Lady Filstrup (3ª época)

Dedicado a la música ligera, actores españoles y tebeos de Bruguera (porque sí, porque rima).

Mi foto
Nombre:
Lugar: El Escorial, Madrid, Spain

miércoles, noviembre 18, 2009

La majestuosa Irene López Heredia

Si efímera es la gloria del actor cinematográfico o televisivo, por mucho que la celebridad lo cerque en dorada jaula o la fama lo meza con deleitoso son, cuánto más pasajera es la devoción que por los dioses y diosas del escenario se despierta en la audiencia. Cosechadores de atronadores salvas de aplausos de anteayer, apenas ayer mismo han caído en el olvido. Así, por citar un ejemplo que el azar ha traído a la atención de este burgomaestre, sucede con el extinto esplendor de una gran dama del teatro español, Irene López Heredia, nacida en 1889 en la localidad murciana de Mazarrón (la del crimen origen de la genial película de Fernán-Gómez, “El extraño viaje”) y fallecida en Madrid el 10 de octubre de 1962, tras culminar una gloriosa carrera de éxitos teatrales.

Es la figura de Irene López Heredia tan majestuosa, solemne y vertical como sonoro su propio nombre. Nos contempla con expresión altiva, de semi-diosa esculpida en una columna jónica, desde esta fotografía extraída del film estrenado en 1935, “Doce hombres y una mujer”, que dirigió Fernando Delgado y en el que era adorada por Gabriel Algara, José Baviera, Antonio Martínez, José Bruguera, Rafael Medina, Modesto Cid y Mariano Asquerino, con quien la actriz contrajo matrimonio en la vida real. Antes había formado pareja artística y sentimental con Ernesto Vilches, el actor catalán (nacido en Tarragona en 1879) con quien formó compañía en 1927 y con quien a lo largo de quince años, entre, aproximadamente, 1915 y 1930, había consolidado su imagen deslumbrante de elegancia ultraterrena en obras tales como una adaptación de “El fantasma de Canterville” y “El abanico de Lady Windermer”, ambas de Oscar Wilde, “Lady Frederick”, de Somerset Maugham, “Cándida”, de Bernard Shaw, o “La noche del sábado” de Benavente. Procedente de sus contratos en las compañías de Simó Raso, Tallaví, y María Guerrero, la joven Irene López Heredia alcanzó junto a Vilches el estrellato incontestable de las bambalinas. La relación entre ambos, dinamitada en lo personal por la casquivana efervescencia del actor, quedó truncada a renglón seguido en lo profesional. Pronto Irene atrajo para sí la atención de otro seductor de los escenarios, el elegantísimo y aristocrático Mariano Asquerino (curiosamente, también tarragonés –de Reus- aunque diez años más joven que el señor Vilches), con quien inició un nuevo periodo de su carrera profesional, en el que amplió sus registros dramáticos en obras como la esperpéntica sátira “Farsa y licencia de la reina castiza”, de Valle Inclán, el 3 de junio de 1931, en el teatro Muñoz Seca; un reestreno de la “La malquerida” benaventiana, una adaptación de “Nada menos que todo un hombre”, de Unamuno, o “Judith”, de Frederik Jovel, o la comedia que le valió un sobrenombre por el que fue muy popular y con la que ganó mucho dinero, “La Papirusa”, de Leandro Navarro y Adolfo Torrado. Concluida su relación con el padre de María Asquerino, Irene López Heredia continuó el tránsito de su devenir artístico exhibiendo en todo momento una aplastante dignidad, que la llevó a estrenar en los años de su madurez, por ejemplo, varias obras originales del nobel Jacinto Benavente, cuales fueron "La última carta", comedia en tres actos que fue estrenada en el teatro Alcázar de Madrid el 9 de diciembre de 1941, representando en ella el papel de la protagonista "Lidia", con Mariano Asquerino como el oponente masculino, el "Príncipe Gustavo". Siete años más tarde, el 30 de septiembre de 1948, en el teatro Fontalba se alzó el telón para estrenar "Divorcio de almas", otra comedia de don Jacinto en tres actos en la que doña Irene representó el papel principal, "Matilde”, con Antonio Prieto, como primer intérprete masculino, en el papel de "Andrés". Dos años después, en el escenario del Lope de Vega de Valladolid, concretamente la noche del 23 de octubre, se representaba por vez primera "Tú, una vez, y el diablo, diez", con Irene López Heredia actuando como la protagonista,"Lena Reinoso". Todavía, el 26 de febrero de 1953 estrenará una nueva obra de Benavente, el drama histórico ambientado en Nueva España, en el siglo XVII, escrito en un prólogo y dos actos, titulado "Almas prisioneras", en el teatro Álvarez Quintero (antes Fontalba), desempeñando en la función el rol de "Laurencia", compartiendo protagonismo con la sobrina de la mítica María Guerrero, del mismo nombre, como "Isabel", y con el gran Carlos Lemos, que hacía el papel de "Don Martín". Pero no sólo de obras del autor de “Los intereses creados” se nutrió el mito de la gran actriz. Por aquellos años cuarenta, representó con gran éxito los principales papeles de obras tan reconocidas como “Seis personajes en busca de autor”, de Luigi Pirandello, el shakespeareano “Así es, si así os parece”, o la reposición de “Campo de armiño”, de Benavente, además de “La sombra”, drama de Dario Nicomedi en el que interpretaba muy meritoriamente a una paralítica, y de “Hedda Gabler”, de Ibsen.

