Dos directores italianos, Primo Zeglio y Raffaello Matarazzo, firmaron, respectivamente, “Fiebre” y “Dora la espía”, dos películas de 1943 en las que actuó Jesús Tordesillas. La primera, era una producción UFISA, la siguiente ocasión en la que el productor Saturnino Ulargui le daba un papel a Mary Carrillo, a la que tenía contratada en exclusiva, tras el prestigioso éxito de “Marianela”. Nuevamente el rodaje se realizó en Barcelona, en los estudios Orphea, y nuevamente Jesús Tordesillas obtuvo un papel en ella, pero ahí terminan las semejanzas. Al parecer, la relación entre el productor y la joven y talentosa Mary Carrillo se había deteriorado gravemente, según cuenta la actriz en sus memorias, porque el productor no aceptó de buen grado la maternidad de la artista que interrumpió su trayectoria profesional. Favoreciendo a la italiana Paola Bárbara, Ulargui hizo disminuir el papel de Mary Carrillo (transformando el guión para que el doble papel que iba a interpretar quedara reducido a uno solo y pasando esa parte a su favorita, la protagonista italiana). Ante los repetidos desplantes que sufría la actriz toledana, parece que sólo el actor protagonista, el italiano Carlo Tamberlani tuvo la debida consideración. Este rodaje enrarecido dio como fruto un film que se estrenó en el cine Imperial de Madrid el 29 de marzo de 1944 y que obtuvo un modesto 8º premio de los del Sindicato Nacional del Espectáculo. La historia narrada en “Fiebre” es la de la traición sufrida por un ingeniero de una empresa de explotación de madera en Guinea, Javier Mendoza (Carlo Tamberlani), a manos de socio, Pablo Arellano (Jesús Tordesillas), que se ha servido de seducir en su ausencia a su esposa, Marga (Paola Bárbara) para vender la empresa común, a la que también engaña para darse a la fuga, huyendo al extranjero con una cupletista. Las ansias de venganza, combinadas con unas fiebres que se ha traído de Guinea, ponen a Javier en una situación límite de la que, afortunadamente, sabrá sacarle una muchacha inocente y sencilla (Mary Carrillo) que impedirá que lleve a cabo el crimen que se proponía ejecutar. En el reparto, presencias tan gratificantes como las de Juan Calvo, José María Lado, la guapísima Mery Martín o el inefable Antonio Bofarull (propietario entonces de un popular restaurante barcelonés, “Los caracoles”, que, por cierto, sigue abierto y a pleno rendimiento, que se metería a productor y que seguiría con sus “actuaciones”). Al igual que Jesús Tordesillas, también Joaquín Bergía y Mery Martín habían aparecido también en “Dora, la espía”, una producción SAFE que se había estrenado un poco antes que “Fiebre”, el 30 de noviembre de 1943, en el cine Rialto de Madrid, en una sesión a beneficio de las Obras Asistenciales del Sindicato Nacional del Espectáculo. Basada en una obra del francés Victorien Sardou ( “Dora”, 1877), autor de cuya obra se había estrenado recientemente otra versión cinematográfica (“Fedora”, de Camilo Mastroncinque, con Amadeo Nazzari), “Dora, la espía” contaba con el protagonismo destacado de Maruchi Fresno, hija del dibujante y actor Fernando Fresno (con quien Jesús Tordesillas había trabajado en “Currito de la Cruz” –1926-, y en “La marquesona”-1940-, y con el que volvería a coincidir en “El crimen de Pepe Conde”), sensacional actriz de misterioso magnetismo que hacía el papel de Dora, la hija de la marquesa de Río Zares (Guadalupe Muñoz Sampedro) en una historia situada en La Riviera, en 1875. La acción se inicia con la boda de Dora con el multimillonario Andrés (Adriano Rimoldi), hombre influyente al que también ama la condesa Zeicka (Anita Farra). La despechada condesa tiene mal perder, lo que, unido a su condición de espía al servicio del maquivélico barón Vender Kraft (Jesús Tordesillas) le impulsa a tejer una trama en complicidad con el barón para desacreditar a Dora ante su marido, haciéndola pasar por espía. A punto están de lograr el objetivo de la ruptura matrimonial, pero finalmente la verdad resplandece y la pérfida condesa debe darse a la fuga, cosa que hace con tan poco acierto que resulta atropellada por una locomotora. El film lo distribuyó CIFESA y obtuvo un premio del Sindicato Nacional del Espectáculo dotado con 100.000 pesetas.

Epílogo a la primera parte:

En un reportaje del número 108 de la revista “Radiocinema”, publicado en enero de 1945 (momento en el que cerramos este capítulo), que firmaba Bonifacio Arrabal, se les pedía a dieciséis actores españoles que definieran una categoría o una cualidad determinada de su oficio con la que el autor del reportaje, evidentemente les identificaba. A Jesús Tordesillas, que se encontraba entonces rodando “Espronceda” (que dirigía Fernando Alonso Casares “Fernán”), le correspondió definir al “genérico”. No pareció gustarle mucho que le hubieran asignado tal condición, porque contestó algo desabridamente (en contra de su natural que, nos consta, era cordial y afable), aunque con corrección. Su discurso, si se lee con atención, parece contener cierto tono reivindicativo: “Ser genérico es el todo. Decir “es un genérico” es decir “es un primer actor”. Saber hacer reír, hacer llorar..., entregarse el actor al papel, en una palabra... Eso es un genérico. ¿Algo más?”

Por el momento, no, don Jesús.... (Continuará en la segunda parte)

Etiquetas:

84 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Ande qué...

... toda una catarata.

Para nuestra suerte.