La grandeza de “la López Heredia” tuvo escaso acomodo en el medio del celuloide. En el cine silente tan sólo un film contó con su concurso, “El golfo” (1917), que dirigió José de Togores sobre una idea argumental de Ernesto Vilches, “partenaire” entonces, en la vida y en la escena (también en el film) de Irene López Heredia. En el reparto, un juvenil Manuel Arbó, el padre de los Ozores, don Mariano, y la abuela de los Gutiérrez Caba, Irene Alba. Hay que dar un salto de diecisiete años para llegar a la siguiente película en la filmografía de la dama que hoy nos ocupa, la antes citada “Doce hombres y una mujer”, que se anunciaba, en plena Segunda República Española con el engañoso reclamo de ser la presentación de la actriz en la pantalla. Para ponerse ante las cámaras nuevamente, Irene López Heredia hubo de esperar más de veinte años, al cabo de los cuales tuvo la oportunidad de ser dirigida nada menos que por el gigante Welles en la interesante “Mr. Arkadín” (1955), coproducción hispano-suiza en la que incorporaba el papel de la señora de Martínez, esposa del general Martínez (un abotargado y silencioso Manuel Requena), uno de los decisivos pasos en la investigación que el protagonista (Bob Harden) desarrollaba, en pos de desentrañar el misterio de Gregory Arkadin. El film reunía en su reparto a primeras figuras del teatro español, como Amparo Rivelles y nuestra protagonista de hoy con actores tan espléndidos como el británico Michael Redgrave, el camaleónico Akim Tamiroff y el propio Orson Welles. Estrenada en mayo de 1958, “Buenos días amor” ( Amore a prima vista, según su título italiano) fue la siguiente película en la que participó doña Irene y una de las primeras que dirigió Franco Rossi, con un reparto encabezado por Walter Chiari, Isabelle Corey, Rubén Rojo e Yvonne Monlaur. En noviembre de 1959, cuando se produjo el estreno de “De espaldas a la puerta”, la última ocasión en que Irene López Heredia brindó su arte interpretativo al escrutador ojo de la cámara, ya había triunfado, en mayo de 1957, en el Teatro Eslava en el seno de la compañía dirigida por Luis Escobar, en la representación de la adaptación de “La Celestina” de Fernando de Rojas (en versión de don Luis y de Humberto Pérez de Ossa), y que la llevó a cosechar aplausos después tanto en teatros de Madrid como de Barcelona y hasta de París. En su último film, que dirigió José María Forqué, una trama melodramática de fondo policial (o una trama policial de fondo melodramático) original de Luis de Arcos, Irene López de Heredia, que venía de representar a la inmortal Celestina del Renacimiento encabezando un reparto que completaban María Dolores Pradera (como Melibea), Guillermo Marín, José María Rodero, Javier Escrivá, Ebe Doany y Laly Soldevila, componía una escalofriante “madame” de burdel transmutado en pudibundo cabaret llamado “La ratonera dorada”. Daba un paso de cuatro siglos para conmutar la alcahueta por la "Madame". En ese tránsito le acompañaron, junto al competente inspector de policía don Enrique, que componía Luis Prendes, auxiliado por el agente Emilio Arévalo, a quien daba vida el llorado José Luis López Vázquez, una feroz Emma Penella, una debutante María Luisa Merlo, y unos siempre brillantes Luis Peña, Félix Dafauce, Carlos Mendy y José Marco Davó. Los anteriormente citados completaban con Lola Lemos, Emilio Rodríguez, Víctor Fuentes (acreditado como Victorico Fuentes), Roberto Llamas, Adriano Domínguez, María del Valle y Pilar Muñoz, entre otros, el reparto de un film en el que Irene López Heredia tenía la oportunidad de actuar al lado de su vástago, José María Vilches López, fruto de su unión con Ernesto Vilches, quien había fallecido, por cierto, atropellado por un automóvil en Barcelona el 8 de diciembre de 1954, adelantándose casi tres años exactos al deceso del otro hombre importante en la vida de Irene López Heredia, Mariano Asquerino, quien dejó este mundo el 12 de diciembre de 1957 desde la capital de España, ciudad que daba título, precisamente, a su último film, “Historias de Madrid” (Ramón Comas, 1957) cuyo estreno no le halló ya entre los vivos.

Entre abril de 1958 y marzo de 1960, Irene López Heredia protagonizó sobre el escenario del Teatro Español las más renombradas obras del repertorio clásico dirigida por José Tamayo, siendo la última de esas representaciones la del montaje de “Los intereses creados” que sirvió de homenaje póstumo a su autor en beneficio de la construcción de un monumento a su memoria, a la cual nos referimos con ocasión de la entrada dedicada a Manuel Díaz González, que también tenía un papel en la función. El resto de las piezas en las que actuó fueron los dos “Don Juan Tenorio” correspondientes (el de 1958, con Carlos Lemos, y el de 1959, con Luis Prendes, de quien habíamos comentado aquí otro “Don Juan”, el del 57), el “Enrique IV” de Pirandello, con Elisa Montés y Carlos Lemos, “La visita de la vieja dama”, de Dürrenmatt, (obra que, al decir de la crítica de la época, parecía escrita pensando en ella, de acertada que estuvo en su labor) con Luis Prendes, Antonio Ferrandis, José Bruguera, Carlos Ballesteros, y Gemma Cuervo; “El teatrito de don Ramón” de José Martín Recuerda (a la que también hicimos referencia en la entrada, antes aludida, dedicada a Manuel Díaz González), el premio “Lope de Vega” de 1957, “La Galera”, de Emilio Hernández Pino, “Los encantos de la culpa”, de Calderón de la Barca, y “La Orestiada”, versión de José María Pemán y Francisco Sánchez-Castañer, de la tragedia de Esquilo, que contó con un numerosísimo reparto integrado por la compañía al completo del Teatro Español. Fueron estas dos temporadas en el teatro nacional la culminación de una carrera gloriosa que todavía, y a pesar de la enfermedad que apagaría su llama, todavía conocería un momento de lucimiento en las representaciones de “Gigi”, junto a Nuria Espert, luchando ya contra las lacras del mal que la estaban minando, que le dificultaban el habla y la acción.