Y, en mi caso, le refrendo con el lema de mi siguiente Atlas:

"El hombre es libre cuando se encadena
a sus pequeños mitos domésticos"
(F. Umbral / El Mundo, 17-II-2004)

JC
--

jueves, abril 23, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Querido Burgomaestre:
Me alegro de que haya optado usted por el formato folletón. Con vidas y obras como las que suele usted abordar, qué menos. Esta primera parte se lee de una sentada.
Luego les cuento algo de Tordesillas como Don Gaspar. Por ahora, dos apuntes:
Uno. Efectivamente, "Tauromanías (o La vocación de Rafael Arcos)" es la misma película que "Los oficios de Rafael Arcos", rodada por Francisco Elías en 1914 y estrenada dos años más tarde. En algunas filmografías taurinas aparece con el título erróneo de "Tauromaquias".
Dos. "Las cinco advertencias de satanás" tuvo hasta tres adaptaciones a la pantalla. Sólo en la primera, rodada durante la Guerra Civil, participó directamente Jardiel, mientras buscaba el modo de escapar de España. La segunda tuvo nacionalidad mexicana y la tercera, tardía, hispano-portuguesa, con protagonismo compartido por Arturo Fernández y Américo Coimbra.
Atte., don Gaspar Feliú

jueves, abril 23, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Saludos, don Jesús, que estábamos trasteando por aquí al mismo tiempo. Es como si le hubiera dedicado el "pase usted primero" que usted se merece por saber y antigüedad en el cargo.
Su seguro servidor, Sr. F.

jueves, abril 23, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Muchas gracias, ilustrados amigos, por los comentarios y por la compañía. Me estaba costando tanto redactar la "tordesillada" que me vi obligado a hacer una primera entrega antes de que me estallara entre las manos (o en la cabeza, no sé). Ya le espero, ya, admirado señor Felíu, con su erudición "lopezrubiesca", al hilo del Gaspar de la mini-saga de Pepe Conde. En cuanto al libro de Curtis Garland (le contesto aquí al comentario que dejó allá), como conozco al editor, creo poder asegurarle que le haré llegar un ejemplar a la mayor brevedad de tiempo posible.

jueves, abril 23, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Vaya por delante un miniprólogo ardaviniano, porque los tres hermanos Fernández Ardavín formaban una especie de rodillo. El mayor escribía los dramas en que se basaban las películas que dirigía el mediano y para las que el pequeño dibujba los carteles y la publicidad que se imprimían en la imprenta familiar. En "Rosa de Madrid" tienen papeles muy secundarios las hermanas Montenegro, Conchita y Juanita, que volverán a aparecer en este apunte.
En Joinville Luis Fernández Ardavín, el dramaturgo, adapató al castellano en 1931 los diálogos de tres películas producidos el año anterior por la Paramount en Norteamérica. No digo que Eusebio no fuera, sólo que aún no me consta. Los elencos incluyeron a los habituales de estas cintas: Imperio Argentina, Rosita Díaz Gimeno, Miguel Ligero, Tony D'Algy y Pepe Isbert.
Jesús Tordesillas fue, efectivamente, actor "lopezrubiesco" hasta la médula, con el aquél de que el comediógrafo de Motril, abandonó su carrera como director antes de que finalizara la década de los cuarenta.
Preparaba -no se llegó a dar la primera vuelta de manivela- el rodaje de "La malquerida" en julio de 1936, en Madrid. Unas semanas antes sabemos que había estado con Azaña, proyectándole películas con un Pathé Baby. La protagonista femenina, la Acacia, debería de haber sido Juanita, la pequeña de las Montenegro, en el papel que en 1940 asumió Luchy Soto.
López Rubio está entonces ligado al productor riojano Saturnino Ulargui, que firma un contrato con los estudios Orphea de Barcelona apenas acabada la guerra. Tiene usted razón en que Tordesillas podría pasar a la historia únicamente por éste papel.
Pero López Rubio le llama de nuevo para que haga el don Gaspar de su adaptación de "Pepe Conde", comedia al servicio de Miguel Ligero y con el habitual sentido del restruécano de Muñoz Seca. Madrileños y sevillanos, señoritos y desharrapados, seriecísimos y frescos, juegan todos los contrapuntos susceptibles de crear situaciones cómicas. El don Gaspar de Tordesillas es un canalla con todas las letras. Un señorito andaluz al que no le importa llevarse por delante la honra de la chica, la inocencia de Pepe Conde ni lo que se le ponga por delante con tal de reírse un rato. hay juerga con manzanilla hasta el amanecer, así que las aficiones de su retratado a lo mejor no eran más que estrategias de actor deseoso de interiorizar el papel.
El segundo Pepe Conde, el del Crimen, sólo toma del original al personaje de Miguel Ligero y al de Tordesillas. Película muy disfrutable, con diálogos miméticos de la anterior a cargo de Ramos de Castro. La Sevilla de pandereta presenta inusitadas perspectivas cuando uno sabe que el diable se presenta todas las noches a las doce en el Puente de Triana. Tordesillas, desde luego, compone un estupendo Mefistófeles y se libra del castigo que en cualquier historia de aquella época aguardaba al villano. Sería, supongo, por aquello de que don Gaspar es Marqués.
También tiene su punto excéntrico la composición de Luis I de Baviera en "Lola Montes". Como bien indica usted fue la última película de Conchita Montenegro, antes de retirarse del cine. Hasta su reciente fallecimiento no volvió a decir ni mu. Y tendría para haber contado muchas cosas... Un libro reciente le atribuye un romance con Leslie Howard y actividades de espionaje durante la segunda Guerra Mundial. Quien la haya visto bailar desnuda en "La Femme et le pantin", con diecinueve años -en un papel que han hecho después Marlene Dietrich, Brigitte Bardot y Ángela Molina-, no la olvida. Cabrera Infante tiene un hermoso artículo dedicado a esta aparición. Y al fin y al cabo "Lola Montes" no es sino una novelización de su vida, desde los inicios como bailarina, a su carrera internacional, para finalizar con su renuncia a las pompas del mundo.
Un epílogo que viene poco a cuento, y que a lo mejor ya les conté en otra ocasión, no recuerdo: el productor de "Eugenia de Montijo" fue Manuel del Castillo. A principios de los años cincuenta cayó fulminado en la tribuna durante un partido del equipo de sus amores, el Real Madrid. No sé si sería por la emoción de la victoria o por el insoportable dolor de la derrota.
Cuídense, ustedes que pueden, don Gaspar Feliú, Marqués de Hinojos.

jueves, abril 23, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

¡¡Bravísimo, admirado señor Felíu!! Con comentarios como los suyos se hace grande un pequeño weblog como Lady Filstrup.
Y bueno, claro que viene a cuento lo del productor Manuel del Castillo. No le supongo enterado porque usted vive en una suerte de espléndida torre de marfil, lejos de las miasmas futboleras, pero esta misma semana, lo del Bernabéu ha sido de infarto. (Y, total, para nada, claro)

jueves, abril 23, 2009  
Anonymous Anónimo said...

>>>usted se merece por saber y antigüedad en el cargo>>> (Master Feliú)

Recuérdeme, cuano vuelva a verlo..., que le dé un tirón a sus patillas.

---

Mire, compa: conocí al "otro" Rafael Arcos.