Hoy nos ha asaltado una imagen de pasada grandeza, desde las páginas de una vieja revista (el Cinegramas número 29, que se publicó el 31 de marzo de 1935), que nos ha animado a trazar esta rápida semblanza. La imagen era la de una gran dama del teatro que pese a alzarse triunfante y espléndida con imponente gracia etérea sobre los escenarios durante más de cuatro décadas, difícilmente es hoy recordada por un puñado de curiosos. Algo de injusto debe haber en esto. O quizá no. Quizá se trata tan sólo de que va todo demasiado deprisa en este absurdo carrusel de la escena y de la vida.

PD: Del film postrero de doña Irene, “De espaldas a la puerta”, hablaremos más detalladamente en una futura entrada prevista que estará dedicada a uno de los integrantes de su reparto, el extraordinario Luis Peña. Antes, no obstante, este burgomaestre se compromete a completar la entrada dedicada a José María Tasso, cuya tercera y última parte está en proceso de construcción.

Etiquetas:

33 Comments:

Blogger Sr. Feliú said...

La doña Luisa de "De espaldas a la puerta" es, desde luego, terrorífica. No quisiera yo que utilizase su bastón en mis espaldas.

Y puntualizar que Irene López Heredia sólo participó en la versión española de "Mr. Arkadin", en el papel que en la versión internacional ("Confidential Report") hizo Katina Patxinou.
También Amparo Rivelles participó de este modo en la película, sustituyendo a Suzanne Flon.
Un análisis
Como hay edición reciente en DVD con ambas versiones es fácil comparar estilos interpretativos e, incluso, la planificación distinta de sus respectivas escenas.
Tienen una comparativa en:

Esteve Riambau:
Orson Welles. Una España inmortal.
Filmoteca de la Generalitat Valenciana / Filmoteca Española, 1993.

A su servicio, Sr. Feliú

miércoles, noviembre 18, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

El "análisis" no pinta nada hay en medio, claro.
Ustedes disculpen, Sr. F.

miércoles, noviembre 18, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Y el "hay" es casi más un "¡ay!" que un "ahí".
Don Errato Feliú

miércoles, noviembre 18, 2009  
Anonymous Javier said...

¡Sopla! Sí que era escalofriante esta vieja dama. Saludos espectrales, JuanCarlos y amigos.

miércoles, noviembre 18, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Muchas gracias, admirado señor Felíu por la pertinentísima aportación a propósito de la participación de la López Heredia en el Mr. Arkadin Wellesiano. Las erratas (¡ay!), ahí las hay, pero bienvenidas sean si las trae usted, buen amigo.
Querido Javier, no era mi intención perturbar los dulces sueños de los amigos del weblog. Pero ciertamente, la gran López Heredia casi sólo dejó testimonio de sí en el cine cuando era lo más parecido a la madrastra de Cenicienta. Sin embargo, en los años de su esplendor (entre 1917 y 1935), era la suya una de las presencias más bellas y subyugantes de los escenarios españoles. "Sic transit gloria mundi", que se suele decir en estos casos...
PD: máster Felíu, le hago una pregunta ingenua...¿Existe copia íntegra o parcial de "El golfo", de Fernando Delgado? Debe ser muy curiosa de ver. Alguien en IMDB escribió una crítica elogiosa de ella y, además, tiene un reparto tan interesante...

miércoles, noviembre 18, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Estimado Burgomaestre:
En un curso de verano de El Escorial, en 1991, se publicó un folleto con el cine mudo español conservado y ahí consta la existencia de una copia de 67 minutos conservada de la cinta de su interés.
Que se conserve no quiere decir que sea accesible, ¿eh? Que ustedes los jóvenes piensan que todo puede estar en el infernal youtube, en el que el arte de las luces y las sombras se convierte en canal de manchas y cuadraditos.
Ponga usted una vela a Santa Irene, cuyo nombre -asegura el santoral- "es una exaltación de la Paz auténtica, no la del sometido, sino la del aliado".
Me retiro, que tengo que sondarme antes de ir al catre.
Escatológicamente suyo, Sr. F.

miércoles, noviembre 18, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Ah, admirado señor Felíu, yo, ilusiones, me hago más bien pocas!! Se trataba simplemente de saber si la cosa "existía". Algo es algo, digamos, puesto que es así.
Que descanse bien, buen anciano.

jueves, noviembre 19, 2009  
Anonymous Anónimo said...