En la grabación de algún episodio de "Hora Once"; supongo (cuando la segunda cadena inventaba...).

Él, con una capa madrileña, acompañaba a Silvia (yo, desde 1968, estaba enamorado de la gran Tortosa; y sigo, ay); tenía, él, una voz preciosa; y un porte espectacular.

Me caía bien (dentro del rencor y los mis celos, claro, entiéndame).

Murió mal.

JC
---

viernes, abril 24, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

No sé si existiría vínculo familiar entre ambos.
Aquél fue actor y, aparte de "Tauromanías", hizo de José de Canalejas en la noticia reconstruida del magnicidio, en el que José Isbert encarnaba al anarquista Pardiñas (o Pardinas). Le pegan un tiro y, cuando piensa que ya lleva suficiente tiempo haciéndose el muerto, se levanta y se sacude el abrigo. Cosas del cine primitivo.
Este Arcos, su conocido, es carne de estudio burgomaestril, por lo que cuenta usted.
Puede tirar de las patillas, que son postizas, Sr. Feliú

viernes, abril 24, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Les garantizo, admirados amigos, que Rafael Arcos (el único que conozco, porque del de "Tauromanías" no tenía noticia hasta ahora)será objeto de una entradeja de las mías, si no desfallezco antes. Que lo tenía en cartera, vaya.

viernes, abril 24, 2009  
Blogger Jos� Lu�s said...

Yo no sé si esto llegará a algún sitio. Soy un analfabeto funcional en lo electrónico (y seguramente también en lo demás). El caso es que ando de viajes y en alguna ocasión me he topado con este blog. Ahora va la pregunta. Interesada. Muy interesada.
¿Se puede? Quiero decir, ¿se puede entrar? Porque manejáis una información preciosa, a la que me gustaría tener acceso, compartirla y repartirla. Si se limita al terreno de las aficiones, bien. Si se trata de hacer elaboraciones profesionales (libros, reprotajes...) también.
No sé quiénes sois, protegidos por la divertida careta de personajes de comic (iba a decir de tebeo, pero a lo mejor os molesta).
Yo tengo la desgracia de dedicarme, hace casi cincuenta años al cine. Como consecuencia de eso he contraído, ya que no dinero, aficiones. Por ejemplo, trabajé con Lepe, al que admiraba como actor de revista (y de cine); le llevé muchos cafés y me contaba historias del cine mudo. No llegué a conocer, pero casi, a 'La Romerito'. Y ando tras la recomposición de 'La malcasada', aquel prodigio de cinema-verité cuando las películas eran mudas...
Pregunto si se puede entrar, para tratar de aportar algo. Aparte de mi vejez debo confesar una tendencia hacia lo bolchevique, bastante frenada por el chaparrón histórico, pero pertinaz.
Si no es admitida la participación, sencillamente, quede constancia de la gratitud de un admirador, que va a firmar con su nombre, JOSE LUIS GARCIA SANCHEZ, que es en si mismo un seudónimo, o con un 'alias' que me gustaría mucho usar, y que es el apellido de uno de mis mejores amigos: AZCONA.

sábado, abril 25, 2009  
Anonymous Anónimo said...

No use alias, por favor.

Pasé con su carnet de identidad.

Contribuiremos más a la Historia.

Así lo veo.

JCuadrado
--

sábado, abril 25, 2009  
Blogger filomeno2006 said...

Méndez Leite, en programa de cine de la 2, hablaba mucho de Tordesillas......

sábado, abril 25, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

¿Cómo decirle, admirado José Luis, que pase usted sin ceremonias, que está usted en su casa, sin parecer presunción? Uno, por muy burgomaestre que sea no es más que un aficionado, un aprendiz, y tiene la inmensa suerte de ser visitado por personas amables y sabias que, con sus comentarios, amplían y documentan las cuatro notas que consigue hilar. Así las cosas, su compañía, José Luis, no puede ser más que un tesoro de valor incalculable. Por lo que conozco de su trabajo, sé que es un gran profesional y, como espectador, estoy en deuda con usted por su obra. Si encima me hace el honor de visitar este weblog y aportar cualquier pequeña información que le apetezca, mi gratitud será inmensa. De hecho le agradezco ya mismo la atención de haber dejado su comentario, que espero y confío no sea el último.
Por otra parte, le descubro que, aunque "Lady Filstrup" conserva la forma plural en la denominación de sus artífices, lo cierto es que hace ya mucho tiempo que al weblog lo alimenta mi menda en solitario, a ratos perdidos y como buenamente puedo. Pero eso sí: burgomaestres somos dos, porque así se fundó el weblog y así debe ser. Este que le aturde con su cháchara responde al nombre de Juan Carlos y queda a su disposición.
Muchas gracias, maestro don Jesús, por hacer los honores en mi ausencia (soy un descuidado).
Amigo Filomeno: recuerdo el programa de Méndez Leite y no pongo en duda sus palabras. Lo que pasa es que uno, entonces, aunque prestaba atención, no sabía muy bien de qué le hablaban, hasta tal punto estaba el cine español enterrado bajo una losa de incomprensión aquellos años. Lo cierto es que, actores como Jesús Tordesillas, a pesar de lo mucho que trabajaron y de los premios que ganaron, eran unos completos desconocidos para gran parte del público. Para los de mi generación, absolutamente.
PD: La cuenta de correo de este weblog (vía más conveniente para hacerle llegar información) es la siguiente: losburgomaestres@yahoo.es

domingo, abril 26, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Estimado don José Luis:
Con permiso del Burgomaestre, "Lady Filstrup" es una especie de tetulia en la que el Burgomaestre perora y los demás apostillamos. A la que uno se descuida, eso sí, con la excusa del cine antañón se nos ponen a hablar del dichoso balompié, pero todo es cuestión de acostumbrarse.
Por mi parte, estoy deseando escuchar las aventuras del bolchevique que le llevaba los cafés a don José Álvarez "Lepe".
También me encantaría que nos contara usted sus experiencias de primera mano con Antoñita Colomé, Guillermo Marín, Lina Canalejas, Saza o Tina Sáinz.
Gamero, Ciges y Manolo Huete son, por derecho propio, inquilinos preferentes en Lady Filstrup. Nadie mejor que usted para trazar estos tres perfiles.
(Y, de paso, como quien no quiere la cosa, si tiene alguna noticia de Juanita Montenegro, la hermana pequeña de Conchita, posterior a octubre de 1936, y tiene a bien compartirla contará con mi agradecimiento eterno).
Menciona usted una hipotética publicación. Desde aquí me uno a la propuesta de que el Burgomaestre deje de lado temporalmente su modestia y reúna estas crónicas en un tomito que permita acceder a sus indagaciones a las generaciones venideras, cuando el hiperespacio implosione y este weblog sea absorbido por un agujero negro.
Entre tanto, si usted gusta, por áquí nos seguimos viendo.
Su seguro servidor, don Venerando Feliú

domingo, abril 26, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Master: refrendo lo dedicado al señor nuevo.