>>>Me retiro, que tengo que sondarme antes de ir al catre>>> (Master Feliú)

Sí, más le vale, que hoy no es su día, maestro conservero...

JC
--

jueves, noviembre 19, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Le prevengo, don Jesús, de que hoy, después de la siesta y el taichí, me encuentro pletórico y ortográfico.
Busco "El golfo", Sr. Feliú

jueves, noviembre 19, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Pues, mire; cuidado con lo del llamado taichí; obnubila.

(Desde mi "teórica" experiencia se lo suelto...).

JC
--

viernes, noviembre 20, 2009  
Anonymous Javier said...

Obnuliaaaa, obnuilaaa, obnuliaaa de mi corazóoon...

viernes, noviembre 20, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Observo que has seguido trasengado pintas después de que nos hemos separado esta tarde, amigo Javier...¡Bien hecho y buen finde!
Por lo demás, admirados máster Felíu y maestro don Jesús, con taichí o sin él, también les deseo a ambos un buen finde (con el regreso de la Liga, lo que dejará indiferente al primero y algo menos, al segundo).

sábado, noviembre 21, 2009  
Anonymous Anónimo said...

No saben perder, Jefe; bien sabe que semos superiores:

tenemos 207 huesos; uno más que ustedes.

¡Inválidos, que son unos inválidos!

JC
--

sábado, noviembre 21, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

No los he contado, pero tenemos bastantes como para ganar un Triplete...¿Y ustedes? Quizá el año que viene...
Cuidado con el Racing de Portugal... O sea, de Santander pero de Portugal. En fin, ya me entiende.

sábado, noviembre 21, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Le entendí entonces; y le entiendo a toro (con perdón) pasado.

El Portugal fue siempre un infiltrado (eso sí: no tan guapo como el DiCaprio, ni tan viril como el Damon).

En fin, ahí están, digo, están: encabezando la tabla (espero que no sea la de los tiburones...).

JC
--

domingo, noviembre 22, 2009  
Anonymous Javier said...

Ayer vi De espaldas a la puerta. Qué película tan buena, JuanCarlos. Y tienes razón, qué personaje el de doña Irene, o qué actriz. Cuando ella salía se convertía en una película de terror sin monstruo. El papel de nuestro llorado López Vázquez me recordó mucho el de nuestro también llorado Fernñan Gómez em Los ojos dejan huellas.

lunes, noviembre 23, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Que tampoco está nada mal, amigo Javier! A mí, al menos, me parece una de las mejores de Sáenz de Heredia, con un final muy "hollywoodiano" y todo. Como digo en el texto, espero comentar más cosas de "De espaldas a la puerta" cuando hable de Luis Peña. López Vázquez está muy bien, aunque su papel de poco lugar al lucimiento. Prácticamente es idéntico al que hará en la inmediata "091, policía al habla", otra vez de Forqué, secundando en esta ocasión a Marsillach, en lugar de a Luis Prendes. ...No sé, parece que se puede hablar de cine español, despues de todo... Aunque hay que remontarse un poco en el tiempo...

lunes, noviembre 23, 2009  
Anonymous Anónimo said...

El Forqué era tan férreo como suave.

JC
--

martes, noviembre 24, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Bueno, Jefe Burgo, tras lo de ayer con el queso suizo… me rindo.

Le felicito por su próximo -e inevitable- seis a uno.

Y me voy para Salamanca; en el tren repasaré lo poco lúcido que escribió el Bardem:

"El Real Madrid actual es políticamente ineficaz, socialmente falso, intelectualmente ínfimo, estéticamente nulo e industrialmente raquítico”.