Pero, y por lo demás:

>>>se nos ponen a hablar del dichoso balompié>>>

Es usted un rencoroso... incorregible.

JC
--

domingo, abril 26, 2009  
Anonymous Anónimo said...

>>>brinca de manera
que a su salto violento
el cántaro cayó>>> (Samaniego).

Con la patachula y todo... ahí estoy: saltando a cuatro puntos...

JC
--

domingo, abril 26, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Haré caso de la reconvención del máster Felíu y no hablaré del "dichoso balompié". Por otra parte, admirado amigo, en lo referente al libro que podría salir de todo este batiburrillo, no es la modestia la que me impide hacerlo sino la vagancia. Uno se ve capaz de ir soltando barbaridades, una detrás de otra, pero recogerlas todas y darles una forma... creo que me supera. No sé. Se agradece, en todo caso, la sugerencia, por lo que tiene de reconocimiento a la labor de este perorante.
PD: no hablaré de fútbol, no, pero sí de fábulas... Si el cántaro se rompe, lloraré amargamente. Espero los blancos sean más elegantes en la victoria que algunos de sus jugadores...

domingo, abril 26, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Todo es posible.

Si la ministra Chacón está entre las mas sexys...

JC
--

lunes, abril 27, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Me había dejado un "que", pero veo que se me ha entendido. No sé, tratando de ser objetivo, ecuánime y leal, creo que sería un desastre para la Humanidad que el Real Madrid ganara esta Liga. Claro que tampoco las guerras las ganan los buenos, y se dirimen cuestiones algo más graves... Habrá que conformarse con lo que pase. Como el Real Madrid se conforma con jugar únicamente la Liga, tras haber sido eliminado de todas las demás competiciones. Ah, no, olvidaba que el Madrid no se conforma, el Madrid todo lo sublima, convirtiendo en proeza hasta la victoria más pírrica. ¡¡Qué suerte vivir en el Mundo Blanco color rosa!!
Me releo y reconozco que parezco algo resentido. Que conste que no es con usted, maestro, al que quiero y admiro, sino con los medios madrileños futboleros, que son de un cateto que atufa.

lunes, abril 27, 2009  
Anonymous Anónimo said...

>>>sería un desastre para la Humanidad que el Real Madrid ganara esta Liga>> (El encantador Burgo forofo; como debe ser)

Si no es la frase del mes... se le parece mucho.

Brillante cual historia de Rohmer.

JC
--

martes, abril 28, 2009  
Anonymous Anónimo said...

>>>los medios madrileños futboleros, que son de un cateto que atufa>>>

No le diré lo contrario.

Aunque... me leo los de su Barcelona (sólo dos) y me asusto igual.

Le diré algo: la Prensa deportiva adolece de lo mismo que la de sobre Historieta: burrez.

(Y lo que es peor, salvo excepciones -que no detallaré ni aquí ni hoy-: la de sobre Cinematografía le va a la zaga. De la de sobre Teatro ni hablo: sería demasiado doloroso).

JC
--

martes, abril 28, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

De acuerdo en todo, maestro, como debe ser.

martes, abril 28, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Ahora bien: impagable esa imagen nostálgica del guardamenta checo con su chichonera.

Como debe ser.

En verano, ¿usará gorrila con visera?

JC
--

miércoles, abril 29, 2009  
Anonymous Javier said...

Y porque no hablamos de la historia así en general, desde de la cierva hasta pío moa, pasando por gortázar...

miércoles, abril 29, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

¡Qué encantadora sugerencia, Javier! ¡¡El año que viene, o el otro: "Lady Filstrup", el blog de Historia!!!
Lo de la chichonera del checo Ccech (o como se escriba), precioso, sí. Se me representaba un paracaidista de los que dibujaba Escobar en cuanto tenía oportunidad.

miércoles, abril 29, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Ya dije:

era el espíritu mismo de los nuestros gandes futboleros; Cifré, Peñarroya y demás basca (divina).

JC
--

jueves, abril 30, 2009  
Anonymous Anónimo said...

El hijo de De la Cierva tiene acá una librería (en zona noble).

Ni les cuento de qué van los sus fondos.

jueves, abril 30, 2009  
Anonymous Javier said...

Deben tener su morbo. Aunque si tiene prosa de Juan Aparicio o de Luys Santamarina, mes los leo.

jueves, abril 30, 2009  
Anonymous Javier said...

Y hablando de cultura, Esperanza Aguirre acaba de suprimir la Consejería de Cultura con el pretexto de combatir la crisis.

jueves, abril 30, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Bueno, verá, mi tan querido amigo...

... Consejería, Consejería, lo que se dice Consejería... jamás fuelo.

JC
--

jueves, abril 30, 2009  
Anonymous Javier said...

La tenían con Deporte ¿no? En realidad lo que me pasa es que echo de menos ministerios más característicos (en el sentido de bizarro, si se me permite la expresión moderna), del tipo Educación y Descanso. Me hubiera encantado ser ministro de Descanso, don Jesús. Hubiera puesto junto a los bancos de los parques un montón de colchones, y cosas así. Y hubiera propuesto en algún consejo de ministros que se imprimiesen billetes con la efigie del holgazán de Pepón.

jueves, abril 30, 2009  
Anonymous Anónimo said...

>>>Aunque si tiene prosa de Juan Aparicio>>> (El Burgo no dogmático)

Si lo dice por "Historia de un perro hinchado"... le secundo.

(Mi edición, ay, se extravió por préstamo; ya no presto. Ahora, en los mercados del lance, vale un escroto al completo).

Y una vez tuve dos ejemplares de "JONS".

JC
--

jueves, abril 30, 2009  
Anonymous Javier said...