JC
--

jueves, noviembre 26, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

NO se rinda, maestro don Jesús. Por cada madridista deprimido hay un culé que no se fía del Real Madrid ni aunque aparezca con aspecto semi-comatoso o pre-agónico. El Real Madrid siempre es el Real Madrid. Le confieso que me sorprendería verle jugar a su escuadra (tal cosa no surge por arte de birli-birloque)pero... el Espanyol de Barcelona ganó en el Camp Nou la temporada pasada, la del Triplete... sin jugar a nada. Y ustedes tienen más y mejores arietes. Así que...¡el partido hay que jugarlo!
PD: disculpe que no le contestara al comentario (en cuyo contenido coincido plenamente) sobre el maestro Forqué. La verdad es que llevo unos días (como veinte o así) en que apenas paro ante el ordenador. Le pido disculpas a usted y a los demás amigos del weblog.

jueves, noviembre 26, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Queridos amigos:
En esta ocasión ejerce uno de "heraldo negro".
Ha fallecido hoy Jacinto Molina, al que el buen Burgomaestre dedicó una entrada cumpleañera hace apenas dos meses.
Seguro que su alter ego, Paul Naschy, seguirá siendo motivo de polémica como ya lo fue entonces.
Sr. F.

martes, diciembre 01, 2009  
Blogger Júlia said...

Uy, qué ganas tengo de que hable de Luis Peña, tenía yo una pasión retrospectiva por ese señor!!!!

jueves, diciembre 03, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Pues le pido que tenga paciencia, amiga Júlia, porque la cosa "no marcha". Luis Peña, a este burgo le apasiona porque le parece un actorazo. Y veremos si puedo demostrarlo (que no debería costarme demasiado trabajo, claro). Y, bueno, hay mucha tarea por delante...

jueves, diciembre 03, 2009  
Blogger Júlia said...

Esperaré lo que haga falta, no se preocupe!

viernes, diciembre 04, 2009  
Blogger Sr. Feliú said...

Vista "El golfo". Es producción de gran empeño con exteriores e interiores naturales en San Sebastián, Bilbao y Valencia. Restaurantes de lujo, villas, hipódromos, playas de moda... A estos decorados se opone la industria pujante que los sustenta, los altos hornos vizcaínos y otros, supuestamente ubicados en... ¡Nebraska! Allí es donde Vilches -levemente alterado su nombre como Enrique Villar- hace fortuna.
Él es el golfillo del título que mediante esfuerzo, tesón y una vida de sacrificios logra merecer el amor de la rica heredera Irene Heredia -de nuevo la identificación entre personaje e intérprete es total-.
En cuanto al trabajo de la dama en cuestión, me ha parecido que su presencia es más bien decorativa. Apenas en dos escenas tiene algo de miga que echarse al coleto. El resto de la película se limita a adoptar poses más acordes con el estudio de un fotógrafo y a lucir sucesivos cambios de vestuario... que es lo que debía de hacer cualquier primera actriz que se preciara.
Por otra parte, su perfil estatuario y su porte -un tanto matronil- restan credibilidad a la jovencita incauta obligada a un matrimonio de conveniencia y, más tarde, cervatilla enamorada.
Excelente la fotografía y abrumadores los intertítulos, por invasivos y por su estilo folletinesco.
Siento no poder hacérsela llegar, buen Burgmaestre, para que rebata estas opiniones y satisfaga su curiosidad. Espero que estas líneas le sirvan de lenitivo en tanto no pueda verla por sí mismo.
Reciba usted un atento saludo del archivero Feliú

jueves, diciembre 24, 2009  
Blogger Los Burgomaestres said...

Le agradezco muchísimo, admirado señor Felíu, la espléndida semblanza de "El golfo", sin la menor duda ajustada con exactitud a lo que la película da de sí. Y se lo agradezco doblemente por lo que supone de información para los curiosos que por estos lares internáuticos se aventuren. Usted (y también los otros amigos que me honran con sus visitas) hace grande este blog (o lo que sea).

jueves, diciembre 24, 2009  
Anonymous Anónimo said...

No se si se me ha pasado alguna cosa, pero Dº Irene Hizo La Celestina en version de Humberto Pérez dela Ossa y Luis Escobar en el teatro Eslava de Madrid con Rodero, La Pradera, Guillermo Marin , Hebbe Donay, Jacinto martín...bajo la dirección de Luis Escobar. Tambien (creo que en los 50) quiero recordar a Dº Irene en la cartelera de la Gran Via de Madrid con EL AGUILA DE DOS CABEZAS de Cocteau.

martes, noviembre 30, 2010  
Blogger Los Burgomaestres said...

El erro, amigo anónimo, en que parece he incurrido es de bulto. Traición de la frágil memoria y poco rigor por mi parte. Aunque ya no tengo el blog activo, prometo corregir la entrada. Y disculpe (usted y todos los amables y pacientes visitantes)la torpeza. Y muchas gracias, por supuesto.

miércoles, diciembre 01, 2010  
Blogger Los Burgomaestres said...

Donde dije "erro" quise poner "error". Pido perdón otra vez por el gazapo mayúsculo. Caprichos de la memoria, que me cambió a don Luis (Escobar)por don José (Tamayo). Hoy, en cuanto he tenido un momento, he consultado las memorias de don Luis, donde he encontrado la información que he incorporado a la entrada, enmendando la barbaridad.
En cuanto la otra apostilla, aportada por el amable anónimo, me limito a reconocer el valor de la aportación. Ahí queda. Junto con mi sincera gratitud.

miércoles, diciembre 01, 2010  
Blogger Polilla said...

Mil gracias por darme a conocer a esta gran dama del teatro.
No conocía apenas su biografía, y, tenía unas ganas tremendas: Irene López Heredia era prima hermana de mi bisabuelo Gabriel López, por tanto mi abuela (hija del primo de Irene) sólo me ha podido explicar algunas anécdotas familiares.
¡Gracias por este escrito!

miércoles, mayo 18, 2011  
Blogger Los Burgomaestres said...

Pues le agradezco mucho, amigo Polilla, la atención de hacerme saber que mi modesto artículo (con yerros enmendados incluidos)le ha proporcionado alguna satisfacción. Su augusta pariente se merece mucho más, y me encantaría poder encargarme de dedicarle una biografía más digna de su figura, pero... estoy cesante.

miércoles, mayo 18, 2011  
Blogger ninest123 Ninest said...

ninest123 12.26
louis vuitton, michael kors outlet, tory burch outlet, louis vuitton, nike air max, polo ralph lauren outlet, louboutin outlet, prada outlet, oakley sunglasses, tiffany and co, louboutin shoes, nike outlet, christian louboutin outlet, cheap oakley sunglasses, ray ban sunglasses, ray ban sunglasses, burberry outlet online, louis vuitton outlet, polo ralph lauren outlet, oakley sunglasses, ugg boots, louboutin, chanel handbags, michael kors outlet, longchamp outlet, ray ban sunglasses, burberry, tiffany jewelry, michael kors outlet, michael kors outlet, louis vuitton, oakley sunglasses, jordan shoes, replica watches, longchamp outlet, uggs on sale, prada handbags, nike air max, ugg boots, longchamp, oakley sunglasses, michael kors, replica watches, michael kors outlet, nike free, gucci outlet, ugg boots, louis vuitton outlet, ugg boots

sábado, diciembre 26, 2015  
Blogger ninest123 Ninest said...

michael kors, nike trainers, tn pas cher, true religion jeans, sac longchamp, sac guess, true religion outlet, ray ban pas cher, nike free run uk, air jordan pas cher, nike air max, true religion jeans, coach purses, nike air max, converse pas cher, vans pas cher, nike free, louboutin pas cher, timberland, hollister, michael kors, nike roshe run, true religion jeans, nike huarache, hogan, longchamp pas cher, vanessa bruno, air max, nike air max, oakley pas cher, hollister, lacoste pas cher, lululemon, burberry, abercrombie and fitch, ralph lauren uk, nike blazer, mulberry, replica handbags, air force, michael kors, longchamp, michael kors, ray ban uk, nike roshe, north face, ralph lauren pas cher, north face, coach outlet, new balance pas cher

sábado, diciembre 26, 2015  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home