Sí, y alguna prosa suelta más, don Jesús. Nunca he tenido el libro. Pero siempre salen cuando menos uno se lo espera. Si salieran dos, le garantizo que el primero iba a ser para usted. Y el segunda para este menda.

jueves, abril 30, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Comparezco una vez más ante ustedes, doctores, con mis ignorancias al aire.
A Juan Aparicio, aparte de que fuera director general de eso, sólo le conozco como promotor de aquellas dos publicaciones "culturales" de la inmediata posguerra: "El Español" -revista de la política y del espíritu, o algo así, se subtitulaba- y "La Estafeta Literaria". He manejado más la primera, si se puede llamar manejar a intentar domeñar semejante sábana camera. Allí empezó Evaristo Acevedo e hizo sus primeros pinitos humorísticos Álvaro de Laiglesia, recién regresado de las estepas rusas.
A Santa Marina (o Santamarina) tampoco lo he frecuentado. Sé que tuvo cierto predicamento entre gentes de toda condición política porque intercedió por muchos -entre ellos el editor Josep/José Janés- al terminar la guerra, amparado en su condición de camisa vieja. Max Aub lo retrata, apenas disfrazado, en el primero de los "Campos". Tengo ganas de hincarle el diente a una novela o crónicas de la Guerra de África.
Que yo sepa, ninguno de los dos tuvo mayor relación con el cine.
Suyo de ustedes, don Ignorancio Feliú

viernes, mayo 01, 2009  
Anonymous Anónimo said...

A lo peor... sí hizo algo, y con seudónimo.

El Santamarina, digo.

Si el primer apellido era Gutiérrez.

Se nos plantea sabroso asunto investigante.

Lo digo porque, cuando hacía el primer "Atlas", me encontré con "sabrosos" guionistas en el camuflaje o el multiempleo; como Pérez Lozano ("Cinestudio"; "Film Ideal"; "Temas de Cine"") o José Barbero ("Cineguía"; "Mecánica del guión cinematogfráfico".

No sé.

JC
--

viernes, mayo 01, 2009  
Anonymous Javier said...

Tampoco yo sabría relacionarlos con el cine Sr. Feliú y Don Jesús, me manejo mejor con la tinta impresa. De Luys Santmarina aún se encuentra en Austral viejos su biografía de Cisneros.Por cierto, hace poco me pillé en un mercadillo «La literatura española en el cine nacional. 1907-1977», de Luis Gómez Mesa (Filmoteca Nacional Española, 1978), y me he vuelto desesperado como un drogadicto en sus peores ratos, pues no sé qué hay que hacer para ver una película que ahí se reseña y que se titula «Manicomio», dirigida por Fernán-Gómez y Luis Delgado en 1952.
También hablaban ustedes el otro día de «El misterio de la Puerta del Sol». Quise poner un comentario, pero al final lo dejé pues no tengo la suficiente documentación para explicarme. Aprovecho, sin embargo, ahora. Resulta que el argumento de esa peli es idéntico al de otra en que sale Michel Simon (y sigo sin recordar el título), y esta francesa está basada en un libro conocido (que tampoco recuerdo). Lo malo es que en la española el argumento no se acredita como tomado de ninguna parte, de modo que parece original. Lamento no saber aportar más info. Ah, y ya que estamos en el día de hoy: saludos a todos los Olmos.

viernes, mayo 01, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

No caigo en qué película de Michel Simon está pensando usted, don Javier. Dé alguna pista más.
"El misterio de la Puerta del Sol" es una parodia en toda regla en la que se enfrentan los mundos del espectáculo popular y el cinema a la americana. La estrella Lia de Golffi es trasunto de la real Lya de Putti y Edward S. Carawa del oscuro Edwin S. Carawe, en una pirueta onomástica digna de Muñoz Seca.
Está editada en DVD, en la versión recuperada por Filmoteca Española. Los extras son un suculento monólogo de Ramón conocido como "El orador" y la greguería "Esencia de verbena", de Giménez Caballero. Se la hago llegar por medio del amable Burgomaestre, que se suele prestar a estos celestineos.
No puedo hacer lo mismo con "Manicomio", que ya nos dirá si le interesa por el segmento ramoniano -"La mona de imitación", con Antonio Vico y Elvira Quintillá-, o el procedente de Poe -“El sistema del profesor Alquitrán y del doctor Pluma”- en el qué aparece Cela soltando coces y Marqueríe que se cree aceituna y persigue a los demás orates ofreciéndoles un tenedor y pidiéndoles: “píncheme, píncheme”.
Seguro que algún amigo de Lady Filstrup dispone de una copia.
Feliz primero de mayo, el jubilado Feliú

viernes, mayo 01, 2009  
Anonymous Javier said...

Muchas gracias, Sr. Feliú. El misterio de la Puerta del Sol la tengo grabada, y aunque la vi no sé si hace un año o así,ahora soy incapaz, ya le digo, de recordar qué otra película tenía el mismo asunto. Pero en cuanto salte la chispa, le digo. Manicomio me interesa por el Ramonismo, por supuesto, pero también por Marquerie y Cela, claro. y por toda ella en general. Que tenga un buen fin de semana.

viernes, mayo 01, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Ejem... un momento, por favor. Me dejaís embobado leyendoos, admirados amigos. Aprendo una barbaridad y me doy perfecta cuenta de mi tremenda ignorancia. Y además, sumo a ello mi indecorosa desvergüenza al solicitar, por favor, que esa copia de "El misterio de la Puerta del Sol" que estaba a punto de emprender un viaje hacia Barcelona, no dé media vuelta sino que, efectivamente acuda a los ansiosos brazos de este burgomaestre sediento de saber y cine.
De lo de "Manicomio", pues, nada, uno tampoco tiene la suerte de poseerla. Ni siquiera la he visto, claro. Más Camilo José Cela puede verse en "El sótano", film de 1949 que dirigió Jaime de Mayora sobre un guión que escribieron juntos escritor y director. Pero (¡ay!), esta tampoco la tengo.

viernes, mayo 01, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Sus deseos son órdenes, desvergonzado Burgomaestre.
Siento no poder satisfacer su curiosidad malsana a propósito de don Camilo.
Sr. F.

sábado, mayo 02, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Por segunda vez se cita al zumbado Marquerie ("Másquiere" le llamaba/ábamos los ácratas; en aquellos sesenta).

Menudo tipete.

http://exopus.wordpress.com/2008/02/27/alfredo-marquerie-%c2%bfpor-que-no-es-usted-del-opus-dei/

JC
--

sábado, mayo 02, 2009  
Anonymous Anónimo said...

>>>No anheles impaciente el bien futuro;
mira que ni el presente está seguro>>> (Samaniego)

Nada, ni caso: yo anhelo.

Ya estamos a un punto.

JC
--

sábado, mayo 02, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Siento haberle pisado dos veces en ese callo, don Jesús. La cosa es que su "Másquiere" fue crítico de cine de "La Codorniz" entre 1944 y 1951 y, aunque su colaboración semanal carezca de la coherencia de sus defensas de Jardiel, uno se ha dedicado a seguir su trayectoria en aquellos años.
Pero, sí, Cansinos-Asséns cuenta su espanto cuando lo vió entrar en un café de la calle Atocha vestido de camisa azul y con ganas de bronca, allá por el año 34. A lo mejor fue por un empacho de versos y soflamas firmados por Santamarina.
Sr. F.
PD.- Hasta el fondo de la torre de los siete jorbados llegan gritos de las masas enfervorizadas. Supongo que alguno de ustedes estará contrito.

sábado, mayo 02, 2009  
Anonymous Javier said...

De Marquerie tengo en Dopesa su libro «Personas y personajes», donde dedica un apartado al circo, y allí habla del fakir Daja-Tarto (que, por cierto,también trabajó para el cine.) El libro lo cierra este delirante capítulo: «Un personaje excepcional. El doctor Goebbels».
Lo único que no me atrevo a afearle a Marquerie es su vinculación al Opus Dei, precisamente yo que me considero soldado fanático de la Compañía de Jesús (Cuadrado).

domingo, mayo 03, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Pues el contrito no soy yo, por descontado.
El burgo "más desvergonzado que nunca".
A decir verdad, soy feliz.

domingo, mayo 03, 2009  
Anonymous Anónimo said...

No es por el callo, mi tan apreciado Master Feliú (no tengo: me cuido: mis piececillos, a pesar de los años, parecieran de muchachuelo...).

Es que no aguanto a los imbéciles. Y ése idem iba de crítico sordo.

No es que me afecte, en lo personal (que también, claro) su ideario en el vespertino "Pueblo": es que me da vergüenza que se le cite en cuestiones de mitología cultural.

Espero explicarme.

JC
--

domingo, mayo 03, 2009  
Anonymous Anónimo said...

>>>Lo único que no me atrevo a afearle a Marquerie es su vinculación al Opus Dei>>> (El Burgo a quien no le afecta el 2-6 en el Bernabéu)

Me parece, Jav, amigo, que toda esta pandilla de los sesenta y setenta en la crítica escénica de Madrid (el citado, en "Pueblo"; el López Sancho, en "Abc", el Díaz Crespo, en "El Alcázar", el del "Ya"... que no recuerdo ahora...) era repugnante en la vida personal: todo ese asunto de la no misa diaria y la querida en la otra puerta.

Y es lo que destilaban en sus "crónicas": Brecht o Artaud es esto, que lo digo yo que soy culto y tal, pero lo que hace éste u el otro no es ni bregtiano ni artodiano: son ataques anuestro querido sistema político y social y bla bla bla.

Y el daño que hicieron, a mi modesto entender, es -fue- irreparable.

Espero, de nuevo, explicarme.

JC

PS
Y no le(s) hablo de Alfonso Paso porque ya no es vergüenza, que sí tristeza. Y no lo digo, sólo, por Evangelina Jardiel

domingo, mayo 03, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Por lo demás, mi querido Jefe Burgo, o sea: el otro:

Le felicito por su seis, pero me vanaglorio por mi dos.

Yo y mi eterna forofidad... estética: ¡Viva Guardiola!

JC
--

domingo, mayo 03, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Que viva.
De lo otro, de lo del Marquerie y otras hierbas, no digo nada por pura ignorancia, como ha quedado patente en mi empecinado silencio. Me suena, sí porque lo mencionaba Jardiel en sus prólogos, y pare usted de contar. Y es que uno es un "parvenue" o como se diga.

domingo, mayo 03, 2009  
Anonymous Javier said...

Lo de Marquerie iba con retranca Don Jesús, y era además para preparar el chiste en que uno se declara jesuita, de pero de la compañía de usted. El tío va y en la semblanza de Goebbels lo más que se atreve a llamarle es «todo lo fanático y todo lo sectario que se quiera».

domingo, mayo 03, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Querido don Jesús:
Claro que le entiendo. Es más, comparto ese sentimiento, no por actualmente devaluado, menos comprensible que es la indignación.
Uno es poco dado a la mitomanía. Ni siquiera a la cultural. Sin embargo, no olvida que aparte de sus tropelías, Maruqríe también hizo la defensa numantina de "Ni pobre ni rico sino todo lo contrario" cuando los vencendores de la Cruzada se rasgaban las vestiduras o de "La torre de los siete jorobados" cuando nadie daba un duro por el sainete fantástico o de las obras más indefendibles de Jardiel. Seguramente se tratara únicamente de amistad, pero ahí estaba, mientras los demás despotricaban de la ininteligibilidad de aquello.
Como a tantos de sus compañeros, la década de los cincuenta le cogió ya con el pie cambiado. Fue cuando se corrió la especie de que el teatro del absurdo lo había inventado Mihura en "Tres sombreros de copa". Ni les cuento la deriva de los sesenta: cascados y cascarrabias.
Sólo escribió una vez para el cine. Fue el guión de "Aventura", con el que debutó en la dirección en 1942 Jerónimo, el hermano anónimo de Mihura. Cuando le acusaron de plagio se dedicó a lanzar balones fuera.
Cambio de tercio. En otro lugar tengo comentada la filmografía del único faquir que ha dado Cuenca, el inefable Daja-Tarto. Y ya les aviso, para que no se llamen a engaño, de que durante algunos años fue el responsable de coordinar el espectáculo del 18 de julio en el Pardo.
Sólo avisarles de que en "El sol sale todos los días", de Antonio del Amo, pueden disfrutar de un par de números suyos al completo y que aportó su inquietante presencia al sketch dirigido por Forqué en "La muerte viaja demasiado".
En otros títulos su presencia es puramente decorativa, aunque no he sido capaz de ver "El traje blanco", de Rafael Gil, sobre un niño cuya única ilusión es tener su trajecito para hacer la primera comunión.
Saludo al respetable y me postro, con todo el respeto que sabe que usted me inspira, don Jesús, ante sus pies de muchachuelo.
El faquir Felíu

domingo, mayo 03, 2009  
Anonymous Javier said...

Sale también no sé si en Los dinamiteros o la versión de la pandillas de los once. Se meten en su chalet, y no recuerdo si es Pepe Isbert quien le arranca los pendientes de fakir que lleva.
Encontré sus memorias hace mucho tiempo, y aluciné pepinillos. Ud. lo sabrá bien, sr. Feliú.
En un fanzine que hacía con un amigo, el artículo gordo del primer número era sobre la vida de don Tortajada.

domingo, mayo 03, 2009  
Anonymous Anónimo said...

>>>un fanzine que hacía con un amigo>>

Ahí, ¿ve(n) usted(es)?, me he perdido.

(Mis meninges...).

JC
--

lunes, mayo 04, 2009  
Anonymous Anónimo said...

>>>poco dado a la mitomanía. Ni siquiera a la cultural""" El descreido -mas sí querido- Master Feliú)

Pero, entonces...

... ¿qué nos queda, compa?

(Salvo las señoras, claro).

JC
--

lunes, mayo 04, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

“Memorias del enigmático fakir Daja-Tarto”, se titulaban. Las he tenido en mis manos dos veces, de prestado, y ambas las he devorado de cabo a rabo. Números como el del enterramiento en el ruedo duante una corrida de toros o su autocrucifixión en Portugal para recuperar el deinero que había perdido en el casino de Estoril son sólo apuntes de lo que fue aquella vida inverosímil y tremebunda.
Juan Manuel de Prada también le dedicó un perfil en su libro sobre raros y excéntricos.
La película que usted malrecuerda no es, desgracidamente, "Los dinamiteros", sino "La dinamita está servida", que el otro Burgomaestre glosó a cuenta de Gómez Bur.
Qué decirle, don Jesús. Quedan las damas, las tabernas, las lecturas y la conversación amistosa (virtual o vehemente, porqué no).
Y la curiosidad permanente, que ustedes estimulan a diario. Benditos sean por ello, don Bonifacio Feliú

lunes, mayo 04, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

No sé si vendrá mucho a cuento, admirador amigos, pero les supongo enterados de la biografía sobre el hipnotizador-mentalista o así Fassman que se ha publicado (parece) recientemente.
El aficionado a todo (a ustedes, sin ir más lejos) burguete.

lunes, mayo 04, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Y Ah! anoto las apariciones de Daja Tarto porque afortunadamente téngolas. Si el burgo literato quisiera pasarme su artículo, sería una sensacional entrada de "Lady Filstrup"... ¿Hace?

lunes, mayo 04, 2009  
Anonymous Javier said...

El artículo ya salió en su día, JuanCarlos. El fanzine que hacíamos se llamaba Flandis Mandis. Lo que mola de Ladyfilstrup, que con tanto acierto sacas a delante a diario, es precisamente que no cuelas refritos. Y he dicho a diario porque existe cada día,y cada noche. Ah, mañana presenta Curtis Garland sus memorias en la FNAC del Triangle a eso de las 19 h. La presentación la hace el gran Lou Carrigan. ¿Podrás ir? Si quieres nos escribimos luego.

lunes, mayo 04, 2009  
Anonymous Anónimo said...

¡Oh, Zeus, sí!

"¡¡¡Flandis Mandis!!!".

Tengo dos entregas (no sé dónde..., pero las tengo).

Muy brillante, claro.

JC
--

martes, mayo 05, 2009  
Anonymous Anónimo said...

No dos; tres.

Tengo (¿tuve?) tres...

Y hablé con ustedes a propósito del autor Alfonso Vidal y Planas...

(¡Qué cabeza!).

JC
--

martes, mayo 05, 2009  
Anonymous Javier said...

Vaya, de la conversación al respecto de Vidal y Planas no tuve noticia. Me da rabia, porque cualquier conversación con usted es una oportunidad que no hay que dejar pasar. El caso es que ya habría dejado el fanzine. Fue cerrar el número dos y dejarlo. Pero si aún le interesa el tema, sepa, Don Jesús, que tengo por aquí sus novelitas en El Cuento Semanal en La Novela Semanal..., sus piezas teatrales, y alguna cosa más.

martes, mayo 05, 2009  
Anonymous Anónimo said...

No, bien; gracias, Jav. (Pero me lo anoto)

Era porque les avisé que el núm.2 lo integraba al bloque de "contextos, pistas".

Me encantaba "Flandis Mandis"; la publicación, digo.

Bueno, la canción, también.

JC
--

jueves, mayo 07, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Jefe Burgo:

ayer, en La Primera, salió Alquézar; con su Colegiata, la iglesia de San Miguel, la fortaleza...

A lo mejor fue--- para celebrar el 1-1 posterior...

JC
--

jueves, mayo 07, 2009  
Blogger oscar said...

Mis felicitaciones amigo burgo, por el 2-6 y por tener al mejor jugador en sus filas, un tal D. INIESTA DE LA MANCHA.
Solo les queda un paso, pero el más difícil.
Saludos
Oscar.

jueves, mayo 07, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Bien pudiera ser, maestro don Jesús. Desde luego, este Alquézar ni es patrimonio de la Humanidad, ni nada que se le parezca, pero anoche se puso bien contento. Si esto sigue así (y no pinta mal)me va a ser imposible concentrarme en Jesuses Tordesillas, Casimiros Hurtados, Manueles Arboses, Luisas Salas, Cándidas Losadas o José Marías Tassos (por poner varios ejemplos).
A propósito de "Mandis Flandis", ayer el máster Felíu tuvo la amabilidad de enviarme un enlace desde el que se podía descargar de internet. La cual cosa aprovecho para agradecerle.
Amigo Óscar, le agradezco mucho su felicitación que sé sincera. Quedan muy pocos pasos por dar y, de momento, la dirección que llevamos es la correcta...¿Por qué torcerse ahora?

jueves, mayo 07, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

A todo esto, por lo que uno sabe, la presentación del Curtis Garland fue una pasada. Parece ser que se recoge en el suplemento "Tendencias" de "El Mundo" de hoy. Lástima que no lo he podido encontrar. Y lástima también que no pude llegar a tiempo para asistir. Llegué con un día de retraso.
El burgo atolondradísimo

jueves, mayo 07, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

¡Hombre, señor Burgomaestre!
Espero que no nos tendrá esperando hasta que el equipo de sus amores baje a segunda para contarnos el final de las aventuras del juerguista Tordesillas.
Don Impaciencio Feliú

viernes, mayo 08, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

¡Ay! Me ha descubierto usted, admirado señor Felíu!! Bien, no, er... De hecho podría subir ya una segunda entrega, pero... prefiero avanzar un poco más en el tiempo antes de "colocar" el segundo capítulo. Le confío en que mi intención es llegar por lo menos hasta "Balarrasa", que, por cierto, suena como un final de etapa. Trataré de acelerar para que no se me haga de noche por el camino. Y luego, prometo ir un poco menos despacio. Es que cada vez me detengo más...y no sé cómo va a acabar esto!!!!

viernes, mayo 08, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Forofil Burgomaestre:
Para que pueda usted casar sus dos aficiones, le propongo un perfil de Félix de Pomés, quien antes de decantarse por el Español, hacia 1915, habría militado en el equipo de sus amores.
Ya sabe usted que Pomés hizo carrera internacional en Berlín, París y Hollywood, y que su hija Isabel es una debilidad personal para uno.
Buen día tengan todos, Sr. F.

lunes, mayo 11, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Una debilidad más que comprensible, amigo mío!! Tanto es así que no me cuesta nada asegurar que me inclino más por ocuparme de la hija que del padre. Y no me malinterpreten.

martes, mayo 12, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Pero la hija no militó en ningún equipo de balompié. ¡Ni siquiera en las Ibéricas F.C.!
Sr. F.
PD.- Ya he leído las momorias de Mr. Garland y el afectuoso y vivo retrato que de él hace don Javier en el prólogo.
Me ha resultado fascinante el detalle de que don Curtis piense que las películas de Tyrone Power, con el que trató personalmente, fueran en color porque las ha visto coloreadas por televisión o en DVD. Lo traigo a colación porque me parece muy ilustrativo del sentido de pérdida o de hurto constante que sentía el espectador en la década de los cuarenta del pasado siglo. Efectos colaterales de la Censura: la gente de a pie pensaba que el estriptis de Rita Hayworth en "Gilda" era completo y que la famosa escena del guante era sólo el preludio a lo que había quedado entre las tijeras del censor.

martes, mayo 12, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

¿Será esa la ingenuidad que decía Machado que daba en no creer en nada? El gazapillo de Garland tiene mucho que ver con la represión franquista, que volvía justamente desconfiado al pueblo, pero también con la manipulación que las obras del arte popular sufren a manos de empresarios inescrupulosos. Por lo demás, memorias de Garland son un testimonio que sí, nos deja con grandes dosis de curiosidad insatisfecha, pero... lo que hay, bien está.
Le lanzo una incógnita, admirado señor Felíu, para que la vaya preparando de cara a la inminente subida de la segunda entrega Tordesillas (hoy ya no voy a poder, me caigo de sueño): ¿Qué fue de Elena Salvador? Hacía un papel destacado en "Pequeñeces" y al verla ahora, me ha encantado. He visto que tiene una filmografía muy corta, que acaba en 1952. ¿Sabe algo de ella? ¿Qué se fizo de Elena Salvador? whatever happened to Elena Salvador?

miércoles, mayo 13, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Estimado Burgomaestre:
Hace tiempo que no veo a la viuda del eminente urólogo Antonio Puigvert, que me trataba de algunas afecciones que no voy a mencionar aquí.
Pero en la biblioteca del balneario están sus memorias:

Elena Salvador de Puigvert: Tratando a los famosos. Ninfa Publicaciones, 1997.

A lo mejor este tomito satisface su poliglota curiosidad, el archivero Feliú

miércoles, mayo 13, 2009  
Anonymous Anónimo said...

¡Jo, Master, qué suerte!

No lo tenía anotado.

Sí que tengo (notado, que no en propiedad, ay):

"Los papeles de mi vida"
Elena Salvador (viuda de Puigvert)
Ediciones Rondas
Barcelona, 2002

Que igual nos sirve a todos.

JC
--

miércoles, mayo 13, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Nota para el Burgo-Jefe y fuera de contexto... con relatividad.

Leyendo (o sea, mientras fumo) al valentón Caparrós y al demencial Javi Gutiérrez, y su teoría de que el fútbol es un "deporte de contacto"...


¡¡¡que no les pase nada!!!

JC
--

miércoles, mayo 13, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Pues parece bastante más interesante el suyo, don Jesús. Pero las bibliotecas de los balnearios es lo que tienen...
El agüista Feliú

miércoles, mayo 13, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

¡¡Repámpanos!!Bien, uno ya barruntaba que la gentil Elenita había dejado las pantallas por un buen matrimonio, pero no tenía la menor idea de que se hubiera tratado del famoso urólogo, ni mucho menos, que hubiera dado a la imprenta dos libros con sus recuerdos. ¡¡Cuánto les necesito, amigos míos!! ¡Cuánto aprendo!!
En otro orden de cosas... a los leones les ha durado el empuje lo que el Barça ha tardado en "meterse" en el partido. Para bien del fútbol. Y no me extiendo más, en atención al señor Felíu, que si no... ¡a fé mía que deslizaría algunas bravatas y todo!!

jueves, mayo 14, 2009  
Anonymous Anónimo said...

¡Qué espadismo... florentino!

JC
--

jueves, mayo 14, 2009  
Anonymous Anónimo said...

>>>El agüista>>>

¿Y ligaba y eso?

JC
--

jueves, mayo 14, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

...¿"Florentino"? ¿Ya ha hablado? ¿Y qué ha dicho? ¡No le temo! ¡¡Que vengan, que vengan florentinos, zindanes y pavones, de dos en dos y hasta de tres en tres, que voto a tal que probarán el filo de mi florete!!

jueves, mayo 14, 2009  
Anonymous Anónimo said...

>>>¿Y qué ha dicho?>>> (El Burgo temerario).

Pues...

me tragué todo...

... y de nada me enteré.

JC
--

viernes, mayo 15, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Recently my computer has been popping up blue stop screens, it has something to do with thekernell memory dump or something, so I copied all my files onto my flash drive and now the flash drives has a file on it that is saved as "BOOTEX". When I open the file it says "Checking file system on E: The type of the file system is FAT. The volume is dirty." What does this mean? It wasn't there until I copied the files to it after the stop screens started. It also says my hard disk has a bad block. Is this a virus??? [url=http://gordoarsnaui.com]santoramaa[/url]

sábado, febrero 20, 2010  
Anonymous Anónimo said...

La boda o la vida, 1972

viernes, junio 01, 2012  
Anonymous Anónimo said...

josé villasante, cupido contrabandista, 1962

viernes, junio 01, 2012  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home